×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
31 Marzo 2020 04:07:00
La crisis que viene
Al clausurar la Convención Bancaria en Acapulco el 13 de marzo el presidente Andrés Manuel López Obrador declaró optimista: “Hay condiciones inmejorables para crecer”. Yo me mostré escéptico. En mi columna siguiente apunté: “La verdad es que el mayor golpe del Covid-19 probablemente no vendrá del coronavirus sino de un desplome económico”.

El propio Mandatario parece haberlo aceptado. “Como se nos va a venir muy fuerte la crisis económica -dijo este 28 de marzo, en San Luis Río Colorado, Sonora-, vamos a otorgar un millón de créditos de 25 mil pesos a un millón de pequeñas empresas. Es una inversión adicional de 25 mil millones de pesos, 500 mil para empresas de la economía formal y 500 mil para pequeñas empresas familiares de la economía informal”.

El que el Presidente entienda que se viene una crisis económica es un paso en la dirección correcta. Difícilmente se podían tomar medidas cuando el propio López Obrador afirmaba que había condiciones inmejorables para crecer. Pero no nos hagamos ilusiones. Los 25 mil millones de pesos no servirán para nada.

Nadie sabe hasta este momento qué tanto se desplomará la economía nacional en 2020, en parte porque no se sabemos si el Gobierno tomará medidas, como las de Italia y España, para frenar toda la economía. J.P. Morgan, el banco de inversión de Nueva York, está estimando una caída de 7% para México en todo 2020 y un desplome brutal de 35.5% en el segundo trimestre.

¿Resultarán ciertas estas cifras? No tenemos idea. Es tanta la incertidumbre en los mercados, a lo que podemos añadir las acciones del Gobierno para cancelar proyectos de inversión ya en curso, como el aeropuerto de Texcoco o la cervecera de Mexicali, que el desplome podría ser mayor. Pero dada la resiliencia de los pequeños empresarios y comerciantes mexicanos, acostumbrados a salir adelante en los peores momentos y con los peores gobiernos, tampoco podemos descartar un rebote después de unos meses.

Una de las claves que se avecinan es cuánto puede aumentar el desempleo. En Estados Unidos la semana pasada el número de solicitudes de seguro de desempleo fue de 3.3 millones, la mayor cifra de la historia. En México cientos de miles o millones podrían quedar sin trabajo en las próximas semanas, solo que en México no hay seguro de desempleo que les permita sobrevivir.

Muchas empresas en México empiezan ya a tener serios problemas de pagos. El turismo y los restaurantes han sido particularmente golpeados. Son numerosos los que ya no pueden pagar a sus proveedores ni podrán cubrir sus créditos. No pasará mucho tiempo para que los bancos empiecen a tener problemas y a quebrar. Y como el Gobierno ha dicho que no rescatará a ninguno, muchas familias perderán los ahorros de toda su vida.

Los 25 mil millones de pesos de créditos a pequeñas empresas son una gota de agua en una sequía brutal. Pero además el Gobierno está mandando un mensaje que tendrá repercusiones. Al dividir su escaso paquete de rescate entre empresas formales, que pagan impuestos, e informales, que no, está reiterando el mensaje de que conviene más mantenerse en la informalidad. Aunque no pagues impuestos, el Gobierno te dará tu crédito, que después seguro no pagarás.


Sin insumos

Recibo un mensaje inquietante: “En el hospital regional de zona 71 de Boca del Río-Veracruz, no hay insumos de prevención elemental suficientes y los que llegan son para médicos o enfermeras en nómina. Los que están haciendo internado no reciben ni cubrebocas ni guantes, y no digas un uniforme extra, aparte del que ellos mismos compraron. No se están haciendo pruebas de coronavirus, pero casualmente se dispararon las muertes por influenza y neumonía”.
30 Marzo 2020 04:01:00
Gigantes desaforados
Esta vez arremetió contra unos molinos de viento. De nada sirvió que el fiel Sancho le explicara que no eran “desaforados gigantes” contra los que había que “hacer batalla y quitarles a todos las vidas. Él iba tan puesto en que eran gigantes, que ni oía las voces de su escudero Sancho ni echaba de ver, aunque estaba ya bien cerca, lo que eran. Antes, iba diciendo en voces altas: –Non fuyades– cobardes y viles criaturas, que un solo caballero es el que os acomete”.

El presidente López Obrador visitó este sábado 28 de marzo La Rumorosa, la porción de la sierra de Juárez de Tecate en que esquistos y granitos dan lugar a hermosas formaciones por las que el aire susurra al pasar. Sus fuertes vientos le han permitido ser un centro de generación eólica. Ahí se encuentran los 47 aerogeneradores de Energía Sierra Juárez, un parque eólico que opera desde junio de 2015 y se conecta con el sistema de transmisión eléctrica de San Diego, California.

Los molinos de viento, dijo el presidente López Obrador en un video, “los pusieron los conservadores. Aquí se expresa la falta de sensibilidad de los gobernantes. Autorizaron esos ventiladores para generar energía eólica. ¡Miren cómo afecta el paisaje, la imagen natural! ¡Cómo se atrevieron a dar permiso para instalar estos ventiladores!... Pueden decir que se produce energía eléctrica, ¡muy poco! Además, son negocios privados porque se tiene que subsidiar estas empresas. Esas son de las transas que se hacían en el período neoliberal. Esto fue promovido por los gobernantes del partido conservador. Nunca más permisos para afectar el medio ambiente”.

Al Presidente le informan mal o prefiere no enterarse. La capacidad de Energía Sierra Juárez no es pequeña: tiene 155 megavatios (MW). El parque, propiedad de IEnova e InterGen, no recibe subsidios de México ya que vende toda su electricidad a California, donde la legislación ambiental obliga a que a fines de este 2020 el 33% de la generación sea de fuentes renovables.

Lo curioso es que, mientras declara que ya no habrá “permisos para afectar el medio ambiente”, el Presidente busca reactivar generadoras de carbón, el combustible más contaminante, solo porque son del Gobierno, y rechaza los permisos de nuevas plantas no contaminantes, como el de Eólica Coromuel, en Baja California Sur, a la que negó permiso la Secretaría del Medio Ambiente (Semarnat) de Víctor Manuel Toledo, quien afirma que las aspas de los aerogeneradores “giran para atrapar el aire de los territorios indígenas”. El Mandatario también impulsa proyectos como la refinería de Dos Bocas, que devasta manglares, o el Tren Maya, que atraviesa selvas tropicales.

López Obrador es quien está siendo no solo conservador sino reaccionario. Las plantas eólicas son indudablemente mejores para el ambiente que las de carbón. Además, proporcionan un ingreso importante a las comunidades donde se asientan, como el ejido Jacume, de Tecate, Baja California, o el ejido Alfredo V. Bonfil de Mulegé, Baja California Sur, que reciben recursos por tierras que no son productivas para nada más.

Energía Sierra Juárez elimina emisiones de 125 mil 809 toneladas métricas de dióxido de carbono y 189 toneladas métricas de óxidos de nitrógeno al año. Si el Presidente fuera realmente progresista y ambientalista, la defendería en lugar de arremeter contra sus aerogeneradores como si fueran gigantes desaforados.


Última oportunidad

Pasamos súbitamente del mensaje de que no había que preocuparnos, sino salir, darnos besos y abrazos, a la urgente declaración de López-Gatell de este sábado: “¡Quédate en casa!... ¡Esta es nuestra última oportunidad!” Quedarse en casa, sin embargo, no significa “que se va a evitar que sigan aumentando los casos”.



27 Marzo 2020 04:07:00
Pequeño dictador
El Covid-19 está sacando al pequeño dictador que muchos gobernantes llevan dentro. En un principio vimos imágenes de China que mostraban cómo se usaba a la fuerza pública para retirar a gente de la calle e imponer una cuarentena en Wuhan y la provincia de Hubei, que a muchos les destrozaba su patrimonio.

Quienes daban positivo en las pruebas del nuevo coronavirus eran recluidos en centros de aislamiento o en hospitales. Eran medidas, según los comentaristas de países democráticos, quizá eficaces, pero que no podrían aplicarse en regímenes respetuosos de las libertades.

Falso. No mucho tiempo después vimos cómo varios países democráticos asumían también medidas que violaban las garantías individuales. Algunos empezaron cerrando fronteras, a pesar de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) mantenía que esto era contraproducente, pero la restricción se aplicaba solo a extranjeros, lo cual desnudaba su carácter xenófobo más que sanitario.

En las últimas semanas países como Italia, España, Chile, Argentina y Bolivia, entre otros, han puesto en vigor cuarentenas y han recurrido a la fuerza pública para detener a ciudadanos por el simple hecho de transitar por las calles o tratar de ganarse la vida.

En Argentina, la cuarentena está vigente hasta el 31 de marzo, pero ya se ha planteado la posibilidad de ampliarla al 13 de abril. Alberto Fernández, el presidente peronista, ha declarado, como cualquier dictador: “No me va a temblar el pulso para prolongar la cuarentena”.

No es necesario, sin embargo, encarcelar a la gente “por su propio bien” para disminuir la velocidad de propagación de una pandemia. A pesar de los lazos cercanos con China, y de que tenía vuelos diarios con Wuhan, epicentro del Covid-19, Taiwán registraba hasta el 21 de marzo solamente 153 personas con contagio.

Según Jaime Caramés Sánchez de la Universidad Nacional de Taiwán y William Hongsong Wang de la Universidad Complutense de Madrid, el éxito taiwanés contra el Covid-19 se debió a la transparencia en el manejo de la información por la que se divulgaban todos los datos de la enfermedad y de los contagios. A quienes daban positivo en las pruebas, se les informaba sobre las opciones que tenían y la mayoría optaba por aislarse de manera voluntaria. Solo en algunos casos, de enfermos graves procedentes de China continental, se ordenó un aislamiento obligatorio.

En Corea del Sur se aplicaron cientos de miles de pruebas y los resultados se difundían también, lo que permitió aislar a los enfermos y no a ciudades enteras. Alemania, que tiene solo 149 muertos con 31 mil 554 contagios, contra 2 mil 696 muertes y 39 mil 763 contagios de España o 6 mil 820 y 69 mil 176 de Italia (OMS, 25 de marzo), no ha recurrido como España o Italia a cuarentenas obligatorias. La baja mortalidad en Alemania es al parecer producto de sus mejores instalaciones de salud, pero lo relevante es que no es necesario aplicar medidas dictatoriales para cuidar a la población.

La gente se protege a sí misma cuando tiene información sin necesidad de que un dictador restrinja sus libertades. Ayer caminé por un centro comercial capitalino sin que nadie me amenazara con cárcel. La mayoría de las tiendas estaban abiertas, pero casi no había clientes. La sana distancia se lograba de manera automática, sin violar libertades individuales.

Ojalá que sigamos así en México. El objetivo de la autoridad debe ser preservar la salud de los ciudadanos, no sacar a relucir al pequeño dictador que muchos llevan dentro.


Baja calificación

Era inevitable. S&P redujo la calificación de la deuda soberana de México de BBB+ a BBB. La pandemia y el desplome del petróleo son los factores que cita, pero la campaña del Gobierno contra la inversión productiva, como en la cervecera de Mexicali o el aeropuerto de Texcoco, sin duda ha pesado también.

26 Marzo 2020 04:07:00
Incontenible Covid
La idea de que se puede detener el Covid-19 es una mentira peligrosa. “China desplegó quizá el esfuerzo de contención más ambicioso, ágil y agresivo en la historia”, según la Organización Mundial de la Salud (“Informe de la misión conjunta del 16 al 24 de febrero”), pero la enfermedad se propagó de cualquier manera al mundo. La historia nos confirma que no hay forma de contener una pandemia.

Los mexicanos somos testigos de primera mano. En 2009 brotó en nuestro país una epidemia de influenza A-H1N1, que era desconocida y para la que no teníamos defensas. El pánico agobió a la sociedad mexicana y al mundo. En México se establecieron medidas muy importantes de contención, que llevaron a la paralización del país durante semanas. Aun así, México tuvo 70 mil 715 casos confirmados y mil 172 muertes. En el mundo los contagios se estimaron entre 700 millones y mil 400 millones. La Organización Mundial de la Salud confirmó 18 mil 36 muertes en el mundo, mientras que el Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos estimó 284 mil, por los casos ocultos.

¿Por qué esa influenza ya no nos preocupa hoy? Porque hemos generado resistencia. Según el doctor Sarbelio Moreno, del Hospital Infantil de México, 100% de los niños mexicanos y la mayoría de la población adulta tiene ya anticuerpos para el A-H1N1. Esta es la forma en que la naturaleza combate las epidemias.

Los epidemiólogos saben que no pueden contener el Covid-19. Lo que buscan es aplanar las curvas de contagio, con el fin de no saturar los sistemas de salud, las unidades de cuidado intensivo y los respiradores. Por eso las autoridades de la OMS y de la Organización Panamericana de la Salud han dado buenas calificaciones al esfuerzo que en México encabeza el doctor Hugo López-Gatell. Nadie tiene todas las respuestas, por supuesto, pero las medidas del Gobierno mexicano parecen hasta ahora razonables. No entraron en pánico, fueron aplicando restricciones paso a paso, no han cerrado fronteras (que la OMS dice es contraproducente), no tomaron medidas drásticas como el cierre adelantado de actividades económicas.

Los políticos suelen reaccionar de forma distinta. En Italia y España aplicaron medidas de restricción de movimiento y de trabajo que violan las garantías individuales, sin que hayan contenido la pandemia. Lo mismo han hecho los gobernadores de estados como California y Nueva York, en la Unión Americana. Su preocupación ha sido mostrarse como gobernantes preocupados por la salud de los ciudadanos y no por algo tan prosaico como la economía.

Pero esto es un error. La pandemia tendrá un costo humano muy importante, el cual es ya inevitable. Hasta el 24 de marzo la OMS reportaba 372 mil 959 casos confirmados y 16 mil 231 muertes. Es un saldo terrible, pero que no ha modificado las tasas de mortalidad. Y no sorprende. En 2016 murieron 56.9 millones de personas en el mundo, alrededor de 155 mil cada día. Las 16 mil 231 muertes del Covid-19 en menos de tres meses no pintan. Se siguen muriendo aproximadamente el mismo número de personas cada día.

El mayor costo de la epidemia será económico. Las medidas restrictivas que no han contenido la pandemia sí están empujando a la economía a un desplome que podría ser peor que la Gran Depresión de los años 30. No debemos permitir que los políticos hagan esto en México. La pandemia debe enfrentarse con medidas inteligentes, no con acciones que no detienen al coronavirus, pero sí dejan a la gente sin empleo y sin sustento.

Los pobres

Yo no sé si la fuerza moral puede proteger a alguien de una infección, pero quizá la estupidez sí. El Gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, dijo ayer: “Si ustedes son ricos tienen el riesgo. Si ustedes son pobres, no. Los pobres estamos inmunes”.




25 Marzo 2020 04:07:00
Fase 2
Ya es oficial: estamos en fase 2. Se vuelven más estrictas las medidas. No se pretende contener la epidemia. “Seguiremos teniendo transmisión –dijo ayer el subsecretario Hugo López-Gatell–. La expectativa no es terminar con el virus de un momento a otro. Pero esto es importante porque nos lleva a administrar mejor el riesgo”.

¿Qué significa la fase 2? No se anunciaron medidas drásticas. López-Gatell apuntó que es importante cuidar a los adultos mayores, cosa que ya sabíamos, y “lo segundo es suspender clases en todo el sistema educativo nacional”, que ya se hizo.

Se están cancelando “eventos y reuniones de concentración de 100 personas o más”. Ya no habrá más conciertos. El subsecretario dijo, además, que hay que “suspender temporalmente actividades laborales”, particularmente “aquellas que impliquen la movilización de personas de sus domicilios al trabajo y de regreso”.

Pero añadió que las entidades “privadas y sociales no pueden parar porque de ellas dependemos todos”. Si entiendo bien, no hay una prohibición de realizar actividades económicas ni de trasladarse. Las instituciones y empresas deben poner en práctica “planes de continuidad de operaciones”. El Gobierno pide, además, continuar con las acciones de higiene básica.

La fase 3, “que también vendrá”, de transmisión generalizada, “es la fase en donde el sistema nacional de salud va a tener retos importantes, pero estos retos se pueden solventar si el sistema está organizado, si el sistema mantiene alta la moral”.

El Presidente afirmó que el Gobierno cuenta con “un presupuesto sin déficit y 400 mil millones adicionales. Esto nos permite mantener todos los programas del Bienestar, todos; nos permite tener recursos para enfrentar la caída de los precios del petróleo”.

Añadió: “Tenemos recursos para que continúe la construcción del aeropuerto, para que continúe la construcción de caminos, de carreteras, el plan del istmo. Tenemos recursos para que continúe la reconstrucción [sic] de la refinería de Dos Bocas, tenemos recursos para financiar el Tren Maya, porque todo esto va a permitir crear empleos que se van a necesitar”.

No me queda claro de dónde saldrán esos 400 mil millones de pesos, especialmente cuando se está desplomando la economía mundial, pero sí que López Obrador parece estar interesado únicamente en mantener sus programas políticos. Esto significa que podemos ver recortes brutales en los servicios públicos.

Ayer no se dieron a conocer restricciones de movimiento similares a las de otros países. “Las medidas extremas –dijo López-Gatell– son parte del repertorio de salud pública, pero lejos estamos de necesitar medidas que vulneren la vida pública o que afecten las garantías individuales”. ¡Qué bueno!

El secretario de Hacienda, Arturo Herrera, sin embargo, no ofreció mucho aliento a quienes ven venir una crisis económica monumental. Simplemente señaló los montos dedicados en el presupuesto a la Secretaría de Salud, al IMSS y al ISSSTE y añadió que un artículo transitivo permite dedicar los 40 mil millones del Fondo de Salud para el Bienestar “a fines como esos”. No hay anuncios de recursos para enfrentar el desplome económico.

El Presidente ofreció después un desconcertante discurso, con consideraciones sexistas, como que son las hijas quienes cuidan a los padres, y recomendaciones moralistas, como que hay que evitar consumir “comida chatarra”. Me dio la impresión de un timonel que no ha entendido todavía la magnitud de la tormenta que se levanta frente a él.

En picada

El valor de producción de la construcción se desplomó 15.6% en los 12 meses terminados en enero de este 2020. Y esto fue antes de la pandemia y de la cancelación de la cervecera de Mexicali.


24 Marzo 2020 04:07:00
Fin a la inversión
Por segunda ocasión el presidente López Obrador ha cancelado un enorme proyecto de inversión, realizado completamente en apego a la ley, a través de una consulta amañada. Ahora le ha tocado el turno a una nueva cervecera en Mexicali de la empresa Constellation Brands. En un “ejercicio participativo” organizado por el Gobierno federal el pasado fin de semana, el 76% de quienes participaron votaron en contra de la planta. La subsecretaria de gobernación Diana Álvarez Maury, dijo ayer que, en consecuencia, la Conagua no dará los permisos para su operación.

El proyecto era muy importante. Implicaba una inversión total de mil 500 millones de dólares, de los cuales ya se han erogado 900 millones. La planta tenía permiso para utilizar 5.8 millones de metros cúbicos al año, un 0.2% del agua disponible en el Valle de Mexicali, pero la autorización incluía el compromiso de realizar inversiones en infraestructura para tener una huella hídrica neutra. Era un proyecto ganar-ganar.

El presidente López Obrador lo echó para atrás como hizo con el aeropuerto de Texcoco. No fue el pueblo sabio. El consejero electoral Ciro Murayama ha señalado que “El ‘ejercicio participativo’ sobre la cervecera que hizo el Gobierno de Baja California NO tiene sustento legal. La figura del ‘ejercicio’ no existe en la Constitución local. Hay, sí, consulta popular, pero la debe organizar la autoridad electoral local y no el Gobierno federal”. Si Conagua se niega a entregar agua a la planta, estará violando un acuerdo formal del Gobierno federal.

Contellation Brands podrá exigir una compensación. Esta no solo debe incluir los 900 millones de dólares ya erogados, sino los 600 millones que faltan del proyecto original y una indemnización adicional. No hay certeza de que el Gobierno quiera pagar ese monto, sin embargo, que sin duda debería dedicarse mejor a enfrentar las necesidades del país en una inminente crisis sanitaria y económica. El Gobierno podría extorsionar a Contellation Brands, que tiene otras plantas en el país, pero con esto solo estaría recalcando el mensaje a los inversionistas de que no respeta la ley. Sería un absurdo, por otra parte, que el Gobierno siguiera gastando carretadas de dinero para pagar proyectos que se cancelan por consideraciones políticas.

La inversión fija bruta en México empezó a caer en el sexenio de Enrique Peña Nieto, a partir del momento en que López Obrador, todavía como Presidente electo, canceló el proyecto del aeropuerto de Texcoco. El declive no se ha detenido. En 2019, el primer año del nuevo Gobierno, la inversión se desplomó 4.9%, mucho más de lo habitual en un cambio de Gobierno. La inminente cancelación de la nueva cervecera de Constellation Brands, a pesar de que cuenta con todos los permisos de ley, incluyendo una Manifestación de Impacto Ambiental que no tienen los proyectos estrella del Gobierno de López Obrador, augura una situación todavía peor.

El desmedido optimismo económico que expresó el Presidente apenas el 13 de marzo en la Convención Bancaria, cuando declaró “Hay condiciones inmejorables para crecer”, ha quedado atrás en unos cuantos días. Este 22 de marzo reconoció en Oaxaca que “se está avizorando” una crisis económica. Pero la crisis puede convertirse en una verdadera tragedia si López Obrador sigue usando su enorme poder para destruir riqueza en lugar de para crearla.


Sin rescates

“Ya nada de rescates al estilo neoliberal, que le(s) daban a los bancos, a las grandes empresas”, dijo ayer el presidente López Obrador. Ahora solo “a los pobres”, añadió. ¡Qué bien! Solo que este es un mensaje a los ahorradores de que pueden perder todo el dinero depositado en los bancos mexicanos.

23 Marzo 2020 04:07:00
Test, test, test
Dos posiciones contrarias están polarizando a la sociedad mexicana. Una sostiene que el Gobierno está tomando las medidas adecuadas para enfrentar el Covid-19, al restringir actividades de manera gradual y permitir que continúe el movimiento económico, mientras que otra plantea que deben restringirse de inmediato todas las actividades, sin importar los daños a la economía.

El Pontificio Colegio Mexicano en Roma escribió una carta este 20 de marzo al arzobispo Rodrigo Carrera López, de Monterrey, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, que decía: “Vemos con preocupación las noticias en México, y percibimos la misma realidad que se presentó al inicio de los primeros contagios aquí en Italia. Aquí mismo, en el Colegio, al principio no entendíamos la gravedad de esta situación. Ahora todos estamos conscientes de la gravedad del problema”.

No son los únicos. Un consultor importante cuestiona mi apoyo a la estrategia gradual del Gobierno. Afirma que países como Estados Unidos y el Reino Unido se equivocaron: “Pensaban que el Covid-19 podría tratarse de manera similar, es decir, sin medidas de choque, como se trata la influenza. Hoy hay un reconocimiento de que el retraso en la aplicación de medidas de choque fue un error”. Las razones son la facilidad de contagio, “dos veces mayor” que la influenza, y una tasa de mortalidad “por lo menos 50 veces mayor” (que no corresponde a las cifras que yo tengo). En este caso no se puede usar el protocolo que se aplica para una epidemia “normal”.

Yo sigo coincidiendo con la posición formal del Presidente de que los epidemiólogos deben definir las estrategias, aunque estoy en desacuerdo con los desplantes que pretenden que López Obrador tiene una “fuerza moral” que lo exenta de contagios o que los amuletos religiosos protegen de infecciones.

El Covid-19 se está expandiendo a una velocidad superior a otras epidemias. No tenemos ni vacunas ni tratamientos ni defensas naturales. Como las personas asintomáticas pueden contagiar la enfermedad, es muy difícil detener su expansión, sobre todo en la ausencia de pruebas, las cuales son caras.

China, epicentro del brote, trató de ocultar primero la información, al grado de censurar a un médico que advirtió que había un nuevo tipo de neumonía y que después fallecería por el Covid. Más tarde tomó medidas autoritarias para restringir el movimiento de personas y utilizó a la fuerza pública para obligar a la gente a permanecer en aislamiento. Italia y España han tomado también medidas autoritarias de aislamiento, dando un fuerte golpe a sus economías, pese a lo cual han seguido creciendo los contagios y las muertes.

Una de las pocas historias de éxito ha sido la de Corea del Sur, que ha aplicado medidas de aislamiento, pero no indiscriminadas, sino basadas en el programa de pruebas más extenso del mundo. Esto ha permitido aislar a pacientes asintomáticos. No sorprende que, después de esta experiencia, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud, haya declarado que la prioridad es: test, test, test.

La pandemia ha tardado en entrar a México, pero lo hará ineludiblemente. Hay que enfrentarla con inteligencia. Decretar un aislamiento autoritario puede tener un impacto mayúsculo en la economía y al final ser más costoso que la pandemia. La experiencia sudcoreana sugiere en cambio hacer pruebas, pruebas, pruebas.


Sin ley

La inminente cancelación de la nueva planta cervecera de Constellation Brands en Mexicali, después de una inversión de 900 millones de dólares y pese a cumplir con todos los requisitos de ley, ofrece un peligroso mensaje para quienes quieran invertir en México. Vivimos en un país sin estado de derecho.
20 Marzo 2020 04:03:00
Haz lo que digo
La conferencia mañanera de ayer fue un ejemplo de lo que no se debe hacer en estos tiempos del coronavirus. A un lado del Presidente había dos apretadas filas de sillas para funcionarios que no son precisamente un dechado de juventud. Al frente se encontraban otras cerradas hileras para reporteros y activistas disfrazados de periodistas, amontonados principalmente en las dos primeras.

La mañanera, sin embargo, no es excepción. El 18 de marzo se convocó a una conferencia de prensa en el aeropuerto de la Ciudad de México para anunciar medidas sanitarias, pero los reporteros estaban virtualmente uno encima del otro. Ayer, en el campo militar número 37 en Huehuetoca, miles de graduados de la Guardia Nacional y público esperaron durante horas la llegada del presidente López Obrador en cerradas filas e hileras de asientos.

La sana distancia que pregonan los responsables técnicos de enfrentar la pandemia del nuevo coronavirus se desvanece ante la irresponsabilidad del Presidente y de quienes toman decisiones para sus presentaciones públicas. Parece un caso de “Haz lo que digo, no lo que hago”.

Entiendo la estrategia del subsecretario Hugo López-Gatell: “Tenemos que estar preparados para una epidemia larga”. Estoy de acuerdo con la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, cuando dice que las medidas de restricción deben aplicarse gradualmente para no multiplicar los costos económicos. “Como jefa de Gobierno, mi responsabilidad es la salud pública, pero también la seguridad y la economía, el bienestar de la población”. Ayer descartó, “por el momento”, el cierre de mercados o centros comerciales. Es lo correcto. Generar desempleo o desabasto es lo último que debe hacer un Gobierno inteligente en las actuales circunstancias.

Hay medidas sanitarias elementales que frenan los contagios y no producen daños económicos, como el lavado constante de manos y la sana distancia. Pero al impulsar estas conductas, los gobernantes deben ser líderes que enseñen con el ejemplo y no simples burócratas que ordenen lo que se debe de hacer y hagan lo contrario.

Es importante entender las dimensiones de la pandemia. Mucha gente sigue pensando que el coronavirus es un mito. Otros consideran que es el peor reto de la humanidad desde la Segunda Guerra Mundial. Las dos visiones son falsas. Hasta el 18 de marzo, había 207 mil 855 infectados y 8 mil 648 muertes desde la detección de la enfermedad el 31 de diciembre de 2019. Estas cifras de la OMS son muy altas. La tasa de mortalidad parece ser de 5.7% de los infectados (David Baud et al, The Lancet, 12.3.20). Pero cada año mueren 56 millones de personas en el mundo, 153 mil 425 cada día. Las 8 mil 648 del Covid-19 en dos meses y medio no pintan, no se comparan siquiera con las de las influenzas, que infectan de 3 a 5 millones de personas y causan entre 250 mil y 500 mil muertes cada año.

Se deben tomar medidas razonables para detener el Covid-19, como se aplican para las influenzas. Pero es importante que tengan realmente una lógica sanitaria. Cerrar centros comerciales y gimnasios, o encerrar a la gente en sus casas, no sirve para nada, solo para generar daños económicos. Algunas de las medidas que se han aplicado están empujando al mundo a lo que podría ser la peor contracción económica desde la Gran Depresión.

Por lo pronto, hay que seguir impulsando las recomendaciones gubernamentales de lavarse las manos constantemente y mantener una sana distancia. El reto ahora es lograr que el Presidente y sus funcionarios hagan caso.


Fondos perdidos

Teníamos un Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios y un Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos en Salud. Pero la 4T utilizó buena parte del primero y todo el segundo para financiar gasto corriente. Fue una decisión estúpida.


19 Marzo 2020 04:02:00
Detente, enemigo
Tenemos un Presidente que vive en un mundo mágico. Ayer dijo que, en medio de la actual crisis del Covid-19, podemos estar tranquilos porque “el escudo protector es como el detente”. ¿Y qué es el detente? López Obrador mostró unas estampitas del Sagrado Corazón de Jesús: “Son mis guardaespaldas”, dijo. Mostró después otra estampita: “Miren, aquí hay otro detente: ‘Detente, enemigo, que el corazón de Jesús está conmigo’”.

Supongo que la fe hace milagros, pero inquieta que el Mandatario piense que unas estampitas religiosas, o un trébol -que también mencionó en la conferencia, pero no encontró en su billetera-, sean un escudo protector para nuestro país. Afortunadamente, el equipo del subsecretario de Salud Hugo López-Gatell sí ha venido anunciando medidas graduales que nos permiten prepararnos para la pandemia que tarde o temprano nos pegará con tanta fuerza como a otros países. En materia económica, el Presidente afirmó que el próximo martes, 24 de marzo, ya habrá un plan para enfrentar lo que se espera sea una crisis económica mayúscula. Espero que la propuesta no se limite a pedir la intercesión de la Virgen de Guadalupe.

Preocupa que algunas de las medidas de aislamiento se estén adelantando. La Suprema Corte de Justicia decidió cerrar los juzgados desde el 17 de marzo y hasta el 20 de abril. Algunas empresas han empezado también a suspender actividades en sus oficinas. Es demasiado pronto. Si la tendencia de Italia o España se repite en México, para el 20 de abril estaremos en lo más fuerte de la pandemia. El Poder Judicial y las empresas se verán obligados a adoptar nuevos periodos de aislamiento, quizá de uno o dos meses adicionales, lo cual generará un desgaste enorme y nos dejará sin tribunales durante un periodo extraordinariamente largo, inaceptable para un país tan necesitado de justicia como el nuestro.

Mucha gente está sufriendo una enorme angustia y está tomando decisiones motivadas por el miedo y la ignorancia. Algunos clubes están cerrando piscinas y vapores, lo cual no tiene sentido sanitario alguno. Ciertos gimnasios y otras instalaciones de servicio público están dejando también de operar. Los restaurantes están haciendo que sus meseros porten cubrebocas y las empresas están obligando a sus guardias a utilizarlos también. Tampoco esto tiene lógica de salud. Ni el sudor de los gimnasios, ni el agua clorada de las piscinas o jacuzzis, ni el vapor transmiten el coronavirus. Lo que piden los especialistas es lavarse las manos con frecuencia y mantener una sana distancia entre personas.

Entender la pandemia es muy importante, porque en el terror irracional algunos están exigiendo la aplicación de medidas que dañarán a millones. No tiene sentido cerrar restaurantes o centros de reunión, sino asegurar que las mesas y espacios permitan conservar una distancia de metro y medio entre personas. Cerrar los centros de trabajo de adiestradores físicos, además de impedir que la gente pueda mantenerse saludable haciendo ejercicio, no solo no ayuda a detener la pandemia, sino que agrava la crisis económica que se avecina.

La pandemia es real y va a provocar un daño importante. Pero las medidas de aislamiento y de suspensión de actividades económicas pueden provocar un daño significativamente mayor. Pensar que una estampita religiosa o un trébol pueden protegernos de ese daño es simple ignorancia.


¿Contener?

Ni México ni cualquier país pueden contener la pandemia. El director de la OMS, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, señaló el 11 de marzo: “Nunca hemos visto una pandemia que pueda ser controlada”. La pandemia nos va a pegar. Ese no es el tema. Lo importante es estar preparados para que el daño sea lo más pequeño que se pueda.




17 Marzo 2020 04:07:00
Contagio moral
El presidente López Obrador ha declarado en varias ocasiones que en el tema del coronavirus hay que escuchar a los expertos. Ayer lo reiteró: “Tomamos la decisión de dejar este asunto de salud pública en manos de médicos, de técnicos, de científicos, porque si se deja en manos de políticos y politiqueros, que es lo peor, se altera todo”. Las decisiones, añadió, no pueden estar en manos de un “columnista de la prensa vendida”.

El propio Mandatario ha elegido al doctor Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, epidemiólogo, como portavoz y arquitecto de las estrategias sobre el Covid-19. No sé por qué se saltó al secretario de Salud, el doctor Jorge Alcocer, pero dar el poder de decisión a un especialista es acertado.

El primer problema surge cuando el propio Presidente viola las reglas o sugerencias de su experto. López Obrador continúa repartiendo abrazos y besos. Además, el 15 de marzo declaró: “No nos van a hacer nada los infortunios, las pandemias”. Es una declaración irresponsable para un Presidente.

El segundo problema es cuando el experto expresa ideas que, más que difundir información fidedigna, buscan quedar bien con el Jefe y demuestran una devoción que linda en lo religioso. Ante una pregunta sobre los besos y abrazos del Presidente, el subsecretario respondió que este tiene una fuerza moral, no de contagio. No hay, por supuesto, ningún indicio científico que sugiera que alguien tiene una “fuerza moral” que lo exente de contagiar o contagiarse de enfermedades. Además, el subsecretario sugirió que quizá lo mejor que puede pasar es que López Obrador se contagie de Covid-19 para quedar inmune. En una enfermedad con una tasa de mortalidad aparente de 3.7%, esto equivaldría a jugar con fuego.

Muchas de las decisiones y sugerencias del subsecretario son sólidas, aunque quizá no todas. Sin ser un experto, creo que el Vive Latino no debió haberse realizado; entiendo la magnitud económica de la cancelación, pero resultaba imposible mantener una sana distancia entre los asistentes, mientras que en los baños públicos del festival no había, poco después de iniciado, ni agua ni jabón. López-Gatell, sin embargo, no ha caído en el alarmismo de otros gobiernos que han tomado medidas que van mucho más allá de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. Tampoco ha pretendido menospreciar la pandemia, como lo hizo en un principio el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump. El que México mantenga fronteras abiertas, por ejemplo, es lo que recomienda la OMS.

Las dudas surgen cuando el subsecretario sugiere que el Presidente tiene una especie de inmunidad moral a las infecciones. Ni la madre Teresa de Calcuta estaba libre de contagios. Preocupa también la afirmación de que lo mejor que le puede pasar al Mandatario es contagiarse para obtener inmunidad. Si esta es la mejor política, ¿por qué no promueve el subsecretario un contagio masivo para que la población adquiera resistencia? Claro que no, porque sabe que con el actual nivel de mortalidad de la enfermedad habría millones de fallecidos.

Si el Presidente se contagia, y mantiene su conducta de repartir besos y abrazos, podría infectar a cientos o miles directamente durante los días asintomáticos de la enfermedad. Se convertiría así en el máximo propagador de la pandemia. Su supuesta fuerza moral no evitaría nada. ¿Es esto realmente lo que quiere la persona elegida para representar el rostro científico del Gobierno en esta crisis? ¡Qué miedo!


Monumental

Las bolsas del mundo se desplomaron nuevamente ayer, el Dow Jones 13%, a pesar de que la FED bajó la tasa de interés a casi 0% e inyectó 700 mil millones de dólares al mercado de bonos. Se acerca una crisis económica monumental.
16 Marzo 2020 04:05:00
Virus y expertos
Donald Trump pasó de negar la gravedad de la pandemia y señalar que hay más muertos por la influenza estacional (lo cual es cierto), a referirse al “virus chino” y al “virus extranjero”. Hoy se ha dado cuenta de que su imagen política sufrió por esa aparente indiferencia y ha decretado un estado de emergencia. De esa decisión han surgido muchas ocurrencias. Ayer tuiteó: “Estamos haciendo monitoreos médicos muy precisos en nuestros aeropuertos. Perdonen ustedes las interrupciones y demoras, lo estamos haciendo tan rápidamente como podemos, pero es importante que seamos vigilantes y cuidadosos. Lo debemos hacer bien. La seguridad es primero”.

Los especialistas, sin embargo, no recomiendan estos monitoreos. La revista Science señalaba el 13 de marzo que “el monitoreo en los aeropuertos es en buena medida inútil. Tanto las investigaciones como la experiencia reciente muestran que monitorear a los pasajeros que parten o arriban probablemente hará muy poco para reducir la difusión del virus. Es extraordinariamente raro que quienes llevan a cabo los monitoreos intercepten a los viajeros infectados”.

La política, sin embargo, suele prevalecer sobre la salud. Aunque la Organización Mundial de la Salud ha señalado que “restringir el movimiento de la gente y las mercancías durante urgencias de salud pública no es eficaz en la mayor parte de las ocasiones y puede distraer recursos de otras intervenciones”, Trump ha concentrado sus esfuerzos en detener los ingresos de personas, aunque solamente de extranjeros, como si un estadunidense tuviese menos posibilidades de estar infectado.

La posición del Gobierno mexicano, articulada por el subsecretario Hugo López-Gatell, parece más sensata y basada en información científica. México está todavía en fase 1 de la epidemia, aunque claramente estamos en camino a la 2. Seguramente tenemos muchos contagios no detectados. Aún así, hay que tener cuidado antes de cada decisión de restringir movimientos o actividades económicas. El periodo de aislamiento en fases posteriores puede ser de varias semanas. Si se empieza demasiado pronto, el desgaste y los daños económicos se multiplicarán.

La ignorancia hace mucho daño. Ciertas reglas de higiene personal y distancia física deben aplicarse ya. Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón es la acción más eficaz para reducir el contagio. Evitar saludos de mano o de beso, y mantener una distancia de un metro con otras personas, son también importantes. Pero el propio presidente López Obrador debilita el mensaje por su propensión de dar abrazos y besos, particularmente a niñas.

Los gobiernos del mundo están tomando medidas muy distintas para impedir la difusión del Covid-19. China dio el ejemplo con acciones autoritarias de aislamiento que han sido imitadas por Italia y España. Los Países Bajos, en cambio, han asumido una actitud más relajada. Han cancelado reuniones de más de 100 personas y han pedido a universidades y empresas que promuevan el trabajo a distancia, pero no han prohibido los traslados ni han cerrado las tiendas o las escuelas primarias, medias o vocacionales. “Cerrar las escuelas –señala un comunicado del Gobierno– tendría un impacto enorme en la sociedad sin necesariamente contribuir de manera significativa a reducir la difusión del coronavirus”.

En México, en cambio, sí se están cerrando las escuelas. En un tema como la reacción a una pandemia, incluso los especialistas pueden pensar diferente.



El golpe

Trump festejó “la mayor alza bursátil en la historia bursátil”. López Obrador dijo a los banqueros en Acapulco: “Hay condiciones inmejorables para crecer”. La verdad es que el mayor golpe del Covid-19 probablemente no vendrá del coronavirus sino de un desplome económico.


13 Marzo 2020 04:07:00
Soltar dinero
Sobre el tema del coronavirus, el presidente López Obrador ofreció ayer una sabia reflexión. “Todas las decisiones que vamos a tomar van a tener como referencia las indicaciones de los técnicos, de los médicos y de los científicos. Aquí nada de política. Nada de que sale a declarar el Presidente o la de Gobernación o el secretario de Hacienda. La política es un noble oficio, pero no se sabe de epidemias, de virus. Yo de eso no sé. No soy todólogo o sabelotodo, y es un asunto muy serio como para opinar sin conocimiento”.

Lo mismo podríamos decir de los asuntos financieros y monetarios; pero, en un momento de estrepitosa caída en los mercados, el Mandatario pidió al Banco de México “no soltar dinero. El mismo mercado se va a ajustar. Somos respetuosos del Banco de México, de la autonomía del Banco de México. Nada más opinar que, desde nuestra perspectiva, no debemos intervenir para que artificialmente se fortalezca nuestra moneda”.

En la Convención Bancaria en la que me encuentro, sin embargo, los especialistas piden que el Banco de México y Hacienda suelten dinero. Nadie quiere que traten de fijar artificialmente el valor del peso, pero sí que den liquidez a los mercados.

La declaración de la pandemia del Covid-19 y la decisión electorera -sin lógica de salud pública- de Donald Trump de cancelar los vuelos de Europa a Estados Unidos para combatir el “virus extranjero” generaron ayer un desplome global de las bolsas que llegó a 10% o más, la peor caída desde 1987.

Muchos fondos de inversión están obligados a vender valores cuando una caída llega a un punto determinado porque tienen un mecanismo llamado stop loss o “alto de pérdida”. Si estos fondos no encuentran liquidez para vender, se ven obligados a deshacerse de los valores a cualquier precio, lo que produce desplomes en las cotizaciones y genera pánico. El mercado mexicano es particularmente susceptible a este fenómeno porque es el más abierto de los emergentes, y cuando se aplica el stop loss la instrucción automática es transferir recursos a valores más seguros, principalmente bonos del Tesoro de Estados Unidos.

En estas situaciones los bancos centrales deben inyectar recursos al sistema financiero, “soltar dinero”, para proporcionar liquidez. Si no lo hacen pueden provocar una crisis financiera innecesaria. Por eso la Reserva Federal de Estados Unidos anunció ayer que inyectará 1.5 billones de dólares al mercado y el Banco Central Europeo 120 mil millones de euros. Lo mismo debe hacer el Banco de México. De hecho, la Comisión de Cambios de Hacienda y Banxico anunció ayer una subasta de 2 mil millones de dólares “con el objetivo de propiciar mejores condiciones de liquidez”. Fue lo correcto.

Aplaudo la decisión del Presidente de dejar las decisiones sobre el coronavirus a los especialistas médicos, y en particular al subsecretario Hugo López-Gatell, quien parece estar tomando decisiones informadas. Pero también las financieras deben tomarlas los especialistas. El secretario de Hacienda, Arturo Herrera, y el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, saben que es necesario soltar dinero en este apretón, sin que esto signifique regresar a la irresponsabilidad financiera de los tiempos de Luis Echeverría y José López Portillo. Es importante que el Presidente no pretenda ser un sabelotodo.



Caro discurso

“Fue el discurso más caro de la historia”, dijo al Financial Times Luca Paolini, de Pictet Asset Management. Se refiere al video de Trump en el que suspendió los vuelos de Europa continental a Estados Unidos, lo que provocó el desplome financiero de ayer. La OMS, en cambio, dice que las restricciones a los movimientos de personas o bienes no son en general eficaces para detener epidemias.


12 Marzo 2020 04:07:00
Amar a los pobres
¿Qué hubiera dicho Andrés Manuel López Obrador si Carlos Salinas de Gortari hubiera elevado a rango constitucional su programa Solidaridad? ¡Imagínense! Hoy, sin embargo, el Gobierno está buscando hacerlo con sus programas sociales. Y no solo eso: quiere añadir a la Carta Magna una disposición para que el presupuesto de estos programas no disminuya nunca en términos reales. Esto significa que los recursos que el Gobierno les asigne tendrán que elevarse indefinidamente conforme la inflación, sin importar el equilibrio de las finanzas públicas, las consecuencias económicas o la eficacia o torpeza de su aplicación.

La aprobación el 10 de marzo de la enmienda del Artículo 4 de la Constitución por el pleno de la Cámara de Diputados, fue festejada ayer por el Presidente, quien aprovechó para cuestionar a los diputados que votaron en contra y para asegurar que la enmienda evitará que otros gobernantes “puedan darle marcha atrás en el futuro (a sus programas sociales) porque, ‘toco madera’, no van a regresar los conservadores”.

La reforma, sin embargo, no es más que un intento por eternizar las políticas de López Obrador e imponerlas a sus sucesores. Aunque él se quejó muchas veces en el pasado del manoseo de la Constitución por sus predecesores, está haciendo lo mismo. pero con mayor intensidad.

La Carta Magna no es el lugar idóneo para colocar programas sociales que pueden y deben variar o incluso extinguirse con el tiempo. “Una constitución –escribió el jurista Miguel Carbonell en Nexos de febrero de 2014– debe contener los principios básicos de la organización del poder público y el catálogo de derechos fundamentales de todas las personas que habitan en el territorio de un país”. El presidente López Obrador, sin embargo, está usando la nuestra como un simple mecanismo para dejar una huella política personal.

Los programas sociales deben ser temporales por definición. Si son buenos, ayudarán a la gente a superar la pobreza para no necesitarlos más. Hacerlos permanentes, colocarlos en la Constitución, es confesar que las políticas económicas no la eliminarán. López Obrador quiere una caridad que dure por los siglos de los siglos. No le interesa una política económica que haga que los pobres dejen de ser pobres.

Elevar los programas sociales a rango constitucional es fruto de una cuestionable visión política y filosófica. Ya el presidente López Obrador afirmó que no está de acuerdo con la idea de que a los pobres, más que regalarles pescado, hay que enseñarles a pescar. Este es un concepto neoliberal, dijo el 29 de marzo de 2019. “La justicia es atender a la gente humilde, a la gente pobre. Esa es la función del Gobierno. Hasta los animalitos, que tienen sentimientos, ya está demostrado. ni modo que se le diga a una mascota: ‘A ver, vete a buscar tu alimento’. Se les tiene que dar su alimento. Sí, pero en la concepción neoliberal, todo eso es populismo, paternalismo”.

Esto significa que el Presidente sabe que sus políticas económicas no resolverán la pobreza. La enmienda del Artículo 4 constitucional no es solo una medida egocéntrica para eternizar sus programas sociales, para hacer que la gente piense que le debe a él las dádivas que recibe del Gobierno. Es una reforma que busca preservar la pobreza. López Obrador ama tanto a los pobres que quiere que sigan siendo pobres.


Pandemia

En vísperas de la Convención Bancaria, la OMS declaró, por fin, la pandemia del Covid-19. Los mercados se desplomaron otra vez y el Bank of America bajó su previsión para la economía mexicana en 2020 a -0.1 por ciento. Pero AMLO dice que “deseamos que podamos controlar esta situación. Si no, los conservadores me echarían la culpa también a mí del coronavirus”.
11 Marzo 2020 04:07:00
Ronda de muerte
El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, leí un tuit de una mujer identificada como Mar Ártico (@mgao71): “Acaban de matar a mi primo. Asalto en carretera, balazo en la cabeza y lo dejaron ahí tirado. Toda su vida fue ganadero y trabajó de sol a sol. Para que un imbécil huevón lo matara y dejara dos niños huérfanos, una viuda, una madre doliente, toda una familia destrozada”.

Ese mismo día supe del asesinato de Nadia, una estudiante de 23 años de la Universidad Iberoamericana de León, Guanajuato. La balearon en un vehículo en un camino del municipio de Salamanca.

Según la Mesa de Análisis de Medios del Gobierno federal, el 8 de marzo fue el peor día del 2020 en asesinatos de mujeres. Once fueron muertas, entre ellas una chica de 16 años, embarazada, en Boca del Río, Veracruz. La misma fuente reporta para el 8 de marzo, 45 homicidios de hombres y seis de personas sin identificación de género. Los datos de las fiscalías estatales y dependencias federales de la misma fecha, en cambio, registran 93 homicidios dolosos, sin precisar el género de las víctimas.

La mayor parte de los homicidios en México los realizan hombres que matan a hombres. En 2018, según el Inegi, hubo en nuestro país 35 mil 964 homicidios, de los cuales 32 mil 141, es decir, 89.4% tuvieron víctimas masculinas. El número de mujeres asesinadas fue de 3 mil 663, 10.2% del total. En 160 casos no se determinó el género de las víctimas.

En México se ha expresado una enorme indignación por los asesinatos de mujeres, de los cuales los feminicidios son solo una parte. Esto explica, en buena medida, el movimiento del 8 y el 9 de marzo. El porcentaje de mujeres víctimas, sin embargo, es relativamente bajo. Según la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (UNODC), las mujeres son 21.3% de las víctimas de homicidio en el mundo, más del doble que en México.

En algunos países este porcentaje es mucho mayor. En Suiza, por ejemplo, el 50% de los homicidios son de mujeres, en Alemania el 47.3%, en Finlandia el 46.1 por ciento. Parece que la muerte también es más igualitaria en esos países, pero hay una gran diferencia. Frente a los más de 35 mil homicidios anuales en México, en Suiza se registraron en 2010 solamente 46: 23 de hombres y 23 de mujeres. En Alemania la cifra en 2011 fue de 662 homicidios, 349 de los cuales fueron de mujeres.

México está sufriendo una oleada de homicidios en general, no solamente de mujeres. Es importante saberlo, porque para combatir un problema lo primero es entenderlo. Hay quien considerar que el homicidio de una mujer es más preocupante que el de un hombre. Otros piensan, en cambio, que una vida humana tiene el mismo valor sin importar el género. Lo importante es que hombres y mujeres están siendo masacrados.

El 9 de marzo, la escritora Mónica Soto Icaza ofreció en Twitter una reflexión sobre la violencia a hombres y mujeres: “Yo solo sé que el enemigo no son las mujeres. El enemigo tampoco son los hombres. El enemigo son los violadores, las agresoras, los asesinos, las corruptas. Tengo una hija. También tengo un hijo. Ninguno es mejor ni peor. La solución es educar con respeto a la vida, con paz”.

De acuerdo. La otra solución es combatir la impunidad. Cuando la enorme mayoría de los crímenes, incluyendo el homicidio, quedan impunes, lo sorprendente es que no tengamos más actos de violencia contra mujeres y contra hombres.


Medicamentos

El subsecretario Hugo López-Gatell, afirmó ayer que el Gobierno federal ha importado directamente 91 millones de pesos de medicamentos para el cáncer. Preguntas: ¿Tienen registro sanitario como los que se exigen a los productos de empresas mexicanas? ¿Cuánto se ahorró, o cuánto más caros salieron?
10 Marzo 2020 04:07:00
Cisne negro
Hasta ahora el presidente López Obrador ha corrido con suerte. Sus errores han sido paliados por un entorno económico favorable. La suerte, sin embargo, se ha acabado.

En 2019 la economía internacional registró una desaceleración, pero no dejó de crecer. Según el FMI, el mundo pasó de una expansión de 3.6% en 2018, a 2.9% en 2019. Estados Unidos, nuestro principal socio comercial, descendió de 2.9 a 2.3 por ciento. No son malas cifras, sobre todo si consideramos las guerras comerciales iniciadas por Donald Trump y el hecho de que la economía mundial se ha expandido de manera ininterrumpida desde 2010.

Es verdad que la economía mexicana cayó de una expansión de 2% en 2018 a una contracción de -0.1% en 2019, pero las exportaciones crecieron 2.3%, pese a una baja de 15.1% en las petroleras. Esto ayudó a moderar la caída del país.

El 2020 será muy diferente: el nuevo coronavirus está cambiando las reglas del juego. El impacto en el comercio y la economía será importante. Por eso se han desplomado los mercados financieros. Varios analistas están empezando a ver en esta pandemia un “cisne negro”, un acontecimiento improbable que rompe esquemas y tiene imprevisibles consecuencias.

El termino “cisne negro” proviene del poeta latino Juvenal, quien a fines del siglo 1 y principios del 2 d.C. habló de “un ave rara en la tierra muy parecida a un cisne negro”. En Europa nadie había visto un cisne negro, por lo que durante siglos se empleó la expresión para referirse a situaciones inexistentes, aunque teóricamente posibles. En 1697, sin embargo, se descubrió un cisne negro en Australia. A partir de entonces el término significó algo que parece imposible, pero que al final sí existe.

Nassim Nicholas Taleb, un excéntrico pensador y financiero libanés nacionalizado estadunidense, tomó la expresión para su libro El Cisne Negro: el impacto de lo altamente improbable. Planteó que el pasado no puede usarse para predecir el futuro: “Nuestro mundo está dominado por lo extremo, lo desconocido y lo muy improbable (improbable según nuestro conocimiento actual) y mientras tanto nos pasamos el tiempo en conversaciones sin importancia que se concentran en lo conocido y lo repetido”.

Algunos autores han querido ver en el Covid-19 un ejemplo de cisne negro que lastimará profundamente la economía. Quizá no sea algo totalmente imprevisto. Autores como Laurie Garrett, quien escribió The Coming Plague en 1995, han señalado que deben registrarse nuevas y devastadoras epidemias en un planeta que ha perdido equilibrios. De lo que no hay duda es de que el nuevo coronavirus ha tomado al mundo por sorpresa.

Para México el impacto será muy fuerte. Nos dicen que solo hay siete casos confirmados en el país, pero lo más probable es que sea por falta de instrumentos de detección. El desplome del mercado petrolero, mientras tanto, será un golpe brutal para Pemex, una empresa profundamente endeudada que ha tomado medidas muy equivocadas, como apostar su poco capital a una refinería que perderá carretadas de dinero. Las acciones del Gobierno de López Obrador para asfixiar la inversión productiva -en farmacéutica, electricidad, petróleo, gasoductos y hasta cerveza- provocarán una retracción de las nuevas inversiones en el peor momento.

“Ha sido más rentable para nosotros unirnos en la dirección equivocada que estar solos en la dirección correcta”, escribió Taleb. Hoy los mexicanos estamos a punto de pagar las consecuencias.

Egocentrismo

El presidente López Obrador, con su arraigo en la izquierda, habría podido cooptar con facilidad el movimiento de las mujeres. Cometió el error de considerar toda crítica como un agravio a su persona. Este egocentrismo puede tener un costo alto.
09 Marzo 2020 04:07:00
Mujeres, mujeres
Ayer miles de mujeres marcharon en la Ciudad de México y en otros lugares del país. Hoy muchas han decidido no presentarse a trabajar. Buscan mandar un mensaje. No solo a los hombres, sino a toda la sociedad.

Otras, sin embargo, no fueron a marchar ni tampoco se ausentaron de sus trabajos. No es que no pudieran hacerlo, no quisieron. Algunas rechazan lo que ven como la politización de las causas de la mujer. Otras, simplemente no piensan que la mejor forma de luchar por los derechos de las mujeres sea manifestarse en las calles o participar en un paro. Algunas que fueron a la marcha de ayer prefirieron retirarse cuando empezaron a registrarse actos de violencia y vandalismo. No todas consideran que la mejor forma de erradicar la violencia es realizar actos de violencia.

Lo primero que debemos entender es que todas las mujeres son diferentes. Sus posiciones son muy distintas, no todas hablan con la misma voz. Esto es positivo. La unanimidad de pensamiento solo puede venir de la imposición.

Todas cuestionan, sin embargo, la violencia contra las mujeres. A todas les ha tocado ser agredidas o acosadas en la calle, en la escuela, en el trabajo, en el transporte público o en el hogar a través de insultos, expresiones groseras de deseo sexual, descalificaciones, toques indeseados, aproximaciones molestas o violentas agresiones. Una de las experiencias más desagradables, y que une a todas las mujeres, es la agresión masculina.

Yo no sé si las marchas y el día sin mujeres ayudarán a reducir la violencia contra las mujeres. Lo dudo. La experiencia sugiere que es mejor tener buenas leyes que obliguen a las autoridades a proteger a las mujeres que denuncian actos de violencia, a desplegar refugios para mujeres golpeadas, guarderías y estancias infantiles para dejar a los hijos mientras las mujeres salen a trabajar. Pero las manifestaciones, y los actos de vandalismo, tienen al parecer una fuerza de catarsis que algunas prefieren.

El presidente López Obrador prefirió ayer no estar en Palacio Nacional. Se quedó en Zacatecas para celebrar ahí el Día Internacional de la Mujer. Lo entiendo. La situación en la Ciudad de México pudo haberse salido de control. Barreras de mujeres policías tuvieron que aguantar los golpes y proyectiles que les arrojaban los grupos que trataban de vandalizar las puertas y los muros de Palacio. Al final, la puerta Mariana quedó manchada de pintura roja y los muros del edificio grafiteados. Un grupo buscó derribar violentamente las protecciones en torno al Palacio de Bellas Artes. Su argumento es que las autoridades no deben proteger los monumentos porque no protegen a las mujeres de la violencia. Los comercios en torno al Zócalo y en la ruta de la marcha cerraron las puertas y las cortinas de seguridad. El miedo prevalecía entre dueños y empleados. Extraño para una marcha contra la violencia.

Hoy se realizará el día sin mujeres. Muchas han decidido no trabajar ni ir a clases. Numerosas escuelas y sucursales bancarias han decidido no abrir sus puertas hoy. Pero muchas mujeres se han negado a aceptar la convocatoria. Consideran que trabajar manda un mensaje más importante que quedarse en casa.

El punto positivo es que se está discutiendo más que nunca la violencia contra las mujeres. Las convocantes de las marchas y del paro han logrado colocar los temas de mujeres en el centro de la agenda nacional. Este es el gran logro de la doble jornada. Esperemos que no se quede en un simple movimiento de grupos políticos que buscan visibilizarse y adquirir privilegios.


Sin separación

“Yo estoy a favor de las causas de las mujeres -dijo ayer en Zacatecas el presidente López Obrador-, pero no quiero la separación de mujeres y hombres. Es la lucha de mujeres y hombres”.

06 Marzo 2020 04:02:00
La saxofonista
Hablar con María Elena Ríos es un despertar a las realidades de la violencia contra las mujeres. La guapa joven, que solía retratarse con un saxofón, hoy esconde el rostro con un cubrebocas detrás del cual se percibe el daño brutal del ataque con ácido del 9 de septiembre de 2019.

Ella nunca dudó sobre la identidad del responsable. “Fuiste tú”, le dijo por teléfono inmediatamente después, cuando el ácido carcomía su piel y sus músculos. Se trata de Juan Antonio Vera Carrizal, un político y empresario de Oaxaca con quien empezó una relación amorosa en 2017.

“Siempre que se inicia una relación el trato es muy bonito”, dice María Elena, quien en febrero cumplió 27 años, “pero la relación se fue haciendo tóxica”. El exdiputado local por el PRI, un hombre de más de 50 años, casado, dueño de gasolineras y de una emisora de radio, la fue tratando con una violencia sicológica y física cada vez mayor. En 2018, María Elena le pidió por primera vez terminar, pero él respondió que no, que él era su dueño, y le advirtió de las consecuencias que sufriría si le era infiel. La violencia se fue incrementando hasta el ataque con ácido.

Los autores materiales han sido detenidos y han declarado que agredieron a la joven por 30 mil pesos. Señalaron como autores intelectuales al exdiputado y a su hijo, también Juan Antonio, así como a su trabajador más allegado.

Las ruedas de la justicia, sin embargo, se mueven con lentitud en México. Silvia, hermana de la víctima, tuvo que acudir a redes sociales y a medios de comunicación para protestar y exigir justicia. Casi cuatro meses después del ataque, el 26 de diciembre, se emitió por fin una orden de aprehensión contra Vera Carrizal. Al día siguiente, sin embargo, este “obtuvo un amparo por 3 mil 500 pesos”, dice María Elena. Hasta la fecha sigue prófugo.

A María Elena le ha tocado ser revictimizada. En redes sociales han circulado fotografías personales suyas, que ella compartió con el agresor cuando mantenían la relación, y se han multiplicado las descalificaciones en su contra. “Puta” es uno de los adjetivos que más le endilgan.

La acusación contra Vera Carrizal es de intento de feminicidio. Si se hubiese aplicado el Artículo 273 del Código Penal de Oaxaca -”al que infiera una lesión que deje al ofendido cicatriz en la cara, perpetuamente notable”- la pena habría sido solo “de dos a cinco años de prisión y multa de 200 a 2 mil pesos”. El feminicidio, en cambio, se sanciona con 40 a 60 años de prisión y multa de 500 a mil salarios mínimos. En grado de tentativa, se aplican dos terceras partes de la sanción.

El ataque con ácido, que le ha desfigurado el rostro a esta joven por el resto de su vida, puede ser más cruel que un feminicidio consumado. “Mejor me hubiera matado”, le dijo a su hermana Silvia en un principio. Hace unos días María Elena vio su cara desfigurada por primera vez en el espejo y no la ha querido ver más.

Ayer, sin embargo, la entrevistamos Guadalupe Juárez y yo y pudimos ver a una mujer que está recuperando el deseo de vivir. “Los estuches de mis saxofones están salpicados de ácido y para mí fue muy fuerte -dijo-. Traté de cambiar el saxofón alto a un estuche nuevo. Y cuando agarro la boquilla, le quité el cubreboquilla, pero fue muy inconsciente. Y la dirijo hacia mi boca. Y mi boca sí pudo embonar lo más parecido a lo que era mi embocadura. Y eso me maravilla mucho. Y más que maravillarme, me motiva a seguir adelante”.


Sin presión

“No nos sentimos presionados de ninguna manera” por los bloqueos, declaró la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero. Y se entiende. Ni su patrimonio ni sus desplazamientos son afectados. Quienes pierden millones diariamente por los bloqueos de las vías férreas, sin embargo, tienen otros datos.

05 Marzo 2020 04:00:00
Bartlett sin luz
A muchos sorprendió en 2018 el cambio de Manuel Bartlett. El perenne enemigo de la reforma energética ofreció un discurso más moderado tras ser designado nuevo director general de la Comisión Federal de Electricidad. El 1 de agosto de 2018 declaró a Reforma: “Yo estuve en contra de la reforma energética., pero la reforma energética está funcionando”.

La declaración fue un engaño. Ni el Presidente electo ni Bartlett querían anunciar que derogarían la reforma energética, porque sabían que esto generaría una baja en la calificación de la deuda mexicana e inhibiría la inversión. Ya en el Gobierno, sin embargo, se han dedicado sistemáticamente a desmantelar la reforma sin modificar la ley.

El margen de reserva de electricidad cayó a un peligroso mínimo de 55 en el verano de 2018. La situación ha mejorado un poco porque varias plantas generadoras entraron en operación en 2019. Sin embargo, algunas partes del sistema están ya al límite. La saturación de la única línea de transmisión a Yucatán provocó apagones el año pasado. En Baja California Sur, que tiene un sistema aislado, la situación es crítica.

La reforma energética fue, en realidad, bastante modesta. No nos llevó a los niveles de apertura de los países desarrollados. La CFE mantuvo un monopolio en transmisión y toda la distribución a hogares. Aun así, la apertura redituó en inversiones importantes en generación. Todas las plantas que entraron en operación en 2019, y que han paliado la situación crítica de 2018, son producto de esta apertura parcial.

El Gobierno de López Obrador ha venido reemplazando a los consejeros de la Comisión Reguladora de Energía y el Centro Nacional de Control de Energía para tener organismos que simplemente obedezcan instrucciones. La CRE no está dando permisos para nuevas plantas y el Cenace no está otorgando autorizaciones para nuevas conexiones.

El Gobierno ha rechazado que exista un problema. Ha culpado de los apagones en Yucatán a unas quemas de pastizales que se realizan desde hace cientos de años. En Baja California Sur se ha negado a otorgar un permiso para un parque eólico importante. Otras propuestas de nuevas plantas privadas han sido rechazadas. Pero tan hay conciencia de la crisis que la CFE ha anunciado que construirá nuevas plantas en Yucatán y Baja California.

La pregunta es: ¿con qué recursos? El país necesita unos 126 mil millones de pesos anuales en nuevas inversiones en electricidad, pero el presupuesto 2020 de la CFE solo programa 31 mil 822.7 millones de pesos, de los cuales 17 mil 309.5 millones son para mantenimiento. Con esta escasez de recursos, lo lógico sería que la CFE se concentrara en las actividades en que tiene un monopolio por ley, como la transmisión, pero por razones ideológicas Bartlett y el Gobierno están deteniendo toda inversión privada.

¿Cuánto durará la reserva que se construyó con la reforma energética? Quizá cuatro o cinco años. Las nuevas plantas, sin embargo, requieren de tres a cinco para pasar de proyecto a operación. A fines de este sexenio los apagones se generalizarán. Las zonas del país que más están creciendo, como el Bajío, tendrán problemas muy serios. Muchas plantas industriales, por ejemplo, de la industria automotriz, no podrán seguir produciendo en México. Quizá eso es lo que quieren: devolvernos a los tiempos de Luis Echeverría, con sus apagones y la imposibilidad de tener una industria competitiva.



¿Motamex?

La iniciativa sobre mariguana que se discutió ayer en comisiones del Senado es compleja y llena de restricciones. Crea una nueva burocracia, el Instituto Mexicano de Regulación y Control de Cannabis, sin resolver muchos de los graves problemas causados por la prohibición.

04 Marzo 2020 04:00:00
Vapeadores bateados
A través de Twitter, el pasado 1 de octubre una mujer con residencia en el extranjero (@RominaTomasFer1) preguntó a la Dirección General de Aduanas si podía viajar a México con un IQOS, un dispositivo electrónico para vapear, y cigarrillos electrónicos. El SAT respondió que tendría que pagar los impuestos correspondientes, pero ella contestó que el dispositivo era para su uso personal. Cofepris intervino y apuntó que “de acuerdo a la legislación actual (Ley General para el Control del Tabaco) está prohibido el vapeador, cigarro electrónico, y productos novedosos de tabaco en México”. La mujer declaró: “Entendido. Disfrutaré de su país con tabaco convencional”. Aduanas respondió: “Estamos a tus órdenes”.

Salta a la vista de esta anécdota que la Cofepris, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, mintió. El Artículo 16 de la ley citada prohíbe, en su párrafo VI, “Comerciar, vender, distribuir, exhibir, promocionar o producir cualquier objeto que no sea un producto del tabaco, que contenga alguno de los elementos de la marca o cualquier tipo de diseño o señal auditiva que lo identifique con productos de tabaco”. En otras palabras, no se pueden producir o vender chocolates o dulces con marcas de cigarrillos tradicionales, pero la ley no dice nada sobre los vapeadores o cigarrillos electrónicos que no tengan elementos de la marca de un producto de tabaco. Vapear o fumar cigarrillos electrónicos no está prohibido en México. La Suprema Corte de Justicia lo ha señalado ya en cuatro ocasiones. Falta una más para establecer jurisprudencia.

Lo que sí está prohibido por un decreto presidencial (no por ley) que entró en vigor apenas el 20 de febrero, es la importación de productos para vapeo y cigarrillos electrónicos. Esta prohibición se ha justificado por supuestas razones de salud, pero parece más bien diseñada para promover un mayor consumo de cigarrillos tradicionales, con un consecuente mayor daño a la salud.

Según David Sweanor de la Universidad de Ottawa, Canadá, la mayor parte del daño de fumar procede del humo y no de la nicotina. Proporcionar a los fumadores una alternativa para consumir nicotina sin aspirar humo es una forma fácil y sensata de ayudarlos a dejar el hábito. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos apuntan: “Los cigarrillos electrónicos tienen el potencial de beneficiar a los fumadores adultos sin embarazo si se utilizan como un sustituto total de cigarrillos regulares y otros productos de tabaco que se fuman”.

La respuesta a la mujer que pretendía viajar a México con un dispositivo para vapear y cigarrillos electrónicos, revela que la preocupación de las autoridades mexicanas no es la salud. Las puertas están abiertas para venir con cigarrillos tradicionales y fumar, pero no con dispositivos para vapear. De igual forma, la autoridad busca prohibir a los mexicanos los cigarrillos electrónicos, pero no los tradicionales, que hacen mucho más daño.

Los intentos de Cofepris por prohibir el vapeo no ayudan en nada a proteger la salud ni de los mexicanos ni de los visitantes. Son producto de una actitud moralista que sostiene que hay que prohibir las actividades que las autoridades consideran una forma de pecado. Poco importa que la conducta, el vapeo, sea menos peligrosa que fumar. La moral es más relevante para nuestros políticos que la salud de los consumidores.


Mariguana

Mientras el moralismo se impone en los cigarrillos electrónicos, el Congreso está considerando ya una propuesta para liberalizar el consumo y comercio de la mariguana. El caso de la cannabis demuestra las consecuencias dañinas de las prohibiciones.
03 Marzo 2020 04:00:00
Engañoso etiquetado
No tiene nada que ver con la salud. El propósito del Gobierno y de los activistas que han promovido una nueva norma de etiquetado para alimentos procesados, la NOM 051, es simplemente ideológico. Buscan frenar el consumo de alimentos procesados porque los fabrican las “empresas capitalistas”, sin preocuparse por las garnachas u otros alimentos que hacen mucho más daño a la salud.

El etiquetado de la NOM 51 no ofrece ninguna información sobre el contenido de los productos. Su propósito es atacar a la industria generando temores con advertencias alarmistas de exceso de calorías, azúcares, sales o grasas. Las etiquetas no dan datos que permitan llegar a un consumo más saludable. Las advertencias se lanzan solo contra los alimentos procesados, no contra las garnachas, los fritos o los dulces que no son comercializados por empresas formales. No hay ningún interés en informar al consumidor.

Este 26 de febrero el Juez Séptimo de Distrito en Materia Administrativa suspendió provisionalmente la aplicación de la NOM-051 porque encontró “dudas razonables sobre la transparencia y legalidad del proceso de discusión y aprobación”.

Las secretarías de Economía, Salud y Cofepris, que han impulsado la norma, respondieron el 1 de marzo con un curioso comunicado: “Se respetarán en todo momento las resoluciones del Poder Judicial de la Federación, en el entendido que la suspensión es provisional e incluso ya fue impugnada para su revisión ante las autoridades jurisdiccionales superiores”. Pero el Gobierno siempre tiene la obligación de respetar las decisiones judiciales. Si la suspensión no fuera provisional, ¿entonces ya no la respetaría?

Las autoridades sostienen que su objetivo con la NOM 051 es reducir el sobrepeso y la obesidad para cuidar la salud de los consumidores, pero su parcialidad queda de manifiesto porque solo se preocupan por los alimentos procesados y no por otros que tienen consecuencias mucho más dañinas para la salud. Como su etiquetado no contiene cifras precisas, sino simples advertencias contra casi todos los alimentos procesados, producirá saturación y puede provocar un mayor consumo de calorías, azúcares, sales y grasas.

La experiencia de otras acciones ideológicas revela lo ineficaz de esta estrategia. En México se han aplicado impuestos punitivos a refrescos y alimentos con alto contenido calórico. Esto provocó una baja del consumo, pero no fue duradera. La venta ha crecido ahora, pero con una mayor carga fiscal, la cual ha sido particularmente pesada para las personas de menos recursos. Ni el sobrepeso ni la obesidad se redujeron.

No hay razones para pensar que el engañoso etiquetado de la NOM 051 tendrá resultados diferentes. Aunque logre generar miedo en el corto plazo, los consumidores volverán tarde o temprano a sus productos favoritos, pero ya sin el etiquetado anterior, más preciso e informativo, para tomar mejores decisiones nutritivas. Quienes comen garnachas y productos fritos no procesados también lo seguirán haciendo, sin ningún etiquetado que les advierta los riesgos para su salud.

Si el Gobierno quisiera realmente combatir el sobrepeso y la obesidad, debería impulsar una campaña de educación para que la gente aprenda a tener una alimentación equilibrada. Pero esa no es la prioridad de los activistas de dentro y fuera del Gobierno. Lo que quieren es atacar a los capitalistas que producen alimentos procesados.


Cigarrillos

El Gobierno ha prohibido la importación de cigarrillos electrónicos. No prohíbe los de tabaco, mucho más dañinos, pero sí los electrónicos, que muchos usan para reducir su dependencia de aquellos. No ha aprendido que las prohibiciones no solo son injustas, sino ineficaces.



02 Marzo 2020 04:07:00
Virus con corona
Una encuesta de 5W Public Relations señaló hace unos días que 38% de los encuestados, estadunidenses bebedores de cerveza, no compraría cerveza Corona como consecuencia del nuevo coronavirus. Otro 14% dijo que no pediría Corona en público.

Las ventas de Corona, en realidad, no han caído, sino que han aumentado, pero la reacción revela la extensión de la ignorancia. Lo mismo hemos visto en los ataques o actos de discriminación en contra de personas de rasgos asiáticos.

La epidemia está asumiendo un inevitable cariz político. El presidente estadunidense Donald Trump declaró este 28 de febrero que “Los demócratas están politizando el coronavirus. Este es su nuevo engaño”. En México Rafael Barajas, “El Fisgón”, caricaturista cercano al Gobierno, afirmó en Twitter: “Llegó el coronavirus a México. Debemos ser cautelosos para evitar contagios. En especial, es necesario no dejarse contagiar por el pánico que promueve la derecha”.

El presidente López Obrador ha buscado tranquilizar: “No es, repito, según la información que se tiene, algo terrible, fatal, ni siquiera equivalente a la influenza. Estamos preparados para enfrentar esta situación del coronavirus; tenemos los médicos, los especialistas, los hospitales, la capacidad para hacerle frente a este caso del coronavirus”.

El pánico ya ha cundido en los mercados financieros. Las acciones tuvieron la semana pasada su peor desempeño desde la crisis de 2008. Las pérdidas promedio en el mundo suman 10 por ciento. El impacto de la epidemia en la economía china, principal centro de manufactura del mundo, ha generado temores de disrupciones en las cadenas del comercio internacional.

Según Anthony S. Fauci, H. Clifford Lane y Robert Redfield (“Covid-19, Navigating the Uncharted”, The New England Journal of Medicine, 28 febrero 2020), la tasa de mortalidad de la enfermedad es relativamente baja: 2% en pacientes con diagnóstico de neumonía, 1.4% en los que tienen pruebas de laboratorio confirmadas para Covid-19.

Como hay muchos casos no reportados, es muy posible que la mortalidad sea bastante inferior. Esto sugiere que las consecuencias clínicas de la enfermedad pueden ser similares a la influenza estacional, con mortalidad de 0.1%, en vez de las mortalidades de 9, 10 y 36% de las epidemias de SARS y MERS.

Los trabajos para una vacuna ya se están realizando. Se espera que las pruebas clínicas de fase 1 empiecen a principios de la primavera. Se están realizando trabajos también para desarrollar antivirales específicos. Los estudios genómicos ayudarán a entender por qué algunas personas tienen una mayor predisposición que otras. Pero ni las vacunas ni los tratamientos estarán listos pronto.

China ha podido enfrentar la epidemia con medidas de aislamiento que serían inaceptables en un país con libertades individuales. Ha mostrado también una enorme capacidad para construir instalaciones hospitalarias en unos cuantos días.

En México, donde apenas se han reportado los primeros casos, tenemos un sistema de salud con serios problemas de organización y desabasto. Es importante tomar medidas para prepararnos para la epidemia. El Covid-19 no tiene por qué ser una tragedia, como no lo fue la influenza A-H1N1, pero para evitarla se requiere preparación y mente clara.


Quezada y el avión

No ha cambiado tanto el país. Hace unos días se le hizo un homenaje al legendario caricaturista Abel Quezada en la Feria del Libro de Minería. Muchos de sus cartones podrían referirse a situaciones de hoy. Tiene, incluso, uno sobre una rifa en la Lotería Nacional en la que un piloto sueña con ganarse dinero para comprar un avión.

28 Febrero 2020 04:07:00
Los evaluadores
Mientras que la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, encabezada por el morenista Mario Delgado, nombró a una tercia impecable de miembros del Comité Técnico Evaluador de los aspirantes a consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE), la Comisión Nacional de Derechos Humanos demostró no solo ineptitud sino parcialidad.

La Jucopo designó a Diego Valadés, uno de los juristas más reconocidos de nuestro país. procurador general y ministro de la Suprema Corte, investigador emérito de la UNAM; miembro del Colegio Nacional y de la Academia Mexicana de la Lengua.

También a Silvia Giorguli, reconocida investigadora en materia de migración y presidenta de El Colegio de México desde 2015, y a Blanca Heredia, politóloga, especialista en temas de educación y desarrollo, quien ha sido profesora de la Universidad Hebrea de Jerusalén, de la de Georgetown de Estados Unidos y del ITAM y el CIDE en México.

Con anterioridad el INAI había nombrado a Ana Laura Magaloni, jurista muy respetada, y a José Roldán Xopa, también jurista, quien ha sido profesor tanto en el ITAM y en el CIDE.

La CNDH, en cambio, hizo de sus designaciones un proceso desaseado y cuestionable. Primero propuso a dos miembros del comité, pero Carla Humphrey, quien tiene una buena trayectoria, rechazó el nombramiento porque aspira a ser consejera electoral. Parece increíble que a nadie en la CNDH se le haya ocurrido preguntarle a ella si quería servir como evaluadora.

La CNDH, por otra parte, al parecer mintió cuando afirmó que no había mandado esa designación a la Cámara de Diputados, aunque Mario Delgado mostró el oficio en el que se le notificaba. Horas después la CNDH mandó un nuevo oficio. En este se nombraba como miembros del comité de evaluación a Sara Lovera, una periodista también conocida por su activismo feminista, y a John M. Ackerman.

La designación de Ackerman, también incluida en el primer oficio, generó una tormenta política. El profesor de la UNAM es un especialista en derecho electoral, pero se le conoce principalmente por su activismo político en favor del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Podría estar inhabilitado porque fue miembro del Instituto Nacional de Formación Política de Morena, aunque él dice que el instituto nunca se reunió y que él nunca fue directivo del partido. Ackerman, además, es esposo de la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval.

Rosario Piedra Ibarra, la actual presidenta de la CNDH, llegó al cargo tras ocultar su militancia en Morena. En el caso de Ackerman, sin embargo, no hay ni siquiera el intento de esconderlo.

Si bien el Comité Técnico estará formado por una mayoría de académicos y especialistas de razonable imparcialidad, la designación de Ackerman manda un mensaje incómodo. Ratifica la visión de que la CNDH ha dejado de ser una institución independiente.

Cada vez es más claro que se ha convertido en un apéndice del Gobierno y de un movimiento político en particular. El nombramiento de Ackerman también nos dice que algunos activistas y políticos no ven que haya nada malo en promover un INE abiertamente parcial.

Afortunadamente, no todos piensan así. La lista que surgió de la Junta de Coordinación Política, en la que sin duda influyó poderosamente el morenista Mario Delgado, muestra otra visión.

Quienes la prepararon saben lo importante que es mantener un árbitro político independiente e imparcial.



¿No eran iguales?

Lo hacían los gobernantes del PRI y del PAN: otorgar notarías públicas a sus aliados. Lo hizo ahora el gobernador morenista Jaime Bonilla de Baja California, al entregar una al exgobernador Xicoténcatl Leyva, su padrino político. Quizá no debería sorprendernos, pero nos dijeron que ellos no eran como los anteriores.


27 Febrero 2020 04:07:00
Hospitales gaseados
Diez hospitales estatales de Chiapas tuvieron en diciembre de 2019 trabajos de rehabilitación de sus redes de gases medicinales. Ningún contrato se licitó: todos se otorgaron por asignación directa el 11 de diciembre de 2019, todos concluyeron el 31, último día del año.

Cada uno costó más de 6.8 millones de pesos. Es una cantidad enorme. Un monto así habría sido más que suficiente para instalar una nueva red en un centro médico del tamaño de La Raza, pero los hospitales chiapanecos son todos pequeños y de alcance regional.

Los trabajos se realizaron en tres semanas y durante la temporada navideña. Es un tiempo improbablemente corto para una obra de esta magnitud. Proyectos de inversión similar en hospitales pueden tomar meses o años. Además, no queda claro dónde encontraron los contratistas los ejércitos de trabajadores para laborar tan intensamente en Chiapas en el período navideño. Todos los constructores conocen las dificultades de mantener suficientes trabajadores en esa época.

Los 10 proyectos fueron otorgados a 10 contratistas distintos. Habría sido muy sospechoso, supongo, asignarlos a uno solo. Pero en un campo especializado, en el que muchos se conocen, los 10 son desconocidos o inexistentes. Una búsqueda solo permitió encontrar a uno, DIR Construcciones y Servicios. Los demás no parecen tener ni domicilios, ni teléfonos, ni páginas de internet, ni trayectoria en redes de gases medicinales: Valeria Construcciones, Mantenimiento y Servicios, Grupo Constructor Experto Fadam de Chiapas, Constructora Alpes del Sureste, Constructora Gervisur, Inmuebles y Obras Civiles Adosur y Constructora Soyalo. Además, inusitadamente se otorgaron contratos a tres personas físicas: Alexandra Malagón Trujillo, Fátima de los Ángeles Gutiérrez Ovando y Fernando Leyva Rodríguez.

Todos los contratos fueron asignados por cantidades diferentes, aunque muy parecidas, que van desde 6 millones 808 mil 543, hasta 6 millones 895 mil 362.59 pesos. El total asciende a 68 millones 861 mil 737, sorprendentemente una cifra cerrada, sin centavos, a pesar de que los contratos son independientes y todos tienen centavos. La posibilidad de que esto ocurra naturalmente es de 1 por ciento. La otra opción es que alguien haya acordado primero un monto total y después acomodado cotizaciones para dar esa cifra exacta.

Los contratos fueron asignados por la Dirección de Infraestructura en Salud del Instituto de Salud en Chiapas y aprobados por Luis Alberto Gómez Rodríguez, quien no aparece en la página de internet de ese Instituto. Todas las operaciones están registradas en el sistema Compranet del Gobierno federal. Si no las borran después de que se publique este artículo, cualquiera podrá entrar y verlas. No saltan a la vista para un usuario casual, pero sí para los profesionales que consultan el sistema.

Las redes de gases medicinales son equipos y tuberías de distribución de oxígeno y otros gases. No los instala cualquier empresa. Es totalmente atípico que 10 hospitales de Chiapas hayan rehabilitado sus redes al mismo tiempo, en un tiempo tan corto, con presupuestos altísimos y con asignaciones directas.

No tengo forma de visitar los 10 hospitales chiapanecos y saber si las redes se instalaron, aunque parece imposible en el tiempo de los contratos. Sí es claro, empero, que los montos están disparados y las asignaciones son irregulares. Quizá el presidente López Obrador, tan tercamente comprometido con el combate a la corrupción, quiera ordenar una revisión.


Empresa nacional

Si la sociedad de Braskem e Idesa hizo algo indebido, hay que sancionarla. Pero reaccionar creando una “empresa nacional” para producir polietileno es aterrador. Vamos de regreso a los tiempos de Luis Echeverría y José López Portillo.
26 Febrero 2020 04:07:00
¿Fin al desabasto?
Es falso que hay desabasto; el presidente López Obrador lo ha dicho una y otra vez. Esto no significa, afortunadamente, que no esté tomando medidas para resolver el inexistente problema.

El Gobierno ha anunciado que “este miércoles 26 de febrero se completará la entrega de casi 40 mil medicamentos oncológicos. Al momento se han distribuido 32 mil 730 piezas y este miércoles 26 de febrero concluirá el abasto de otros 6 mil 869 fármacos. Asimismo, 6 mil 869 piezas adicionales serán entregadas antes de la primera quincena de marzo”.

“Para asegurar el abasto de medicamentos oncológicos, se han llevado a cabo adquisiciones consolidadas internacionales en Francia, Argentina, Estados Unidos, Alemania, Brasil y España, que incluyen pruebas de verificación, a través de las cuales la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) garantiza la calidad y efectividad de los medicamentos”.

Es bueno saber que el Gobierno está actuando. La falta de medicamentos ha afectado desde hace mucho a los hospitales públicos, pero se ha agravado de manera muy importante en los últimos meses. Este lunes una pareja de la tercera edad acudió a su clínica del IMSS donde se les dijo que siete de los medicamentos que toman habitualmente no están disponibles.

El subsecretario Hugo López-Gatell, quien se ha convertido en el policía del Sector Salud de este Gobierno, afirmó en la mañanera de ayer que las importaciones del Gobierno son consecuencia del “incumplimiento de empresas privadas”.

Él mismo señaló días antes: “Los intermediarios perturban las relaciones sociales entre proveedores privados y entre el sector público”. Añadió para explicar el desabasto que nunca existió: “No hubo recortes. No es falta de presupuesto, ni indisposición del Gobierno de que tengan los insumos”. Ayer, sin embargo, hubo una nueva protesta a las puertas de Palacio Nacional por grupos que se quejan del desabasto de medicamentos para el cáncer.

No es difícil entender lo que ha sucedido. El presidente López Obrador tenía una objeción ideológica a la forma en que se compraban y distribuían los medicamentos. “Aquí había un monopolio –afirmó ayer–. Estamos hablando de un negocio de miles de millones de pesos y hemos enfrentado resistencias, pero va el plan”.

El plan ha implicado detener la producción en México del metotrexato, que se usa para el cáncer infantil, porque la empresa que lo producía, Pisa, es dueña de Dimesa, una de las tres grandes distribuidoras con las que el Presidente ha rechazado trabajar. Seguía con la importación de medicamentos, incluyendo el metotrexato.

Independientemente de las motivaciones, es muy claro que el Gobierno ha actuado con impericia. No entendió nunca el papel de las distribuidoras ni los procesos de compras. Descartó un sistema que quizá tenía problemas, pero funcionaba, por otro que hasta la fecha no opera.

Para los pacientes que sufren el desabasto es positivo que el Gobierno esté importando para resolver el problema. Será un golpe para la industria nacional y para quienes trabajan para ella, pero por lo menos habrá medicinas. ¿Por cuánto tiempo?

Nada más de metotrexato, el sector público consume alrededor de 16 mil piezas al mes. Si se suman los demás medicamentos en la lista de importaciones del Gobierno, son de 40 o 45 mil piezas mensuales. Las 46 mil que se están importando hasta marzo no durarán mucho. Y como los precios son bastante similares en todo el mundo, tampoco hay que esperar un gran ahorro.


Batres

Dice el senador Martí Batres: “Por favor que alguien le explique a @SergioSarmiento que esos Institutos de Salud no son privados, que son públicos y que dependen de la Secretaría de Salud, que a su vez depende de la Presidencia de la República”. Pero el Artículo 10 de la Ley de Institutos Nacionales de Salud dice: “Los Institutos Nacionales de Salud gozarán de autonomía técnica, operativa y administrativa”.
25 Febrero 2020 04:07:00
‘Fakeministas’
El enfrentamiento que está generando el movimiento Un Día Sin Mujeres, propuesto para el 9 de marzo, está alcanzando niveles sorprendentes. La izquierda, que en otros sexenios habría apoyado esta causa sin chistar, hoy se divide y se lanza descalificaciones entre sí.

La secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, cuestionó la iniciativa porque, a su juicio, busca “que nos quedemos en casa tentadas a lavar platos y arreglar ropa”. Para ella, quienes apoyan este movimiento de “derecha” son “fakeministas”. Lydia Cacho le respondió que le sorprende que “tú que siempre fuiste libre, ahora descalifiques al movimiento de mujeres y encima digas que ‘lavaremos platos’”. Sabina Berman, a su vez, afirmó que la iniciativa es “una propuesta auténtica”.

Tan dividida está la izquierda que Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del presidente López Obrador, primero apoyó el movimiento, solo para después invitar a las mujeres a acudir a trabajar el 9 de marzo, sin ninguna explicación del cambio.

La posición de quienes están cercanas al poder ha sido marcada por el propio Presidente, quien ha declarado: “Si las mujeres quieren marchar que marchen. Pero mucho ojo: ya los conservadores se volvieron feministas”.

La división se está extendiendo a todo el país. Algunas empresas han apoyado el movimiento mientras que otras se resisten porque saben que puede interrumpir de manera importante sus servicios, o enemistarlas con un poderoso y vengativo Mandatario. Las más castigadas serán, injustamente, las que más mujeres tengan contratadas. Hay una gran presión a firmas y organizaciones para unirse al movimiento.

La Concanaco Servytur ha señalado que “no suele promover este tipo de actos”, pero que respeta el derecho de manifestación y expresión de las ideas. Si realmente se realiza un paro total de mujeres, sin embargo, calcula que el costo podría ascender a 26 mil 300 millones de pesos. El Consejo Coordinador Empresarial pidió a las empresas “ser empáticas con las mujeres que decidan ausentarse”. La Coparmex fue más contundente: “Nos sumamos a la exigencia de justicia, de paz y de igualdad”.

¿Mi posición? Hay que tomarla con un granito de sal porque soy hombre y las mujeres deben tomar estas decisiones. Me parece condenable que empresas encabezadas por hombres estén anunciando públicamente si “dan permiso” o no a las mujeres para faltar el 9 de marzo.

Los agravios que expresa el movimiento son verdaderos. Las agresiones a mujeres son una ocurrencia habitual en nuestro país. Pero ni las manifestaciones ni un paro ayudarán en nada a resolver el problema. ¿Cuántos feminicidios se evitarán si las mujeres dejan de trabajar un día? Supongo que ninguno.

Sí creo, con el Presidente y la secretaria Sandoval, que el tema se ha politizado. Muchos grupos opositores han encontrado súbitamente un resquicio por el que pueden atacar a un Presidente extraordinariamente popular. Pero López Obrador y sus funcionarios no han ayudado a su causa al descalificar de manera tan burda a sus tradicionales aliadas feministas.

A final de cuentas todos se están equivocando. La violencia que sufren las mujeres es tan profunda que realmente hay que tomarla en serio. No se trata de aumentar cinco años las penas por feminicidio, como hicieron los diputados, ni de dejar de ir a trabajar un día, sino de otorgar a las mujeres una protección real del Estado cuando son agredidas, especialmente por sus parejas. En esto todos los mexicanos deberíamos estar unidos. Pero somos más dados a descalificarnos unos a otros.

Desconstrucción

La construcción cayó 12% en los 12 meses concluidos en diciembre de 2019. La industria está sufriendo un desplome muy superior a cualquiera, incluso los de las grandes crisis del período neoliberal.
24 Febrero 2020 04:07:00
Cazar al neurólogo
El propio Presidente lanzó la embestida. El 28 de enero advirtió: “Hay un director de un instituto que es el único que no quiere aceptar la propuesta de gratuidad. Yo le llamo a que recapacite”. Se refería al doctor Miguel Ángel Celis, director del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía.

El subsecretario de salud Hugo López-Gatell continuó: “Se logró aprobar la propuesta de gratuidad en todos los institutos, excepto en el Instituto de Neurología y Neurocirugía, porque tiene contratos con una empresa privada para proveer de insumos y material quirúrgico por 650 millones de pesos, y actualmente está vigente hasta noviembre de 2020”.

El 29 de enero, el instituto se vio obligado a aceptar la gratuidad, pese a sus carencias presupuestarias. Celis declaró que no había firmado el convenio porque había estado “en una comisión”. Ante las acusaciones de López-Gatell, invitó a que se revisara el contrato: “Que la investigación se haga; nosotros somos una institución transparente y estamos obligados como servidores públicos a rendir cuentas”.

Aceptar la gratuidad, sin embargo, ya no era suficiente. El régimen quería venganza. El 6 de febrero llegó de improviso a Neurología una partida encabezada por el secretario de Salud, Jorge Alcocer, la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, y el titular de la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud, Gustavo Reyes Terán, con actuarios y un equipo de grabación de video. Encontraron lo que es hoy es regla en los hospitales públicos: carencia de medicamentos e insumos. Sandoval hizo un llamado a la gente para denunciar actos de corrupción en Neurología y Pediatría; los dos institutos que resistieron las nuevas políticas del Gobierno. Finalmente, Celis fue destituido el 21 de febrero por la Junta de Gobierno, presidida por el secretario Alcocer, con la presencia de Thalía Lagunas, oficial mayor de Hacienda.

Celis es uno de los neurólogos más reconocidos de México. Cuenta con una larga carrera en el sector público. Fue investigador del Instituto de Fisiología Celular de la UNAM. Es pionero en detección y tratamiento de cisticercosis cerebral y tiene la mayor clínica de esclerosis múltiple en México y Centroamérica.

El doctor Germán Fajardo Dolci, director de la Facultad de Medicina de la UNAM, expresó su “reconocimiento y solidaridad” hacia quien ha sido profesor de posgrado en la institución durante décadas y es un “neurocirujano de talla mundial”. José Narro, exsecretario de salud y exrector de la UNAM, aseguró que “el Gobierno Federal comete una injusticia al tiempo que atropella la dignidad de los profesionales de la salud e incuba un problema grave”.

Las carencias de los institutos de salud, siempre presentes, se han venido agravando. Los recortes de presupuesto, aunados a la prohibición de cobrar cuotas de recuperación, los han dejado en condiciones de extrema precariedad. En 2019 los directores tuvieron que acudir a la Cámara de Diputados para que se les restituyeran fondos congelados por Hacienda. En septiembre, Alejandro Mohar renunció a la titularidad de la Comisión de Institutos Nacionales de Salud.

El Presidente, como siempre, justifica sus acciones por un supuesto combate a la corrupción, pero exhibe un desprecio a las entidades autónomas y a la investigación científica, razón de ser de los institutos. Ahorcarlos financieramente es la estrategia para acabar con ellos o tomar control. Poco importa si para ello es necesario linchar a una eminencia. El fin justifica los medios.


Desde el poder

“¿Quién sabe eminencia para qué?”, cuestionó AMLO al doctor Celis. Supongo que la brillante trayectoria académica del Mandatario le permite juzgarlo. ¿O será que utiliza la fuerza del poder simplemente para aplastar a un médico incómodo?
21 Febrero 2020 04:04:00
En busca de justicia
Las autoridades mexicanas pueden ser muy eficaces cuando quieren. La investigación que ha llevado a la detención de los dos presuntos homicidas de la niña Fátima es un ejemplo. Con el uso de imágenes de cámaras de vigilancia y de investigación tradicional, la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México y otras instituciones dieron con los presuntos responsables en unos cuantos días.

¡Qué contraste con la situación cuando no hay una instrucción superior o presión de los medios! Miles de denuncias se quedan olvidadas en cajones porque no son consideradas importantes o porque nadie ha aportado dinero para darles relevancia.

En México se cometen 32 millones de delitos al año, de los cuales 99% queda impune, según el fiscal general Alejandro Gertz Manero. Con este grado de impunidad es un milagro que no tengamos más delitos. Dos factores pesan en esta impunidad. Uno es, simplemente, la falta de recursos: no hay capacidad física en los ministerios públicos para recibir todas las denuncias, mucho menos investigarlas y darles seguimiento. El otro factor son las leyes que complican innecesariamente las acciones de justicia.

Los ministerios públicos se han convertido en oficinas de transcripción de declaraciones. Las denuncias se presentan solo cuando hay necesidad de tener un documento legal del agravio, como en el robo de automóviles, pero casi nadie las levanta si no hay esa obligación, porque se sabe que son una pérdida de tiempo. Las únicas investigaciones que se hacen son aquellas en que la víctima paga. La falta de recursos en los ministerios públicos se ha traducido en una privatización de la procuración de justicia y en una veda práctica para que los pobres tengan acceso a la justicia.

Las complicaciones burocráticas son otra barrera. En los países desarrollados cualquier policía puede llevar a cabo una detención; la flagrancia se entiende de manera amplia; las órdenes de cateo o aprehensión se expiden de manera rápida y eficaz; las denuncias llevan a acciones legales sin necesidad de dar dinero a los agentes. En México, los obstáculos para la investigación son enormes: la flagrancia se interpreta de manera muy estrecha; un delincuente que se introduce a una casa ya no puede ser detenido; los jueces se tardan demasiado y ponen demasiados obstáculos para girar órdenes de aprehensión o de cateo.

Consideremos el caso de los presuntos responsables del asesinato de Fátima. Una vez que la Fiscalía capitalina los identificó, había que ubicarlos y detenerlos. La Fiscalía dio a conocer sus fotografías y una denuncia ciudadana llevó a la aprehensión. No faltará, sin embargo, el abogado que afirme que esta divulgación de sus imágenes fue una violación de sus derechos humanos. Y es muy probable que los jueces estén de acuerdo. Ayer por la mañana, por otra parte, estaban detenidos por cohecho, por haber ofrecido dinero a los policías, porque no habían llegado a Atizapán las órdenes de aprehensión.

Necesitamos una reforma al sistema de justicia. No me refiero a la reestructuración interna del Poder Judicial que ha propuesto el presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar. Requerimos reglas que hagan más fácil la detención y castigo de los criminales. Debemos, además, dar a las fiscalías y ministerios públicos los recursos suficientes para hacer su trabajo. Si no lo hacemos, seguiremos viviendo en un país en que solo los casos importantes se resuelven.

FUCAM

La Fundación de Cáncer de Mamá ha suspendido “la atención gratuita a la población más desprotegida del país”. Esto se debe a la desaparición del Seguro Popular y la imposibilidad de llegar a un acuerdo con el Insabi. Ni siquiera los gobiernos más conservadores habían dejado a las mujeres más pobres sin tratamiento para el cáncer.

20 Febrero 2020 04:03:00
Cerveza en Mexicali
Es una de esas frases que al Presidente le gusta repetir: “Al margen de la ley, nada; por encima de la ley, nadie”. Se le atribuye a Benito Juárez, pero López Obrador la ha hecho suya. ¡Y qué bueno! El respeto a la ley es uno de los principios fundamentales del estado de derecho.

Pero una cosa es expresar un principio y otra muy distinta acatarlo. Esto lo vemos hoy en el debate sobre la planta cervecera que Constellation Brands está construyendo en Mexicali, Baja California. Para el proyecto ya se han erogado 900 millones de dólares de un total de mil 500 millones; será la inversión productiva más importante de la historia de Baja California. La obra cuenta con todas las autorizaciones necesarias, incluso esa manifestación de impacto ambiental que no tienen los proyectos del Presidente, pero en este momento está parcialmente detenida.

Los grupos de activistas que se oponen a todas las inversiones productivas han buscado que se cancele el proyecto. Argumentan que la cervecería acabaría con el agua de Mexicali, pero la información técnica señala otra cosa. La planta tiene autorización para utilizar 5.8 millones de metros cúbicos de agua al año, solo 0.2% de la que está disponible en el valle de Mexicali. Pero, además, la empresa se ha comprometido a tener una “huella hídrica operativa neutra”. En otras palabras, está realizando inversiones que permitirán la construcción de nueva infraestructura para la recuperación y reciclaje de agua y para compensar el 100% de la que utilice.

El proyecto debería haber estado listo a principios de este 2020, pero ha sido frenado por el Gobierno federal. Esto manda un mensaje inquietante a los inversionistas: no importa si una empresa tiene todos los permisos de ley, en México el Gobierno puede frenar un proyecto si quiere. Todo se hace al margen de la ley y el Gobierno se encuentra siempre por encima de la ley.

Del lado positivo, el Presidente no ha ordenado la cancelación del proyecto, sino que ha convocado a un grupo de especialistas a estudiar todos los argumentos técnicos. En realidad, es una repetición de los estudios que ya se hicieron para la manifestación de impacto ambiental. Si no hay una determinación ideológica o política, este grupo debería ratificar las conclusiones originales.

Constellation Brands es una empresa pública, es decir, cotiza en bolsa, por lo que está sometida a un intenso escrutinio. Ha mantenido siempre, por otra parte, un compromiso con la sustentabilidad. Tiene actualmente dos plantas de cerveza, una en Nava, Coahuila, y la otra en Ciudad Obregón, Sonora. Genera 4 mil 500 empleos directos, que se elevan a 77 mil cuando se suman los indirectos. Un estudio del Colegio de la Frontera Norte señala que la nueva planta de Mexicali generará 32 mil 276 empleos directos e indirectos. Sería una aportación muy importante a la economía de la región.

Aunque hay suficiente información para ratificar que esta inversión es positiva, la decisión no debe ser simplemente pragmática. El tema de fondo es el estado de derecho. Constellation Brands tuvo confianza en la legislación mexicana y ha invertido ya 900 millones de dólares en este proyecto. Si la autoridad decide cancelarlo, estará mandando el mensaje de que es falso que en México no haya nada al margen de la ley y nadie esté por encima de la ley.


El gasoducto

TC Energy, antes Transcanada, ha sufrido también las consecuencias de la incertidumbre legal. El presidente López Obrador prometió a unas comunidades indígenas mover la ruta del gasoducto Tuxpan-Tula, que ya está casi terminado. Esto vuelve inviable el proyecto. Parece que en México la ley no sirve para nada.


19 Febrero 2020 04:02:00
¿Quién es culpable?
El presidente López Obrador no es culpable de la violación, tortura y muerte de Fátima. Si acaso, se le puede cuestionar por la falta de sensibilidad con la que ha reaccionado a los feminicidios. Sí es responsable, en cambio, de politizar el tema.

Su afirmación de que los gobiernos neoliberales son culpables de la actual violencia busca echar la culpa a sus predecesores. No hay, sin embargo, una correlación entre las políticas liberales y la violencia de un país.

Estados Unidos, Canadá, Alemania, Singapur o Suiza aplican políticas liberales, pero sus índices de violencia son mucho menores al de México. Venezuela, en cambio, ha descartado el liberalismo, pero sufre de una violencia muy superior.

Las causas de la violencia son diversas y complejas. Suponemos que el recrudecimiento de la guerra contra el narcotráfico en el sexenio de Felipe Calderón provocó el aumento de homicidios que comenzó en 2008, pero nadie ha podido explicar la baja en el sexenio de Vicente Fox y el primer año de Calderón, que llevó a que 2007 fuera el año menos violento registrado. Tampoco conocemos la razón del descenso de 2012 a 2014, que precedió al repunte que hoy seguimos sufriendo.

Si bien 2019 fue el año más violento desde 1990, la información disponible sugiere, aunque con datos menos precisos, que los índices de homicidios eran mayores en décadas anteriores. De 1936 a 1940 se registraban cifras de 60 homicidios dolosos o más por cada 100 mil habitantes y en 1940 se alcanzó un máximo de 67 (mexicomagico.org). Eran los tiempos de Lázaro Cárdenas, a quien difícilmente podríamos descalificar como neoliberal. En 2018, en contraste, tuvimos una cifra bastante menor, de 29.

Los homicidios de los años 30, sin embargo, eran distintos a los actuales. No había una guerra contra el narco. Cárdenas, de hecho, legalizó las drogas durante un breve período, hasta que las presiones de Estados Unidos lo obligaron a revertir la medida. Los homicidios eran producto de enfrentamientos cotidianos y al parecer de violencia contra las mujeres, aunque no tenemos cifras que distingan el género de las víctimas.

Alrededor de dos terceras partes de los homicidios actuales tienen que ver con el narco, pero los feminicidios son distintos. Estos proceden de una cultura de violencia contra la mujer, de la idea que el hombre tiene derecho a hacer lo que quiera con el cuerpo y la vida de una mujer.

El Presidente no es culpable de los feminicidios, pero su politizado diagnóstico no ayuda. Las libertades personales o económicas no tienen nada que ver con el problema. Los conservadores de los años 80 y 90 explicaban los feminicidios de Ciudad Juárez con el argumento de que el problema era que las mujeres trabajaban.

Hoy el senador morenista Martí Batres impulsa nuevamente este retrógrado razonamiento: “El feminicidio –escribe– es producto del neoliberalismo. Ciudad Juárez lo demuestra. Trabajadoras de las maquilas fronterizas, lejos de sus ciudades de origen y sus familias, sin red de protección social, fueron las primeras víctimas”. Todo se resolvería si las mujeres se quedan encerradas en sus casas, en sus ciudades de origen.

El feminicidio no es fácil de erradicar. Surge en parte de una cultura machista que enseña a los niños que tienen más derechos que las mujeres. Pero lo más importante es acabar con la impunidad. Si más del 90% de los homicidios quedan impunes, nunca podremos frenar la violencia.


Imágenes

El asesinato de una mujer más a manos de su pareja no generó gran atención en un principio. Solo las fotos del cuerpo descuartizado de Ingrid provocaron la ira. Hoy el Gobierno se lanza no contra los feminicidas sino contra la divulgación de las imágenes. Quiere proteger a los feminicidas.



18 Febrero 2020 04:07:00
Abril, Ingrid, Fátima
La Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, ya no puede decir “Ahorita no”, ni el Presidente argumentar que es más importante la rifa del avión presidencial. La presumible violación, tortura y muerte de una niña de apenas 7 años no lo permite.

México vive una cruel oleada de violencia. En 2019 se registraron 34 mil 582 homicidios en el país, el nivel más alto desde que tenemos el actual sistema de estadísticas. España tuvo solo 249 en los nueve primeros meses de 2019. El 90% de las víctimas en México son hombres, pero los homicidios de mujeres y niñas están lastimando de forma muy particular a la sociedad.

Varios casos han horrorizado a los mexicanos en los últimos tiempos. Uno fue el de Abril Pérez Sagaón, asesinada a balazos en noviembre de 2019 camino al aeropuerto de la Ciudad de México y previamente víctima de violencia extrema por su exmarido, Juan Carlos García. Ingrid Escamilla fue asesinada y descuartizada por su pareja, Éric Francisco Robledo Rosas. Este 15 de febrero se encontró el cuerpo desnudo, torturado y sin vida de Fátima, la niña de 7 años que desapareció días antes al salir de una escuela en Xochimilco en la Ciudad de México.

La sociedad está furiosa. No es el enojo de las manifestaciones de feministas, las que realizan actos vandálicos y promueven causas políticas o personales. Es el que surge de la impotencia y de los temores que afectan la vida y limitan las libertades de millones de mujeres y niñas.

Abril, Ingrid y Fátima se han convertido en símbolos de la violencia contra las mujeres y niñas porque han escapado del anonimato de las estadísticas. Entre las decenas de víctimas de cada día, estas tres han dejado de ser simples cifras y se han convertido en rostros reconocibles con nombre e historia.

La heroína que difundió las fotografías y la información de las golpizas que sufría Abril fue su hija, Ana Cecy, quien habló de la tragedia de “levantarse a ver la hermosa cara de tu madre ensangrentada gracias al criminal que una vez llamaste ‘papá’”. En el caso de Ingrid, las grotescas fotografías del cuerpo descuartizado, cuya difusión busca hoy castigar la Fiscalía de la Ciudad de México, fueron las que permitieron visualizar la extrema crueldad del asesino. En el de Fátima, la clave fue la fotografía con la que se le buscó cuando desapareció.

La principal responsabilidad del Estado es proteger a los ciudadanos de agresiones y robos. Las elevadas cifras de homicidios en nuestro país son expresión de un fracaso en esta tarea en todos los niveles de Gobierno. Los seres más desprotegidos, como las mujeres y los niños, son los que el Estado tiene mayor obligación de proteger; por eso irritan tanto los feminicidios y los ataques a niñas.

Un grupo plural de diputadas está considerando 23 iniciativas en materia de feminicidios, entre las que se incluye la del fiscal Alejandro Gertz Manero, que eliminaría la figura del feminicidio y utilizaría la de homicidio con agravantes en un intento por mejorar la eficacia de las acusaciones. Algunas propuestas proponen penas más altas o eliminan la prescripción de los delitos, pero no hay que perder de vista lo importante.

Los delitos se cometen porque los criminales sienten la confianza de que no recibirán castigo. Por eso debe acabarse con la impunidad en todo tipo de violencia, pero especialmente en la que afecta a mujeres y niños.


Modelo neoliberal

Los feminicidios son producto “de un proceso de degradación positivo que tuvo que ver con el modelo neoliberal”. Este es el diagnóstico del presidente López Obrador, pero es falso. Muchos países mantienen políticas liberales y no sufren las cifras de violencia que agobian a nuestro México.

17 Febrero 2020 04:05:00
Es la narrativa
¿Por qué el país más exitoso de América Latina ha sufrido violentas y destructivas manifestaciones? “El problema no es la desigualdad”, dice Axel Kaiser en la reunión anual de la Álamos Alliance del 14-15 de febrero. “El problema es la narrativa”.

Después del colapso económico del gobierno de Salvador Allende de 1970 a 1973, y de una crisis financiera en 1982, la economía de Chile se convirtió en el gran ejemplo para Latinoamérica. Registró altas tasas de crecimiento con baja inflación durante decenios, sin importar los precios de las materias primas. La pobreza cayó de 68% en 1990 a 8.6% en 2017, y la pobreza extrema a 2.3% de la población. Según el PNUD de las Naciones Unidas, “Chile es un país que exhibe un desarrollo humano calificado como ‘muy alto’, el mayor de Latinoamérica”.

A muchos sorprendieron, por eso, las violentas manifestaciones que empezaron el año pasado después de un fallido intento por subir la tarifa del metro de Santiaqo en 3 por ciento. La orgía de violencia dejó 22 muertos, 2 mil 200 heridos, estaciones del Metro destruidas, supermercados saqueados e innumerables actos de vandalismo.

La razón es la desigualdad, dijeron automáticamente políticos e intelectuales, argumentando que esta ha aumentado pese al crecimiento económico y la disminución de la pobreza. Pero es falso. La desigualdad ha disminuido. El índice de Gini bajó de 0.572 en 1990, a 0.466 en 2015. Chile es hoy el país con mayor movilidad social de la OCDE. Para un chileno de una familia del 25% más pobre de la población es más fácil llegar al 25% más rico que para un estadunidense, un alemán, un sueco o un danés.

Según Kaiser, sin embargo, “la narrativa” de políticos, académicos e intelectuales se ha empeñado en sostener que “el gran problema nacional es la desigualdad”. Quizá esta posición sea entendible en políticos de izquierda, como la expresidenta Michelle Bachelet, pero la han asumido también el presidente derechista Sebastián Piñera y muchos más. Joaquín Lavín, populista de derecha que aspira a la Presidencia, ha declarado que Chile sufre un muro de Berlín de desigualdad.

Curiosamente, Bachelet introdujo medidas en su segundo mandato (2014-2018), como aumentos de impuestos y de programas sociales, que han desacelerado el crecimiento y han hecho más difícil combatir la pobreza y la desigualdad. Pero los líderes de la rebelión, lejos de entender las consecuencias negativas de esta desaceleración, han promovido el rechazo a las políticas que crearon el milagro chileno.

Las protestas han tenido un fuerte respaldo popular en una población que ya no recuerda las privaciones del gobierno de Allende. Los manifestantes han exigido un cambio en la “constitución de Pinochet”, quizá porque no recuerdan que en 2005 la enmendó y ratificó el socialista Ricardo Lagos. Las encuestas, sin embargo, señalan que la gente no sabe en realidad qué contiene la Constitución. Piensan que una nueva Carta Magna resolverá los problemas sin saber lo que quieren introducirle.

Lo sucedido en Chile demuestra la importancia no solo de aplicar políticas exitosas sino de compartirlas convincentemente. La generación de políticos que construyó el modelo chileno no supo explicar sus virtudes. En consecuencia, Chile corre el riesgo de seguir el camino de Argentina, que tras haber sido uno de los países más ricos del mundo se ha convertido en uno más entre los latinoamericanos, o el de Venezuela, que fue el país más rico de la región para ser hoy uno de los más pobres.

Jueces o leyes

AMLO dice que combatirá la “corrupción” de los jueces que liberan a acusados que él piensa deben ser condenados. Quizá sea mejor estudiar por qué las leyes obligan a los jueces a liberar a acusados que aparentemente son culpables.






14 Febrero 2020 04:07:00
Cachitos de rifa
El cuestionamiento en campaña del avión presidencial “que no tiene ni Obama” fue eficaz: subrayaba el dispendio del Gobierno y proyectaba la imagen de un candidato que quería aplicar una nueva política de austeridad. Como Presidente, sin embargo, el tema del avión ha pasado de errores de decisión, con costos importantes para el país, a una farsa que ha desembocado en un cuestionable pase de charola entre empresarios.

Hay buenas razones para tener un avión presidencial. Es un útil instrumento de trabajo, como lo señaló en su momento el expresidente de Bolivia Evo Morales. Considero también que el Boeing 787 era excelente para ese propósito. Por supuesto que es un avión más modesto que los dos 747 de Obama, pero entiendo que en política los símbolos son más importantes que los hechos.

El problema es que el Presidente se fue metiendo cada vez más en un lío del que no podía salir. Arrumbó primero el avión en un hangar en California, solo para darse cuenta de que costaba casi tanto tenerlo estacionado que volarlo. Prometió venderlo entre jefes de gobierno, pero ni Obama ni Trump ni Trudeau se interesaron. Buscó apoyo de las Naciones Unidas, pero no es una organización que se dedique a la compra-venta de aeronaves y tampoco dio resultados. Algunos empresarios dijeron estar interesados, pero ninguno estuvo dispuesto a adquirirlo, ni siquiera a precio de ganga. No sorprende, porque el avión no es propiedad del Gobierno, está arrendado.

Poco a poco, el muy fructífero cuestionamiento político al avión que simbolizaba boato y dispendio se fue convirtiendo en un chiste. Un buen día el Presidente se despertó con la idea de que lo rifaría a través de la Lotería Nacional. Parecía un desplante de humor. Hasta el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, se rió cuando se lo dijeron por primera vez, pero el Presidente no estaba bromeando. Tenía el esquema muy armado en la cabeza. Ofrecería 6 millones de cachitos a 500 pesos cada uno para obtener 3 mil millones de pesos.

La realidad, sin embargo, ha sido testaruda. Para empezar, es tan ilegal rifar un bien que no es propiedad de uno que venderlo. Además, la Lotería Nacional no tiene permitido rifar productos sino solo dinero. El Gobierno tampoco puede rifar bienes públicos. Luego había los inconvenientes que hacían de la posibilidad de ganar el avión una pesadilla. Los memes se burlaron de las dificultades que el ganador tendría para estacionarlo. La ley dispone, por otra parte, un impuesto sobre la renta de 35% al premio y un 10% adicional en la Ciudad de México. Pronto el Presidente que impulsó una ley que prohíbe las condonaciones fiscales, estaba prometiendo perdonar los impuestos al ganador de esta rifa.

La broma que no es broma se ha convertido en una farsa. El Presidente afirma ahora que se hará una rifa, pero sin entregar el avión físicamente, sino el equivalente en dinero. Mientras tanto busca conseguir recursos de otros lados. El fiscal general Alejandro Gertz Manero le dio un cheque por 2 mil millones de pesos, que al parecer no son suyos para entregar. Un grupo de empresarios, por otra parte, fueron invitados a Palacio Nacional a una cena en la que se les presionó para comprar “cachitos” de la rifa. El monto mínimo era de 20 millones de pesos; el Presidente dice que los convenció de entregar mil 500 millones.

Hemos pasado de una crítica válida al dispendio gubernamental a una farsa. Quizá a esto se debe el nombre de Cuarta Transformación.


Subejercicio

El Presidente les sacó a los empresarios mil 500 millones de pesos en cachitos que dice usará para servicios médicos. Pero el año pasado hubo un subejercicio de mil 600 millones de pesos en materia de salud. ¿Quién los entiende?



13 Febrero 2020 04:07:00
Lozoya y Peña
Emilio Lozoya, el exdirector general de Pemex, fue detenido ayer en “las inmediaciones de una urbanización de Málaga”. Esta acción se logró “gracias a la excelente relación entre la Fiscalía Mexicana y la Policía Nacional” española. El detenido, explicó esta Policía Nacional, “había urdido junto a algunos familiares un sistema para defraudar dinero público”.

La detención es producto de la investigación de la Fiscalía General de la República sobre la compra de una planta de productos químicos, Agronitrogenados, por Pemex a Altos Hornos de México. Por este mismo delito fue detenido en 2019 en Palma de Mallorca, también en España, Alonso Ancira, director general de Altos Hornos. Ancira está sometido en España a un proceso de extradición. La madre de Lozoya, Gilda Austin Solís, fue detenida en Alemania y se allanó a la extradición, por lo que ya está en México bajo proceso. No sabemos aún si Lozoya aceptará ser extraditado a México o si peleará contra la extradición.

La FGR tiene aún que comprobar en un juicio las acusaciones contra Lozoya. Si lo hace, será muy importante saber si el exfuncionario actuó solo, con la colaboración de Ancira, o si recibió instrucciones superiores. El abogado Javier Coello, que lleva su caso en México, ha declarado por lo pronto: “Emilio no se mandaba solo”.

El director general de Pemex le reporta formalmente al presidente del consejo de administración, que es el secretario de Hacienda del Gobierno en turno. En términos prácticos, sin embargo, la línea de mando asciende directamente a la Presidencia de la República. Y no sorprende. Petróleos Mexicanos es una de las mayores fuentes de ingresos del Estado.

La compra de Agronitrogenados se llevó a cabo en diciembre de 2013, cuando la reforma energética se estaba gestando. Se realizó a través de una empresa llamada Pro-Agroindustria, propiedad de Pemex a través de las filiales P.M.I Norteamérica y P.M.I. Infraestructura de Desarrollo. Se dijo que esta adquisición, junto con la de Fertinal, pretendía formar una cadena integrada para la producción de fertilizantes.

Lo curioso es que Pemex quisiera comprar activos productivos en fertilizantes cuando la reforma energética tenía un rumbo radicalmente distinto. La reforma pretendía permitir la inversión privada en distintas actividades en que Pemex había participado o tenido monopolios y concentrar los recursos de la empresa en petróleo crudo.

La compra de Agronitrogenados no solo no coincidía con la estrategia de Pemex o del Estado en ese momento, sino que tampoco tenía sentido práctico. Cuando fue adquirida, en 2013, la planta tenía 30 años de antigüedad y 14 sin operar. Requería de un costoso proceso de rehabilitación que no se concluyó, por lo que hasta ahora permanece como chatarra.

Las irregularidades en la adquisición de la planta, entre ellas el pago de un sobreprecio de cuando menos 93 millones de dólares, fueron reveladas por la Auditoría Superior de la Federación, que después de varios años, en 2019, presentó una denuncia formal en el campo penal. Esta es la que llevó a las órdenes de aprehensión en contra de Lozoya y de Ancira que han llevado a la detención de ambos.

Es poco probable, como ha señalado el abogado Coello, que el director de Pemex haya actuado por cuenta propia para una adquisición tan anómala como esta. Por lo menos debieron haberse enterado los miembros del consejo de administración. Lo más probable, sin embargo, es que la operación haya sido aprobada o por lo menos tolerada por el presidente Peña Nieto, quien algo tendrá que explicar.


Ingrid e imágenes

Es moralmente correcta la indignación por el vil asesinato de Ingrid, pero cuidado con poner en el mismo nivel la divulgación de las imágenes. Si estas no se hubieran dado a conocer, la muerte de esta joven sería una más entre tantas.




12 Febrero 2020 04:07:00
4T vs INE
El presidente López Obrador, no oculta su animadversión hacia el Instituto Nacional Electoral. Considera a los consejeros miembros de una “burocracia dorada”, pero que ahora van “para fuera” (23.11.19). Cuando se presentó una denuncia contra su Gobierno por un presunto uso electoral de programas sociales, respondió: “Vámonos respetando, no somos iguales, que no me confundan, eso sí calienta. Nosotros venimos de una lucha donde padecimos de los fraudes de Estado” (28.9.19).

La animadversión del Presidente la buscan multiplicar los portavoces del régimen. La secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, lanzó un tuit contra Lorenzo Córdova en que pidió al consejero presidente sea “valiente” y escuche al único consejero del INE que “hoy nos representa a todos los mexicanos”, José Roberto Ruiz Saldaña, por su “valor y dignidad” al votar contra la ratificación del secretario ejecutivo del INE, Edmundo Jacobo Molina. Es paradójicamente el mismo consejero que descalificó en 2015, cuando fue acusado de hostigamiento sexual con el comentario: “Finísimas personas las del INE: racistas, clasistas, defraudadores, acosadores”.

Enrique Galván Ochoa, quien escribió el prólogo del nuevo libro del presidente López Obrador y es miembro de la comisión de la Constitución Moral, lanzó una amenaza en Twitter contra Córdova: “Van por ti @lorenzocordovav No vas a escapar.. [puntuación original]”.

Hay razones para cuestionar la ratificación de Jacobo como secretario ejecutivo del INE. Tendrá un ejercicio de 18 años cuando concluya el nuevo período, lo cual no es ilegal por un tecnicismo: el INE es una institución distinta al IFE, donde Jacobo ocupó el mismo puesto. La ratificación, sin embargo, sí se adelantó, ya que el mandato no concluía hasta el 10 de abril. Al hacerla en febrero, Córdova evitó que los cuatro nuevos consejeros que deben entrar en funciones el 4 de abril participaran en el proceso.

Los nuevos consejeros serán seleccionados por una mayoría de dos terceras partes de los diputados. En el pasado, la falta de mayorías obligaba a hacer acuerdos entre los partidos, lo que generó un Consejo General saludablemente diverso. Hoy Morena y sus aliados tienen casi la mayoría calificada, por lo que es muy probable que veamos designaciones, como en otros organismos autónomos, definidas 90% por lealtad al Gobierno y 10% por capacidad.

El consejero presidente del INE ha advertido de los riesgos: “Ojalá no se asuman como correas de transmisión –le dijo a Salvador García Soto–. Eso ya ha pasado. Vemos casos en los que, casi sin empacho, alguien se asume como si estuviera representando intereses de parte y yo creo que eso va en contra de lo que son los principios constitucionales de independencia, autonomía, de objetividad”.

La designación de Jacobo fue aprobada en el Consejo General por ocho votos contra tres y con el respaldo de cinco de siete partidos políticos. Es claro que busca evitar que los cuatro nuevos consejeros impongan a alguien sin el conocimiento técnico ni la imparcialidad que el INE requiere. Quienes cuestionan a Jacobo, sin embargo, olvidan que fue el secretario ejecutivo de la elección que le dio el triunfo a AMLO en 2018.

La mayoría gobiernista en la Cámara de Diputados, tiene el poder para nombrar a consejeros que respalden ciegamente al régimen. Pero sería un error ético y político. Rompería el principio de imparcialidad del árbitro electoral. Restaría credibilidad a las elecciones.


Cachitos obligatorios

El Presidente cenará con empresarios importantes para pedirles que lo ayuden a distribuir 4 millones de boletos de la rifa del avión en que no se entregará avión. Los empresarios seguramente obligarán a sus empleados a comprar cachitos.
11 Febrero 2020 04:07:00
Gertz y feminicidio
Un día antes las redes sociales lo daban por renunciado, pero el fiscal Alejandro Gertz Manero, no solo sigue en su cargo, sino que se presentó ayer en la mañanera con un cheque por 2 mil millones de pesos a nombre del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado.

Los reporteros, sin embargo, no preguntaron sobre este dinero sino sobre la propuesta de eliminar el feminicidio de los códigos penales. Esto molestó al Presidente, que considera que los periodistas deben centrar su atención en los asuntos que él considera relevantes, pero el feminicidio es un tema fundamental en este momento.

La figura de feminicidio, según el fiscal, ha resultado contraproducente. Se ha registrado un aumento de 137% en este delito desde 2012 que contrasta con un incremento de 35% en homicidios. Parte del problema es la tipificación. Actualmente, señala la Fiscalía, se imponen “siete condiciones, requisitos y circunstancias que complican inútilmente su judicialización”.

Gertz Manero, ha propuesto modificar la legislación para perseguir los feminicidios como homicidios con agravantes, lo cual llevaría a una penalidad de entre 40 y 70 años, “superior a la que actualmente se aplica en cualquier delito de homicidio calificado o agravado”. Si los datos son correctos, y nadie los ha cuestionado hasta ahora, la solución es sensata. La resistencia es ideológica. La figura de feminicidio debe preservarse, nos dicen, porque “visibiliza” la violencia contra la mujer.

La diputada Martha Tagle de Movimiento Ciudadano, optó ayer por descalificar en Twitter al fiscal, quien “sigue sin querer reconocer que el principal obstáculo para judicializar feminicidios, son mentes estrechas, obtusas y machistas al frente de instancias de la procuración de justicia”. Denostar a quien propone una solución distinta es una estrategia que busca evitar la discusión racional. No hay ningún indicio de que Gertz Manero tenga una mente estrecha, obtusa o machista. Por el contrario, es el único que está proponiendo una solución práctica al aumento de los feminicidios.

La Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra la Mujeres de la Secretaría de Gobernación, emitió un comunicado el 5 de febrero en el que se pronunció “porque el feminicidio continúe como delito contemplado en la legislación mexicana” porque “así lo ha manifestado el Presidente de México” y porque “los feminicidios no son casos aislados, esporádicos o episódicos de violencia, sino que responden a una realidad estructural y a fenómenos sociales arraigados en las prácticas y mentalidades de la sociedad”. Detrás de la palabrería no hay ningún argumento.

Habría que definir cuál es la estrategia para disminuir con mayor eficacia las agresiones contra las mujeres. Aferrarse a una figura que las aumenta no tiene ningún sentido, a menos de que el propósito real no sea disminuir la violencia.

Los actos de agresión suelen ser producto de la impunidad. Un esquema judicial que facilite las acusaciones y el castigo de los responsables será siempre la mejor solución. Quienes defienden el actual sistema, sin embargo, se basan en razones políticas, cuando llegan a esgrimir razones.

Necesitamos buenas estrategias públicas para combatir la violencia contra las mujeres. Las que hoy se aplican parecen más un obstáculo que una ayuda. Parecería que quienes las defienden están más interesados en visibilizarse ellos mismos que en disminuir las agresiones.


Inversión

La buena es que la inversión fija bruta por fin subió: 1.1% en noviembre frente a octubre. La mala es que sigue estando 2.8% abajo que hace un año. La tendencia ciclo muestra una caída prolongada cuyo inicio coincide con la cancelación del aeropuerto de Texcoco.

10 Febrero 2020 04:07:00
Junta de desabasto
El viernes 7 de octubre se llevó a cabo en la Secretaría de Gobernación la Primera Reunión Intersecretarial para Garantizar el Abasto de Medicamentos para el Sector Salud. Lo curioso es que buscaba resolver un problema que supuestamente no existe: el desabasto de medicamentos.

Presidió la junta la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, pero no asistió el titular de Salud, Jorge Alcocer. Dijeron que estaba enfermo, aunque ese mismo día se dio a conocer una foto en la que firmaba un convenio de colaboración con el embajador de Ecuador. El subsecretario Hugo López-Gatell representó a Salud. Participaron también los directores del IMSS y del ISSSTE, la nueva oficial mayor de Hacienda, el titular de la Cofepris y representantes de Economía y el Insabi, así como ejecutivos de la industria farmacéutica.

Hubo “una nueva actitud, positiva, de los representantes del Gobierno”, me dice un asistente. Según un comunicado, se crearon cuatro mesas de trabajo para establecer “una política nacional que contemple la participación del Gobierno y la industria farmacéutica para prevenir problemas de abasto de medicamentos”.

La reunión es un reconocimiento del desabasto. El presidente López Obrador ha declarado que “ha habido campañas para hablar de desabasto, de falta de medicamentos”, pero el problema es “un boicot por parte de los que manejaban este gran negocio”. Su solución ha sido ordenar la importación de medicamentos sin cumplir los requisitos legales o sanitarios.

La crisis no solo existe, sino que es autoinducida. Los procedimientos de adquisición revelan ineptitud o incluso mala fe. El modelo anterior de compras consolidadas se aplicó con éxito en siete ocasiones bajo la coordinación del IMSS. Hoy es responsabilidad de la Oficialía Mayor de Hacienda, que hizo una compra extraordinaria en junio de 2019 y una compra consolidada en diciembre de 2019.

Las licitaciones se han realizado con retrasos y problemas. La junta de aclaraciones de la compra extraordinaria se aplazó tres veces y cuando finalmente se llevó a cabo, el 14 de junio, se dio a los licitantes solo de las 10 de la noche a las 8 de la mañana para formular repreguntas. La compra consolidada se convocó el 3 de diciembre de 2019, demasiado tarde para 2020, y los resultados apenas se dieron a conocer el 24 de diciembre.

La Oficialía Mayor de Hacienda aplicó criterios muy distintos a los del IMSS y generó confusión. No hubo un procedimiento estandarizado de solicitudes de cotizaciones, lo que generó miles de preguntas sobre las bases. No se consideraron los costos de distribución. Se introdujeron mecanismos no contemplados en la ley, como los llamados “procesos competitivos”, peticiones de cotizaciones directas a algunos proveedores a los que se mostraban las propuestas de sus rivales (una falta de ética) y se les pedía que las mejoraran. Se modificó el catálogo de insumos sin publicar la versión final.

El Gobierno dice que hay ahorros, pero no hay forma de verificarlo. Lo que sí sabemos es que el presupuesto es menor y que se están comprando menos medicamentos. Eliminar de la licitación el costo de distribución no es un ahorro, porque al final se tendrá que pagar.

Si había que cambiar el sistema, se debió haber hecho gradualmente y con especialistas que conocieran el funcionamiento de la industria. Hoy por lo menos ya hay diálogo. La Reunión Intersecretarial tratará de resolver el problema de desabasto que no existe. Para muchos pacientes, sin embargo, puede ser demasiado tarde.


Privatización

Ante la inepta administración de PDVSA y las sanciones internacionales, Venezuela está delegando en socios extranjeros una creciente parte del negocio petrolero. Es una “privatización disfrazada”, señala el New York Times.

07 Febrero 2020 04:04:00
Primero los ricos
Los ricos que tienen mansiones junto al mar no deberían recibir subsidios gubernamentales

En este Gobierno ser políticamente correcto es más importante que apoyar a los pobres. Lo hemos visto en el caso de las pensiones. La decisión del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador de seguir pagando hasta 25 salarios mínimos a los pensionados por la Ley de 1973 del IMSS, aunque la legislación fija un tope de 10, es extraordinariamente regresiva.

El Presidente reaccionó con furia ante la sugerencia de que su Gobierno reduciría las pensiones de quienes se están retirando por la Ley de 1973 con más de 10 salarios mínimos. “Nada más que no nos confundan –afirmó–, no somos iguales. ¡Cómo vamos a bajar nosotros las pensiones de los trabajadores! Eso sí calienta. Pero bueno, ya se aclaró”.

Bajo la presión del Mandatario, este 5 de febrero, en una sesión extraordinaria, “el H. Consejo Técnico del IMSS, encabezado por el director general, Zoé Robledo, ratificó por unanimidad el criterio que aplica el Instituto para determinar como límite superior de cotización 25 salarios mínimos para el pago de las pensiones al amparo de la Ley del Seguro Social vigente al 30 de junio de 1997”.

El Presidente piensa que está aplicando una política progresista, pero la medida es muy regresiva: quita dinero a los pobres para entregarlo a los ricos. Es Robin Hood al revés.

Los trabajadores formales inscritos en el Seguro Social tenían en diciembre de 2019 un salario promedio de 378 pesos diarios (alrededor de 11 mil 340 mensuales), pero deben pagar impuestos para subsidiar pensiones que van desde $37 mil 460 hasta 93 mil 650 pesos mensuales, que, además, no pagan completo el Impuesto Sobre la Renta (ISR). Si la propuesta viniera de un Gobierno de derecha, quizá lo entenderíamos, pero procede de un régimen que dice que su lema es “primero los pobres”.

Había razones de equidad para fijar un tope de 10 salarios mínimos en la Ley de 1973. Esta otorga una pensión ilimitada en el tiempo que requiere de un subsidio gubernamental. En cambio, las pensiones de la Ley de 1997 se financian en buena medida de las cuentas individualizadas, las Afores, que los trabajadores van acumulando a lo largo de su vida. Por eso las pensiones de la Ley de 1997 tienen un tope más alto, 25 salarios mínimos. Una vez que el dinero de la cuenta se acaba, sin embargo, el pensionado se queda sin ingresos o empieza a recibir la pensión mínima, de solo un salario.

En gobiernos anteriores, y por razones políticas, el IMSS empezó a pagar las pensiones de la llamada “generación de transición”, que se jubilaba bajo la Ley de 1973, con un tope de 25 salarios mínimos a pesar de que la legislación establecía el tope de 10. La Suprema Corte ha ratificado en tres ocasiones este límite. Hoy el IMSS señala que seguirá pagando hasta 25 mínimos. Esto costará más a los contribuyentes, ya que las pensiones de la Ley de 1973 no tienen el respaldo de cuentas individuales. El resultado es un subsidio de los contribuyentes, no para los pobres, sino para quienes reciben pensiones de 37 mil 460 a 93 mil 650 pesos al mes.

Garantizar a los jubilados más ricos pensiones indefinidas, pagadas por trabajadores que ganan mucho menos, no es un acto de justicia sino un robo en despoblado. Lo peor es que ni el Presidente ni sus funcionarios parecen haberse dado cuenta de lo regresiva que es su política. Escoger a funcionarios con 90% de lealtad y solo 10% de capacidad tiene un costo.

Contra la UNAM

Grupos de encapuchados han cerrado una escuela tras otra de la UNAM pese a la oposición de los estudiantes. El rector Enrique Graue ha aceptado todas las peticiones que tienen que ver con la seguridad de las mujeres, pero pide “desenmascarar a los provocadores” que quieren desestabilizar a la UNAM. Yo lo apoyo.








06 Febrero 2020 04:07:00
Puentes y festejos
Nunca he entendido por qué las fechas históricas deben conmemorarse con feriados laborales, pero es un recurso utilizado desde la antigüedad por la Iglesia Católica. Supongo que si lo que se busca es realmente recordar las lecciones de la historia es mejor hacerlo en un día con actividades normales, sobre todo en las escuelas. Los días de asueto se convierten al final en momentos de descanso y esparcimiento, alejados del aprendizaje y la reflexión. Esto lo sabe muy bien la Iglesia, que desde hace mucho ha luchado por evitar que la Semana Santa o la Navidad se conviertan en simples periodos vacacionales.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, sin embargo, se ha quejado en repetidas ocasiones de lo que considera una conspiración neoliberal para borrar el conocimiento de la historia nacional. Por eso, el pasado 20 de noviembre organizó un desfile conmemorativo de la Revolución Mexicana en las calles del Centro de la Ciudad de México a pesar de que era un día laboral, con lo que provocó un brutal caos vial, como si fuera una protesta personal porque el feriado se había movido al lunes 18 de febrero.

“Los niños hablan de los puentes, pero no del por qué no asisten a la escuela un viernes o un lunes, como acaba de suceder, y resulta que hoy nadie recuerda que se promulgó la Constitución -se quejó ayer el Presidente-. Para nosotros es un hecho histórico de gran relevancia. Por eso anuncio que terminando el ciclo escolar actual propondré reformas, cambios, para regresar a las fechas históricas, para que sea festivo el día en que se conmemore una fecha histórica”.

La medida será polémica, como lo previó el propio López Obrador, pero se aprobará sin duda en un Congreso dominado por partidos que aceptan sin chistar las instrucciones del señor Presidente. El sector turístico, que ha logrado convertir estos puentes en fuentes de ingresos previsibles, que permiten mantener su actividad en temporadas bajas, resentirá pérdidas que se reflejarán en caídas en el empleo y en las inversiones.

El que el feriado sea en una fecha distinta a la conmemorativa no condena la historia al olvido, ni la coincidencia en fechas ayuda necesariamente al conocimiento histórico. Durante mucho tiempo el viejo PRI mantuvo los feriados en las fechas históricas, cuando ya muchos países desarrollados habían movido los feriados al lunes o viernes inmediato anterior, pero promovió una visión tergiversada de la historia nacional.

Una radioescucha me escribe: “Soy maestra de preescolar. Comenté con mis pequeños alumnos acerca de la Constitución y de puente me fui a la bella ciudad de Puebla; visité el increíble Museo Barroco, la biblioteca Palafoxiana y consumí diversos servicios y productos como hotel, artesanías y ricos camotes, aportando en la medida de mis posibilidades al movimiento de la economía”. Al Presidente, sin embargo, esto le parece neoliberal.

Si lo que queremos es una mejor comprensión de la historia, mejoremos la calidad de la enseñanza e impulsemos, sobre todo, la discusión de la historia. Rechacemos la propuesta de regresar a la versión acartonada de héroes y villanos, con moralejas politizadas, que impulsaba el viejo PRI. Golpear a la industria turística, y a los maestros y a los trabajadores que quieren tener certeza sobre sus descansos, no es el mejor camino para entender la historia.


Butt. ¿quién?

El exalcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg (se pronuncia But-ech-ech), sorprendió al quedar en primer lugar en las asambleas de Iowa del Partido Demócrata de Estados Unidos. Tiene solo 38 años, es moderado, gay y está casado con un hombre. Sería un candidato contrastante con Donald Trump

05 Febrero 2020 04:07:00
Tope a pensiones
La Suprema Corte de Justicia no tiene obligación ni facultad de modificar o mejorar las leyes, solo de aplicarlas, resolver sus contradicciones y definir su constitucionalidad. Por eso no asombra la tesis de jurisprudencia 164/2019 de la Segunda Sala del 24 de enero, que determinó que el tope de pensiones del Seguro Social para quienes se retiren según la ley de 1973 es de 10 salarios mínimos como lo establece la propia ley.

La decisión ha generado cuestionamientos y angustias. Algunos han acusado al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, de haber pedido a la Corte que emitiera una tesis para reducir las pensiones. Falso. La contradicción de tesis de tribunales inferiores obligaba a la Corte a emitir jurisprudencia. No es la primera vez, por otra parte, que lo hace en este tema. También lo hizo en 2010 cuando afirmó lo obvio: que la ley de 1973 se aplica a quienes se retiran bajo la ley del 73. La Corte no modificó los topes del sistema de pensiones. No lo puede hacer. Solo ratificó la aplicación de la ley del 73 para quienes se pensionan al amparo de dicha ley.

Desde hace años hemos tenido dos sistemas de pensiones del IMSS que confluyen en un llamado régimen de transición. La ley de 1973 establecía el derecho a una pensión indefinida con un máximo de 10 salarios mínimos tras cotizar un mínimo de 500 semanas; la de 1997 exige mil 250 semanas de cotización con un tope de 25 salarios mínimos, mientras haya fondos en la cuenta individual.

La enorme mayoría de quienes se han pensionado desde 1997 lo han hecho bajo la ley de 1973. Conviene más. La de 1973 es una pensión ilimitada en el tiempo, no restringida por los ahorros en una cuenta individual. Sin embargo, ningún Gobierno se atrevió a topar las pensiones en 10 salarios mínimos, pese a que lo decía la ley.

No parece que esto vaya a cambiar. Zoé Robledo, director general del IMSS, señaló que “nosotros vamos a seguir calculando las pensiones que están en este modelo de transición, en 25 salarios mínimos”. El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que “son derechos adquiridos”. La SCJN apuntó que la jurisprudencia no modifica “las políticas públicas que decida tomar e implementar el IMSS en materia de pensiones por jubilación”.

Entiendo la razón política. Reducir los ingresos de los pensionados puede tener un costo político enorme. Solo hay que preguntarle al Presidente francés, Emmanuel Macron, quien ha enfrentado una costosa rebelión de los sindicatos por su intento de subir dos años la edad de jubilación. A nadie le importa si el sistema está quebrado.
Robledo afirma que la jurisprudencia solo es obligatoria para los tribunales, pero no para el IMSS o el Gobierno federal. No estoy tan seguro. Alguien podría demandar a los funcionarios por pagar más del tope legal. Por otra parte, quienes reciben pensiones de más de 10 veces el salario mínimo no son los más pobres. Los 10 mínimos representan hoy 37 mil 640 pesos mensuales, pocos pensionados los reciben. Los 25 mínimos alcanzarían 94 mil 100 pesos.

Supongo, además, que si se redujeran las pensiones, los afectados demandarían al Gobierno con el argumento de que se les estarían aplicando resoluciones en su perjuicio de manera retroactiva. El asunto llegaría a la Corte y lo más probable es que los ministros les dieran la razón.


Pensiones futuras

La discusión sobre las pensiones actuales y pasadas debería obligarnos a revisar las pensiones futuras. El sistema de cuentas individualizadas rescató al IMSS de una quiebra segura, pero con las aportaciones que se están haciendo los trabajadores actuales recibirán solo 28.5% de su sueldo final cuando se retiren.

04 Febrero 2020 04:05:00
Virus con corona
La designación oficial que le ha dado la Organización Mundial de la Salud es “nuevo coronavirus” o “2019-nCoV”. Los coronavirus son conocidos desde hace tiempo; están formados por un ARN principal y una envoltura viral con una corona externa de la que surge su nombre. Producen infecciones en animales y humanos; el pánico que estamos viviendo es producto de la novedad del coronavirus y de que no hay vacunas ni antivirales para su tratamiento.

El coronavirus se ha propagado con gran velocidad. Fue reportado por primera vez a la OMS apenas el 31 de diciembre de 2019, pero para el 2 de febrero de este 2020 ya se habían registrado 14 mil 557 casos. Tan solo en esa fecha se identificaron 2 mil 604 nuevos casos. Había entonces 304 defunciones atribuidas al nuevo coronavirus, 294 en la provincia china de Hubei, donde surgió la epidemia.

Después de una resistencia inicial, la OMS declaró el 30 de enero una “emergencia de salud pública de importancia internacional”. Las autoridades sanitarias están atentas a una posible pandemia, o sea, una epidemia que no se limita a una sola región.

“Todos los países deben estar preparados para la contención, incluida la vigilancia activa, la detección temprana, el aislamiento y el manejo de casos, el rastreo de contactos y la prevención de la propagación de la infección por 2019-nCoV, y compartir datos completos con la OMS”, señaló el director general, doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, al anunciar la emergencia.

El temor es lógico. Las pandemias han dejado millones de muertos en el pasado. La gripe española de 1918-1919 infectó a una tercera parte de la población del mundo y dejó un saldo de entre 20 y 50 millones de víctimas mortales. La peste bubónica mató a entre 75 y 200 millones en Asia, Europa y África en el siglo 14. Más recientemente, la pandemia de VIH-Sida ha causado 36 millones de fallecimientos desde 1981. Las pandemias han sido más mortíferas que las guerras.

Hasta ahora, sin embargo, el nuevo coronavirus ha sido mucho menos letal que otras enfermedades por las que no nos preocupamos. La influenza estacional genera entre 10 mil y 25 mil muertes al año solamente en Estados Unidos.

A nivel mundial, la OMS calcula 650 mil fallecimientos anuales por esta influenza. No se le presta mucha atención ni genera grandes temores porque el virus era conocido con anterioridad. Durante años hemos sabido que enero es “desviejadero”, en buena medida por gripes e influenzas.

El nuevo coronavirus tiene, al parecer, una mortalidad alta de 2% de las infecciones, pero todavía no hay certeza sobre el número de infecciones, mientras que la influenza estacional registra una letalidad de 0.1 por ciento. Como es mucho mayor el número de infecciones de esta última, empero, el número de muertos es también más alto.

Lo que parece ya inevitable es el impacto económico. China es la segunda economía y el centro principal de manufacturas del planeta. Muchos países han restringido el ingreso de personas que han estado en China. Tarde o temprano habrá un impacto en las cadenas de producción y distribución. Por eso han caído los mercados.

El temor al nuevo coronavirus surge de la novedad del microorganismo, pero hasta ahora el pánico parece injustificado. Hay mayor riesgo en la influenza estacional, pero el miedo suele ser irracional, y en este momento la corona del temor la lleva el 2019-nCoV.

Palacio volador

El presidente López Obrador no ha volado nunca en el TP-01, pero le ha sacado mayor tajada política que cualquier otro Mandatario. Una y otra vez saca el tema. Dice que ofreció el avión al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, quien ni siquiera respondió. “Imagínense si me iba yo a subir al avión, un palacio para los cielos, con restaurante, con alcoba”.

03 Febrero 2020 04:04:00
Maestro Limpio
Andrés Manuel López Obrador es un hombre de rencores que aprovecha el poder de la Presidencia para avasallar a sus críticos. “Siempre digo lo que pienso y mi pecho no es bodega”, afirmó el 30 de enero en referencia al consejero electoral Ciro Murayama. “Con todo respeto, él firmó un desplegado, porque yo no odio pero no olvido, firmó un desplegado y otros, estoy esperando que ofrezcan disculpas en un acto de honestidad, en donde la elección de 2006 había sido limpia. Ahí están todos firmando. Estábamos pidiendo que se contara voto por voto, casilla por casilla, y salen los intelectuales orgánicos del conservadurismo, ahí está, a decir que las elecciones habían sido limpias, rechinantes de limpias, como el Maestro Limpio”.

Aquel desplegado, publicado el 3 de agosto de 2006, lo firmaron casi 150 académicos e intelectuales, principalmente de izquierda y de centro. En ningún punto afirmaba que las elecciones habían sido “rechinantes de limpias”: “Quienes firmamos este documento hemos seguido los argumentos y pruebas presentadas en el litigio. No encontramos evidencias firmes que permitan sostener la existencia de un fraude maquinado en contra o favor de alguno de los candidatos. En una elección que cuentan los ciudadanos puede haber errores e irregularidades, pero no fraude. Los partidos y candidatos tienen el derecho de acudir al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación para hacer valer sus inconformidades. Esa es la ruta diseñada para atender dudas, quejas o conflictos electorales”.

Si no hubo fraude, ¿por qué no se concedió el voto por voto? Porque la ley lo prohibía. El sistema electoral mexicano se fundamenta en el principio de que los ciudadanos, y no los políticos, cuentan los votos. Es una filosofía correcta, sobre todo si consideramos los abusos del viejo PRI que el Presidente hoy ve con tanta nostalgia. El sistema electoral con una autoridad independiente surgió del presunto fraude de 1988 en que Manuel Bartlett, hoy colaborador de AMLO, era a un tiempo secretario de Gobernación y presidente del Consejo Federal Electoral.

Quizá López Obrador exigía el recuento precisamente porque lo prohibía la ley. Abrir todos los paquetes habría obligado a anular la elección. Por eso el Tribunal Electoral lo rechazó por unanimidad. “Los ciudadanos proporcionan la certeza del proceso de cómputo”, declaró Leonel Castillo, entonces presidente del Tribunal.

Los magistrados ordenaron que se abrieran los paquetes de 2 mil 873 casillas en que se registraban las causas que preveía la ley. En el recuento, Felipe Calderón perdió 12 mil 854 votos, pero López Obrador 14 mil 350. La pequeña ventaja del panista aumentó en lugar de disminuir.

López Obrador presentó dos videos en los que supuestamente exhibía a funcionarios de casilla mientras rellenaban urnas. La realidad, sin embargo, fue otra. Los videos mostraban el traslado de boletas depositadas equivocadamente a la urna correcta ante representantes de todos los partidos.

Hoy López Obrador revive las acusaciones de fraude para arremeter contra el INE. Es un peligro. Ni el INE ni el IFE han sido perfectos, pero han permitido la construcción de una democracia en un país que vivió muchas décadas bajo un régimen de partido hegemónico. El Presidente, sin embargo, quiere reconstruir ese viejo sistema. Buscará para ello controlar la elección de cuatro nuevos consejeros del INE en este 2020.


Favorito

Hoy tendrán lugar las reuniones políticas de Iowa y comenzará el proceso de selección de los candidatos presidenciales de Estados Unidos. Los apostadores, más acertados siempre que los analistas políticos, hacen favorito a Donald Trump para ganar en noviembre.

31 Enero 2020 04:07:00
Recesión
Es una contracción pequeña, pero contracción de todas formas. El Producto Interno Bruto tuvo un descenso de 0.1% en 2019 según el Inegi. La economía nacional ha registrado ya tres trimestres consecutivos con descensos en la comparación anual. En la definición popular, ya estamos en recesión.

Concluye así una década, iniciada en 2010, en la que México tuvo crecimiento económico todos los años. La última contracción anual tuvo lugar en 2009, como consecuencia de la crisis económica internacional de 2008-2009 y la epidemia de influenza A-H1N1. En esta ocasión la economía internacional está creciendo mientras que la de nuestro principal socio comercial, Estados Unidos, se expandió 2.3% en 2019, una cifra bastante sana para un país desarrollado.

El presidente López Obrador, sin embargo, ha vuelto a señalar que las cifras del crecimiento no importan. “Están cambiando los parámetros para medir si tenemos bienestar en México, en nuestra sociedad” dijo ayer “y como tengo otros datos, sí hay bienestar. Puede ser que no se tenga crecimiento, pero hay desarrollo y hay bienestar, que son distintos”.

Para AMLO el crecimiento del PIB es un parámetro “neoliberal”. No estoy muy seguro, sin embargo, que él mismo lo crea. Durante años cuestionó a los gobiernos anteriores por no generar un crecimiento suficientemente rápido. Apenas este 29 de enero, por otra parte, le encargó a Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia, encabezar un nuevo “gabinete de crecimiento económico”. Si el crecimiento no importa, ¿para qué tener este gabinete?

“Lo que me pidió el Presidente –declaró Romo el miércoles– es que nos sentáramos todos, viéramos prioridades. En pocas palabras nos dijo: sin crecimiento no hay nada que ofrecerle(s) a los 50 millones de pobres, porque tenemos que crear empleo y tenemos que crear un entusiasmo para que México se convierta en el paraíso de la inversión que siempre hemos hablado. Esa es la misión”.

Son dos visiones radicalmente distintas. No se puede afirmar que hay que promover un mayor crecimiento económico, porque esta es la única manera de resolver los problemas de 50 millones de pobres, y al mismo tiempo argumentar que el crecimiento no es importante porque es un parámetro neoliberal de medición.

Es verdad que crecimiento, desarrollo y bienestar son fenómenos distintos, pero plantear que el crecimiento no importa es un error o una manipulación de la información en un momento en que la economía está estancada o ha caído incluso en una ligera recesión. No hay duda, por otra parte, de que la economía nacional no está creciendo porque no hay inversión. La inversión fija bruta se desplomó 8.7% en los 12 meses concluidos en octubre de 2019. Por eso Romo ha recibido el encargo de convertir a México en “el paraíso de la inversión”. Ojalá que lo logre.

Repartir recursos en programas sociales puede paliar los daños de una contracción y sin duda compra votos, pero si no hay crecimiento tarde o temprano no habrá recursos para repartir. Esto lo han entendido muy bien los venezolanos, que se han dado cuenta de que los más generosos programas sociales se colapsan cuando no hay crecimiento.

Romo tiene hoy la misión de recuperar el crecimiento, mientras el Presidente mantiene públicamente que el crecimiento no importa. Sus propósitos son distintos. Uno tiene que aumentar la generación de empleos y la prosperidad, el otro mantener su popularidad y conquistar votos.


Coronavirus

La Organización Mundial de la Salud ha decretado una emergencia internacional por el brote del coronavirus en China. Ya se ha comprobado que puede haber transmisión entre humanos. No hay todavía vacunas y la tasa de mortalidad de quienes se infectan es alta.

30 Enero 2020 04:07:00
Contra farmacéuticas
Como candidato Andrés Manuel López Obrador prometió la autosuficiencia, pero como Presidente parece empeñado en destruir una de las industrias más importantes de nuestro país, la farmacéutica.

El pasado 24 de enero el secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela, publicó en el Diario Oficial de la Federación un decreto que permite la libre importación de medicamentos avalados por un grupo de reguladores internacionales. En principio esto no debería ser un problema. La apertura comercial, como sostienen los liberales, beneficia a los consumidores al darles acceso a los productos más competitivos del mundo. Solo que esta apertura no se extiende a los productores mexicanos, que están sufriendo una asfixiante regulación burocrática de Cofepris, nuestra Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios, la cual está encabezada hoy por funcionarios que quizá sean 90% honestos, pero que difícilmente llegan a 10% de capacidad.

Las historias de horror se multiplican. Una empresa se queja de que la Cofepris le cerró la producción de un medicamento, y le ordenó un recall, un costosísimo retiro de mercancía, porque había un error de dedo en los datos del proveedor suizo de la materia prima. Otra me dice que Cofepris le canceló el registro sanitario de un producto que representaba más de 70% de sus ventas, también por razones burocráticas que no generaban riesgos sanitarios, y sin permitirle ninguna aclaración. La empresa ha tenido que despedir a decenas de empleados, pero aun así está al borde de la quiebra.

A esto hay que añadir los problemas del nuevo Gobierno para adquirir medicamentos para el sector público. Las compras consolidadas se han retrasado y muchas claves han quedado desiertas. La escasez de 2019 probablemente se agravará en 2020.

El Presidente y sus funcionarios afirman que todos los problemas son producto de la corrupción anterior. Acusan en particular a la firma tapatía Pisa, el mayor fabricante de genéricos del país, sin nunca revelar el detalle de sus supuestas irregularidades. Sí han señalado que la compañía no quiso entregar al Gobierno sus existencias de metotrexato, un medicamento contra el cáncer, pero la producción tiene sellos de clausura de Cofepris, también por razones burocráticas, y la empresa no quiso violarlos sin un oficio de la autoridad. El Gobierno respondió importando el medicamento de la India a través de una empresa registrada en Francia.

El único caso claro de corrupción recae en el actual Gobierno, en las compras a Laboratorios Solfrán, empresa propiedad del exsuperdelegado en Jalisco, Carlos Lomelí. La Secretaría de la Función Pública ha cancelado ya tres de las cuatro partidas que se le adjudicaron en diciembre de 2019.

Si el propósito del Gobierno es acabar con la industria farmacéutica nacional, va por buen camino. Solo 50% de la capacidad instalada de la industria está operando. Los despidos ya han empezado y se espera que aumenten en este 2020.

Pero es una tragedia. La industria farmacéutica mexicana, que tiene una alta calidad técnica, genera cerca de 87 mil empleos directos y poco más de 400 mil indirectos. Aporta alrededor de 7% del producto manufacturero (KPMG). Destruirla por razones políticas es una de las decisiones más irracionales del actual Gobierno.


¿Coincidencia?

El amparo directo de Sergio Aguayo fue turnado al 13er Tribunal Colegiado Civil que preside la magistrada María Concepción Alonso Flores, una de las que condenó a Olga Wornat y a Proceso a pagar una indemnización a Martha Sahagún por daño moral. Proceso fue posteriormente exonerado por la Suprema Corte, no así Wornat.
29 Enero 2020 04:07:00
Libertad de ofender
Nadie cuestiona que haya legislación que sancione el daño moral, la difamación o la calumnia. Pero hay que castigar las faltas y no utilizar las leyes como herramientas para que los poderosos coarten la libertad de expresión. Este uso lo vimos en el caso de Lydia Cacho y por eso se eliminó la difamación de los códigos penales. Ahora lo vemos en la demanda civil por daño moral que Humberto Moreira ha promovido contra Sergio Aguayo.

Aguayo, académico del Colegio de México, columnista y comentarista, fue demandado por Moreira en 2016 por un artículo en el que hablaba del “hedor corrupto” del exgobernador de Coahuila y expresidente nacional del PRI. Moreira había sido detenido en España por presuntos actos de lavado de dinero y corrupción, aunque el caso fue sobreseído posteriormente.

Aguayo fue absuelto en primera instancia en 2019, pero un tribunal colegiado de distrito revocó la absolución y lo condenó a pagar una indemnización por 10 millones de pesos. En el tribunal participaba el magistrado José Huber Olea Contró, cuyo hermano recibió una notaría en Coahuila de Rubén Moreira, hermano de Humberto, según publicó Luis Carlos Plata en el periódico Zócalo de Coahuila.

Parte del problema es que el Artículo 1961 del Código Civil establece que el daño moral se comete cuando se comunica una imputación a una tercera persona, física o moral, “de un hecho cierto o falso, determinado o indeterminado, que pueda causarle deshonra, descrédito, perjuicio, o exponerlo al desprecio de alguien”. La clave es que el hecho imputado sea cierto o falso. Esto significa que la verdad no es defensa.

En 2007, se añadió el Artículo 1961 Bis para aclarar: “No estará obligado a la reparación del daño moral quien ejerza sus derechos de opinión, crítica, expresión e información en los términos y con las limitaciones de los artículos 6 y 7 de la Constitución General de la República”.

Aguayo está buscando ahora un amparo directo al fallo del colegiado. El juez de primera instancia autorizó el embargo de las propiedades de Aguayo para cubrir el pago de 10 millones de pesos de la sentencia del colegiado. Ayer Aguayo informó que la amenaza de embargo ha sido conjurada tras haber transferido 450 mil pesos que servirán de garantía para proceder al juicio de amparo.

En los países democráticos las leyes castigan la difamación y la calumnia, pero también protegen la libertad de expresión. Lo mismo pretenden lograr las leyes mexicanas, como lo hace el párrafo 1961 Bis, que salvaguarda los derechos de opinión, crítica, expresión o información. Por eso asombra la decisión del colegiado ante lo que es claramente una opinión crítica. En los países democráticos, cabe añadir, la crítica a los políticos o funcionarios públicos tiene mucha mayor libertad que las opiniones sobre personas sin un papel público.

El caso de Aguayo obliga a revisar los intentos de algunos políticos de revivir la difamación como delito penal que podría castigarse con cárcel. Esta fue la legislación que permitió al exgobernador de Puebla, Mario Marín, promover una orden de aprehensión contra Lydia Cacho que se aprovechó para secuestrarla y torturarla por haber denunciado una red de pederastas.

Es importante tener leyes que protejan a las personas de imputaciones falsas y dolosas, pero sin restringir la divulgación de hechos ciertos, como la detención de un político en España, o de opiniones críticas. Un Estado que prohíbe llamar corruptos a los corruptos se convierte en una dictadura corrupta.


Superávit

México tuvo un inusitado superávit comercial en 2019 de 5 mil 820.3 millones de dólares. Esta es una de las razones de la fortaleza del peso. El superávit, sin embargo, no es señal de competitividad, sino de debilidad de la economía nacional.

28 Enero 2020 04:07:00
Amnesia
Blanche Petrich, periodista de La Jornada, activista de causas de la izquierda, escribió en su cuenta de Twitter: “Hace tiempo yo también llegué a gritar ‘es un honor estar con Obrador’. Hoy siento que nada tengo que ver con esos que, con ese grito que representó nuestro anhelo de paz, insultaron a aquellos que se manifestaron para denunciar que México todavía no está en paz”.

Hubo un tiempo en que la izquierda en México era progresista, independiente, abierta, tolerante. Hoy, por lo menos una parte se ha vuelto conservadora, gobiernista, cerrada, intolerante. Repudia las mismas causas que defendía. Rechaza cualquier posición que no concuerde con sus nuevos dogmas a través de insultos y descalificaciones, como si se hubiera quedado sin argumentos. Lo peor es que el propio López Obrador, que debería asumirse ya como Presidente de todos los mexicanos, encabeza muchas veces la intolerancia.

Un grupo de simpatizantes de López Obrador confrontó el 26 de enero a la caravana por la paz encabezada por Javier Sicilia y la familia LeBarón. A estos, mexicanos por generaciones, los llamaron “antimexicanos” y los acusaron de matar “a su propia familia para desestabilizar al país”. A los padres de niños con cáncer los acusaron de traidores, de dejarse comprar por unos cuantos pesos. Corearon constantemente la frase “Es un honor estar con Obrador”.

El propio Presidente descalificó también ayer en su mañanera a los participantes de la manifestación. Los llamó “conservadores corruptos”, “responsables de la crisis de México. Y como todos los conservadores son muy hipócritas -esa es su doctrina, la hipocresía- se olvidan de lo que hicieron”.

López Obrador acusó a las organizaciones y personas que participaron en la marcha de no estar “exigiendo una explicación cuando menos a los gobiernos que tomaron la decisión de enfrentar el problema de la inseguridad con el uso de la fuerza, con el ‘mátalos en caliente’. Esas organizaciones no están exigiendo que se investigue a fondo cómo el secretario de Seguridad Pública de Calderón estaba involucrado con la delincuencia.”.

Pero al parecer quien padece de amnesia es el Presidente. Sicilia podrá tener muchos defectos, pero en su momento pidió la renuncia de Genaro García Luna. Ninguno de los grupos que protestaron por la violencia este domingo empezó sus cuestionamientos al Gobierno en este sexenio. Todos han venido protestando desde hace mucho tiempo.

No es este el único caso en que quienes asumían una posición crítica se convierten hoy en gobiernistas. El padre Alejandro Solalinde, férreo defensor de los derechos de los inmigrantes centroamericanos en los tiempos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, hoy advierte que la nueva caravana de migrantes hondureños es “una provocación contra el Estado mexicano y en concreto contra López Obrador”.

Se vale cambiar de ideología o apoyar a un político contra viento y marea, pero no descalificar e insultar sistemáticamente a los críticos. Tampoco cambiar de conservadores a quienes defienden políticas progresistas o liberales. Ni descalificar como hipócritas a quienes mantienen sus posiciones de siempre.

López Obrador y sus seguidores se manifestaron siempre en contra de los gobiernos establecidos. Tuvieron el respaldo de muchos. Al final conquistaron el poder por la vía democrática. Tienen derecho hoy a cambiar sus propuestas, pero no a pretender que sufren una amnesia selectiva como la que exhiben.


Morena

Morena debería tener todo para estar en celebración permanente. Acumula todo el poder, pero el poder corrompe. Por eso, quizá, estamos viendo la descarnada lucha por el control del partido, mientras el Presidente anuncia que no meterá las manos.


27 Enero 2020 04:00:00
Caravana o show
No comparto la lógica de lamentar el asesinato de un ser querido llevando a cabo marchas políticas, pero es la forma de reaccionar de algunos. Javier Sicilia ha hecho de la muerte de su hijo, Juan Francisco Sicilia Ortega, el 28 de marzo de 2011, el pilar de una trayectoria de activismo. Julián LeBarón también se volvió activista tras el secuestro el 2 de mayo de 2009 de su hermano Érick, liberado sin pago de rescate, y el secuestro y asesinato de su hermano Benjamín y su cuñado Luis Widmar el 7 de julio de 2009. Su activismo se ha redoblado con el brutal asesinato de tres mujeres y seis menores de su familia el 4 de noviembre. En estos últimos días Sicilia y LeBarón encabezaron una caravana por la paz que ayer llegó al Zócalo de la Ciudad de México.

El presidente Andrés Manuel López Obrador se negó a recibir a los líderes de la caravana “para no hacer un show, un espectáculo, no me gusta ese manejo propagandístico. Tengo que pensar en la investidura presidencial, como decía don Adolfo Ruiz Cortines. No soy yo, es la investidura”.

La investidura presidencial, sin embargo, se protege de formas distintas dependiendo de las circunstancias. El Mandatario ha recibido sin problemas a los líderes del movimiento de Ayotzinapa, que han encontrado un modus vivendi en las protestas. La política prevalece por encima de todo. Quienes desde la izquierda apoyaron en mayo de 2009 la “marcha por la paz con justicia y dignidad” de Sicilia, porque la consideraron un ataque a Felipe Calderón, hoy desprecian la caravana por la paz porque ven en ella un cuestionamiento a López Obrador.

La verdad es que la violencia ha empeorado. En 2009, el año en que Sicilia encabezó su marcha contra Calderón, se registraron 19 mil 803 homicidios (Inegi). En 2019, el primer año de López Obrador, fueron 34 mil 582 (Secretariado Ejecutivo del Sistema de Seguridad Pública). El incremento es de 74.6 por ciento. Es verdad que la tasa de crecimiento ha disminuido a solo 2.5% en 2019, frente a los 33 mil 743 homicidios de 2018, pero 2019 ha sido el peor año desde que tenemos el actual sistema de estadísticas.

Lo peor es que no se percibe una estrategia clara para resolver el problema. Tener reuniones del gabinete de seguridad todas las mañanas a las 6 no ayuda para nada y quizá sea una simple pérdida de tiempo. Si ofrecer “abrazos y no balazos”, o considerar al crimen organizado “pueblo bueno”, se acompañara de medidas como la legalización de la mariguana y otras drogas, quizá podríamos entender que se está aplicando una nueva filosofía. Pero el narcotráfico se sigue combatiendo como antes, pese a que el Gobierno ha desistido de enfrentarse a bandas muy peligrosas, como lo demostró la liberación de Ovidio Guzmán, del Cártel de Sinaloa, tras su captura en Culiacán en octubre de 2019. La creación de la Guardia Nacional, una policía militar como la que la izquierda antes cuestionaba, puede tener sentido, pero hasta el momento no ha reducido la violencia. La idea de que los programas sociales reducirían la violencia no parece tener mucho sustento; si los pobres son más criminales que los demás, como sostiene López Obrador, habría que preocuparse por una política económica que ha detenido la inversión y el crecimiento.

La violencia no se abate con marchas o caravanas: el show no aporta nada. Pero tampoco con juntas burocráticas o declaraciones políticas.


Aguayo y Moreira

Es normal que un tribunal de amparo pida una garantía para otorgar una suspensión sobre la ejecución de una sentencia. Lo que es un peligroso ataque a la libertad de expresión es el fallo que ordenó a Sergio Aguayo pagar 10 millones de pesos a Humberto Moreira por daño moral.
24 Enero 2020 04:03:00
Chico de La Guaira
No estaba anunciado en el programa previo, quizá porque no había certeza de que pudiera salir de Venezuela, donde pesa sobre él una prohibición expresa para salir del país. Juan Guaidó, sin embargo, burló la vigilancia y viajó primero a Colombia, donde se reunió con el secretario de Estado de la Unión Americana, Mike Pompeo, y posteriormente a Europa. Ayer pronunció un discurso en una sesión plenaria del Foro Económico Mundial. Dio después una conferencia de prensa ante reporteros de todo el mundo.

Se le presentó como presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, reconocido como “Presidente encargado” del país por más de 50 naciones. Él mismo sabe, empero, que el reconocimiento no le da el control. Nicolás Maduro “no está gobernando”, dijo, “pero sí está ejerciendo el poder”.

Guaidó es un personaje inusitado para el papel que le ha tocado desempeñar. No es un gran orador ni parece un político nato. Es delgado y moreno, con apenas 36 años. Proviene de una familia de escasos recursos de La Guaira, una ciudad muy pobre, pero logró un título como ingeniero de la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas. Fue electo diputado a la Asamblea Nacional en los comicios de 2015, los últimos democráticos en el país. En diciembre de 2018 los parlamentarios lo eligieron presidente de la Asamblea y en enero de 2019 asumió el cargo de “Presidente encargado”, con el respaldo de la Asamblea, ante la falta de elecciones democráticas presidenciales y sobre la base del Artículo 233 de la Constitución. Su propósito es organizar elecciones presidenciales libres y democráticas.

En Davos, Guaidó hizo un llamado para que “ninguno de ustedes deje a Venezuela fuera”. Recordó que en 28 años ningún presidente venezolano se había presentado en Davos y que la última vez, en 1992, el Mandatario regresó a su país para enfrentar un intento de golpe de Estado (el de Hugo Chávez contra Carlos Andrés Pérez).

La situación económica, social y política se ha deteriorado mucho en Venezuela desde entonces. Uno de los países más ricos de América Latina se ha convertido en uno de los más pobres. El Producto Interno Bruto se ha contraído 65% en los últimos años. El sueldo de una maestra o una enfermera es de 3.50 dólares al mes. Un país que recibía a cientos de miles de inmigrantes ha expulsado en los últimos años a 5.5 millones de venezolanos. La inflación ha alcanzado un porcentaje de 10 millones. Ha habido 18 mil ejecuciones extrajudiciales. La alta comisionada de las Naciones Unidas para Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha pedido al Gobierno de Venezuela que adopte “de inmediato medidas específicas para detener y remediar las graves vulneraciones de derechos económicos, sociales, civiles, políticos y culturales que se han documentado en el país”.

Guaidó pidió ayer a los países democráticos que mantengan las sanciones contra Venezuela y bloqueen “el oro de sangre” que el Gobierno de Nicolás Maduro está extrayendo de la Amazonia con grandes costos ambientales, sociales y económicos. “Si nos toca saltar muros, lo haremos”, dijo en referencia al intento de la Guardia Nacional para impedirle rendir protesta para un nuevo período como presidente de la Asamblea Nacional. Pero pidió también a los participantes en el Foro de Davos no olvidar a Venezuela. “Solos no podemos”.

Comercio mundial

“2019 fue un mal año”, comenta en Davos el brasileño Roberto Azevedo, director de la Organización Mundial de Comercio. El intercambio internacional creció en volumen solo 2.6%, menos que el 3% de 2018. La guerra comercial es parte del problema, pero Azevedo insiste que el comercio sigue siendo necesario. “No conozco a ningún país que haya prosperado cerrando sus puertas al comercio internacional”.


23 Enero 2020 04:07:00
Música en Davos
Me gusta escuchar música barroca en las mañanas. Cuando siento un ánimo más profundo, escojo algo de Bach. Solo ocasionalmente pongo las suites para chelo solo porque su belleza es tan intensa que puede abrumar. Las guardo para ocasiones especiales.

Ayer, sin embargo, empecé mi día de trabajo escuchando la suite número 2 en la magistral interpretación de Yo-Yo Ma, quizá el mejor chelista de todos los tiempos. Solo que no tuve que recurrir ni a un disco ni a una transmisión por streaming. El propio Ma interpretó la suite en el lobby del Congress Centre de Davos, donde se lleva a cabo la 50ª reunión del Foro Económico Mundial.

Ma se ha convertido en una figura habitual de esta reunión anual. Me lo encontré por primera vez en el coctel de Lally Weymouth, la periodista del Washington Post, y nos presentamos el uno al otro en un rincón rodeados de una multitud. “Soy periodista”, le dije, “mexicano”. “Yo soy músico”, respondió, “toco el chelo”. Solo en ese momento me di cuenta de que estaba conversando con el afamado Yo-Yo Ma, el mismo que asombró al Presidente estadunidense John F. Kennedy cuando tocó para él a los 7 años de edad.

Hace un par de años me tocó ver a Ma sacar su chelo en medio de un pasillo del Congress Centre y ponerse a tocar. Donald Trump acababa de asumir la Presidencia de Estados Unidos. Cuando una persona que lo escuchaba le dijo que era mexicano y que estaba preocupado por la actitud de Trump hacia los mexicanos, Ma gritó “Viva México” varias veces y mucha gente en el pasillo, de distintas nacionalidades, coreó la frase con él.

Como parece que nadie puede impedir que Ma saque su chelo y lo toque, esta semana el Foro le arregló dos presentaciones. El martes en la tarde en la escuela secundaria de la localidad, donde interpretó la suite 1 de Bach para un público abierto, y ayer en el lobby del Congress Centre la suite 2, para un grupo mucho más pequeño, quizá un centenar. Yo me las arreglé para estar presente desde muy temprano para escucharlo de cerca.

Las artes son una parte importante del Foro. Esto se debe en parte a Hilde Schwab, la esposa del fundador, quien ha impulsado desde hace 26 años los Crystal Awards, que premian el trabajo de artistas que además hacen labor social. Una de las premiadas del pasado fue Marin Aslop, la directora de orquesta estadunidense, discípula de Leonard Bernstein, que tiene una beca para apoyar a mujeres que aspiran a ser directoras y que el lunes dirigió a la Orquesta Juvenil de la Unión Europea y al Coro de Sao Paulo en una emotiva rendición de una parte de la Novena Sinfonía de Beethoven. En una presentación posterior Aslop declaró que la música es una parte esencial del ser humano. Citó a su maestro, Bernstein, quien decía que la primera palabra de un niño se canta, no se habla.

En la vorágine del Foro no dejó de llamarme la atención el premio Crystal otorgado a Jin Xin, una atractiva mujer china de 52 años y apariencia juvenil. Al leer su biografía me sorprendió que había formado parte del Ejército de Liberación Popular. Era hombre entonces y posteriormente se convirtió en mujer.

Ella es fundadora del Jin Xin Shanghai Dance Theatre, un grupo privado de danza contemporánea, y ha sido conductora de programas de televisión. Con una femenina sonrisa aceptó el premio y mandó un mensaje muy claro a los asistentes: “Atrévete a ser diferente”.


Cambio climático

Este ha sido el año del cambio climático en Davos. Después de que Trump criticó a “los profetas del desastre”, varios participantes han salido a la defensa de las medidas para limitar las emisiones de carbono, como el español Pedro Sánchez, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen y el príncipe Carlos de Inglaterra.


22 Enero 2020 04:02:00
Carnicería o boom
http://162.247.142.53/cm/index.php?/cp/content_publish/entry_form&channel_id=10#¡Cómo han cambiado las cosas para Donald Trump! Apenas el 20 de enero de 2017, en su discurso inaugural, habló del desolado panorama que sufría su país: “Madres y niños atrapados en la pobreza de los centros de nuestras ciudades, fábricas oxidadas regadas como lápidas por la geografía de nuestra nación; un sistema educativo cargado de efectivo, pero que priva a nuestros jóvenes y hermosos estudiantes del conocimiento; y el crimen y las pandillas y las drogas que han robado tantas vidas y han despojado a nuestro país de tanto potencial sin realizar”.

Los ojos del gran actor parecieron llenarse de lágrimas mientras ofrecía la descripción de este país destrozado, solo para detenerse y añadir: “Esta carnicería estadunidense se detiene aquí y se detiene ahora”.

Ayer, tres años y un día después, Trump ofreció en el Foro Económico Mundial de Davos una visión radicalmente diferente. “Tengo el orgullo de declarar que Estados Unidos está en medio de un boom como nunca ha visto el mundo. Hemos recuperado nuestro paso. Estados Unidos está prosperando, Estados Unidos está floreciendo y, sí, Estados Unidos está ganando otra vez como nunca. La nueva prosperidad de Estados Unidos es innegable, sin precedentes y sin comparación en el mundo”. Si Trump descalificó el TLCAN como el peor tratado comercial en la historia, ayer dijo que “lo hemos reemplazado con el nuevo increíble tratado comercial”, el T-MEC.

La verdad es que la economía estadunidense nunca sufrió el desastre del que habló Trump en su discurso inaugural. Si bien el país, y buena parte del mundo, sufrieron un desplome en 2008 y 2009, las tasas de crecimiento estadunidenses se han mantenido durante décadas entre las más sólidas del mundo desarrollado, aunque se encuentran por debajo de las de países emergentes como China o la India.

Los políticos populistas, sin embargo, describen siempre como un desastre lo que han hecho sus antecesores y cualquier acción suya como un triunfo sin medida. Lo mismo ha hecho en México Andrés Manuel López Obrador, quien, en su discurso inaugural ante el Congreso el 1 de diciembre de 2018, afirmó: “Lo digo con realismo y sin prejuicios ideológicos: la política económica neoliberal ha sido un desastre, una calamidad para la vida pública del país”. Hoy, en cambio, en México todo va “requetebién”.

El discurso de Trump en Davos, por supuesto, estaba más dirigido al público de casa que al del Foro. Cuando dijo “Nunca dejaremos que los socialistas radicales destruyan nuestra economía, destrocen nuestro país o erradiquen nuestra libertad”, se estaba refiriendo a los aspirantes a la candidatura del Partido Demócrata. Su rechazo a “los profetas de la catástrofe”, por otra parte, se refería menos a Greta Thunberg, la activista adolescente sueca, que a los grupos ambientalistas de Estados Unidos.

La economía estadunidense, es cierto, está teniendo un buen momento. Al parecer terminó 2019 con una expansión de 2.3% (The Economist), que no es mala para un país desarrollado. El recorte de impuestos de Trump ha ayudado, pero los aranceles y medidas proteccionistas han generado costos.

El problema es que los populistas no tienen medida ni equilibrio. Todo lo que hacen es para ellos maravilloso, todo lo que realizan sus rivales, un desastre. Por eso Trump afirma que Estados Unidos ha pasado de la carnicería a la bonanza, aunque el país siga siendo virtualmente el mismo.

Conservadora

En el panel de Davos sobre la economía latinoamericana la secretaria mexicana Graciela Márquez parecía la representante de un gobierno conservador. Subrayó el éxito en lograr un superávit primario, reducir la inflación y mantener la estabilidad macroeconómica. No se preocupó por el crecimiento de 0.0 por ciento.



21 Enero 2020 04:00:00
Debates de Davos
En la ondulante carretera que asciende por los Alpes suizos con dirección a Davos había en la tarde de ayer dos mensajes escritos en la nieve para los participantes del Foro Económico Mundial: “Paren el calentamiento global” y “No hay planeta B”. Estos mensajes presagiaban una de las batallas de ideas que marcarán esta máxima cumbre privada del pensamiento.

Donald Trump, el Presidente de Estados Unidos, está programado para participar mañana. La decisión de acudir al foro en este momento ofrece un mensaje. Mientras el Senado considera un juicio político en su contra, Trump viaja al exterior a un escenario en el que tendrá máxima cobertura de medios internacionales. Nadie se acordará del impeachment.

Davos, sin embargo, no es un escenario fácil para un presidente populista. A pesar de los cuestionamientos de grupos de izquierda, hay pocas reuniones en el mundo tan políticamente correctas. En su presentación inicial de ayer el presidente y fundador del Foro, Klaus Schwab recordó su añejo cuestionamiento a Milton Friedman, quien sostenía que “el negocio de los negocios es hacer negocios”. Para Schwab las empresas no deben ser simples negocios, sino que deben cumplir con una responsabilidad social.

Por lo pronto Trump se encontrará en Davos con una rival que le disputará la atención de los participantes y, sobre todo, de los medios. Greta Thunberg, la adolescente ambientalista sueca, pedirá a los gobiernos y a las empresas del mundo que dejen ya de utilizar combustibles fósiles. Schwab ha pedido a los empresarios que asisten al Foro que sus compañías tengan un objetivo de cero emisiones netas para el 2050, pero Thunberg quiere un alto inmediato sin importar el costo económico o social. Su personalidad mediática será un contrapeso a Trump.

El foro comenzó este lunes con una ceremonia de agradecimiento a quienes llevan más de 10 años asistiendo, entre quienes se encontraba Al Gore, el exvicepresidente estadunidense convertido en líder ambientalista. Después Schwab ofreció su discurso inaugural, con el énfasis en la importancia de tener empresas con responsabilidad social. Siguieron los Premios Crystal, que se otorgan a personas que se han distinguido por su trabajo social y artístico. Vino más tarde un concierto de la Orquesta Juvenil de la Unión Europea y el Coro de Sao Paulo, Brasil, con el scherzo y el finale de la Novena Sinfonía de Beethoven bajo la dirección de Marin Aslop. Al final se celebró el coctel inaugural general y empezaron las fiestas que empresas y organizaciones realizan de manera independiente en distintos puntos de Davos.

Entre los participantes latinoamericanos se distinguen los presidentes Iván Duque de Colombia y Lenin Moreno de Ecuador. La única funcionaria mexicana es Graciela Márquez, ya que Alfonso Romo ha señalado que no asistirá. Los reflectores los tendrá, sin embargo, Juan Guaidó, el presidente de la Asamblea Nacional reconocido por una veintena de países como presidente legítimo de Venezuela.

Este promete ser, como todos, un Davos intenso. Las presentaciones de Trump, Thunberg y Guaidó se llevarán los encabezados, pero para quienes quieren una reflexión más profunda hay una cena con historiadores económicos, entre los que destacan Mary Beard y Nial Ferguson, presentaciones del chelista Yo-Yo Ma y un sinnúmero de discusiones con académicos, entre ellos varios Premio Nobel. Davos es siempre un circo de 20 pistas para el debate de ideas.

La broma

Claro que es absurda la discusión sobre la rifa de un avión arrendado. Aquí en Davos se ha tomado como una simple broma. El problema es que distrae la atención sobre los temas fundamentales de México.

20 Enero 2020 04:07:00
Huelgas y pensiones
Francia está en huelga. Las movilizaciones contra un nuevo sistema de pensiones propuesto por el Gobierno de Emmanuel Macron comenzaron el pasado 5 de diciembre y continúan. Las huelgas han afectado al Metro y a los trenes, entre otros muchos servicios. Este viernes 17 de enero un pequeño grupo de huelguistas cerró los accesos del Museo del Louvre.

Si bien 75% de los franceses reconocían al inicio del movimiento la necesidad de las reformas para evitar la quiebra del sistema de pensiones (BBC, 5.12.19), el respaldo a los huelguistas ha sido muy alto. Un sondeo de Ifop señalaba el 23 de diciembre que 51% apoyaba las huelgas contra 34% que se oponía. El respaldo, sin embargo, ha venido disminuyendo, conforme la suspensión de servicios afecta a más gente.

No es esta la primera vez que un Gobierno francés busca cambiar las reglas de las pensiones, ni la primera que los sindicatos responden con huelgas y movilizaciones. En 2010, Nicolas Sarkozy elevó la edad para el retiro de 60 a 62 años, lo que generó grandes manifestaciones de protesta, pero la reforma fue aprobada por una pequeña mayoría parlamentaria.

Sin embargo, un estudio oficial solicitado por el actual primer ministro Édouard Philippe ha encontrado que con las actuales reglas el sistema tendría un déficit de 17 mil 200 millones de euros en 2025. Francia gasta ya mucho más dinero público en su sistema de pensiones que otros países de desarrollo similar: 14% del PIB, frente a 10% de Alemania, 6% del Reino Unido o 4% de Irlanda (BBC/OCDE). El presidente Macron está proponiendo un sistema que mantendría la posibilidad de retiro a los 62, pero solo otorgaría una pensión de 100% a los 64. Eliminaría también los 42 tipos diferentes de pensiones de la actualidad y crearía un solo programa nacional basado en un sistema de puntos.

Alemania se adelantó a Francia y llevó a cabo su reforma a las pensiones en 1992, cuando introdujo un modelo de puntos como el que impulsa Macron. “En el sistema alemán, la prioridad es el equilibrio del sistema básico y ya no mantener el nivel de vida del pensionado”, señalaba un análisis de 2015 de Crédit Agricole, un banco francés. “Alemania ha entrado a un esquema de contribución definida, lo cual no deja más opción a los futuros pensionados que recurrir a seguros privados individuales o colectivos o a una vida de trabajo más larga para mantener su nivel de ingresos”.

El envejecimiento de la población está cambiando las reglas del juego para los sistemas de pensiones de todo el mundo. “El número de personas de más de 65 años en comparación con la población trabajadora casi se duplicará en 40 años”, advierte la OCDE. Los países que no consideren este cambio demográfico sufrirán la quiebra de sus sistemas financieros y un abrupto empobrecimiento de la población, como sucedió con Grecia, que dedica 17% de su PIB a cubrir pensiones.

Las huelgas en Francia son un intento de los sindicatos por preservar un esquema insostenible. Si doblegan al Gobierno, tarde o temprano los sistemas de pensiones se quedarán sin recursos, y entonces la población cuestionará a los políticos por no haber tomado medidas a tiempo para evitar el desastre.


Davos

Comienza hoy el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, con un concierto inaugural y los cocteles de bienvenida. El martes Donald Trump participará en la primera plenaria. Greta Thunberg, la activista adolescente sueca, buscará convencer a gobiernos y empresarios de dejar de usar combustibles fósiles. Solo asisten por el Gobierno de México Graciela Márquez, secretaria de Economía, y Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia.
17 Enero 2020 04:07:00
Una ley justa
Hubo un intento de madruguete. El Gobierno trató de presentar en el Senado unas iniciativas para modificar, una vez más, el modelo de justicia; pero pronto volaron los cuestionamientos. En una reunión privada, el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Ricardo Monreal, rechazó recibir el paquete por falta de consenso.

“Me acaba de hablar el presidente de la Corte para reclamarme que no se le tomó en cuenta y no vino el secretario de Seguridad Pública que estaba invitado. Mejor pónganse de acuerdo. no lo han consultado ni con Alfonso Durazo. Para tener el caldo de pollo hay que tener pollo”.

Las propuestas del fiscal Alejandro Gertz Manero y el consejero jurídico de la Presidencia Julio Scherer explican por qué no había consenso. Según la información disponible, las nuevas leyes desmantelaban el estado de garantías individuales, que ya ha empezado a desaparecer con medidas como convertir por decreto a empresarios en supuestos miembros del crimen organizado.

Lo que se conoce de las iniciativas que se querían presentar el 15 de enero justifica la marejada política. Se quitaban facultades a la Secretaría de Protección Ciudadana, lo cual explicaría la reticencia del secretario Durazo.

Se proponía un Código Penal Nacional que desplazaba muchas de las facultades de los gobiernos de los estados; los gobernadores saltarían indignados y argumentarían, quizá con razón, que se violaría el pacto federal. Se proponía un tribunal especial judicial, independiente de la Judicatura Federal y nombrado por el Senado, lo cual sería inaceptable para los miembros de un poder que aspira a ser autónomo.

A mí en lo personal, sin embargo, me preocupan más las medidas que debilitan las garantías individuales. El proceso, tristemente, ya ha comenzado. Se están congelando las cuentas bancarias a quienes no han sido sentenciados. Se aplica la prisión preventiva oficiosa de manera cada vez más generalizada. Se descartan las garantías individuales de quienes son acusados de faltas fiscales. Olvidan nuestros políticos que castigar a alguien antes de juzgarlo es intrínsecamente perverso.

Pero ahora, las iniciativas del Gobierno pretenden revivir el arraigo domiciliario, que la Suprema Corte ha considerado inconstitucional en varias ocasiones, y aplicarlo a todos los delitos. Esto significa que la autoridad podría privar de la libertad a cualquiera sin siquiera molestarse en presentar una acusación formal. Es algo que solo vemos en los regímenes más autoritarios.

No me sorprendería que el ministro presidente de la Corte, Arturo Zaldívar, quien siempre ha sido garantista, cuestionara una iniciativa que propusiera esto. La doctora Olga Sánchez Cordero, si recuerda sus posiciones cuando fue ministra de la Corte, tendría también que oponerse. Preocupa también la posibilidad de que las pruebas obtenidas de manera ilícita sigan siendo válidas en los procesos: hay que tener mucho cuidado de no legalizar prácticas como la tortura.

Entiendo la necesidad de contar con un mejor marco para combatir a la delincuencia. Pero la experiencia en los países con un verdadero estado de derecho nos demuestra que no es necesario violar las garantías individuales para reducir la delincuencia. De nada sirve tener un Estado muy eficaz en la lucha contra el crimen si el Estado se convierte en un violador sistemático de los derechos individuales.


Construir

La aprobación del T-MEC por el Senado de Estados Unidos es muy importante. Nos demuestra una vez más el bien que se puede lograr cuando un nuevo Gobierno, en vez de destruir, construye sobre lo que había antes. Este es un acuerdo logrado por los gobiernos de Peña Nieto y López Obrador frente a un Donald Trump que quería acabar con el libre comercio.

16 Enero 2020 04:07:00
Un nieto en Houston
Toda familia debe tener libertad de decidir dónde quiere que nazca un hijo. Nadie puede cuestionar a José Ramón López Beltrán y a Carolyn Adams por haber decidido tener al suyo en un hospital de Houston, especialmente si consideramos que ella reside en esa ciudad.

Tener a un hijo en Estados Unidos otorga ventajas. Una de ellas es que el recién nacido tiene derecho a la nacionalidad estadunidense. Por eso tantas parejas mexicanas van a la Unión Americana a dar a luz. Por otra parte, ha sido común en el pasado que empresarios y políticos privilegiados vayan a Estados Unidos a recibir tratamiento médico. Nada nuevo hay en eso.

En redes sociales, sin embargo, el nacimiento en Houston del nieto del presidente López Obrador ha generado una fuerte controversia, quizá por las descalificaciones que el Mandatario hace cotidianamente de los “fifís” y porque un Presidente que no quiere salir al extranjero tiene hoy un nieto “gringo”.

Durante su campaña de 2018, López Obrador afirmó que quitaría a los funcionarios los seguros de gastos médicos privados y los obligaría a usar el IMSS, ISSSTE y el Seguro Popular, “para que vean lo que se siente”. Diseñar una política de salud o de prestaciones para funcionarios con el fin de que estos “vean lo que se siente” es, me parece, una equivocación, especialmente si el Jefe no predica con el ejemplo. Cuando López Obrador sufrió un infarto agudo al miocardio, en 2013, no acudió a un hospital público sino a Médica Sur, uno de los hospitales privados más caros del país.

Qué bueno que López Beltrán y López Obrador tengan los recursos para pagar hospitales privados. Solo ellos pueden decidir en qué gastar su dinero. No serán los primeros miembros de una familia presidencial en acudir a centros privados de salud en México o el extranjero. De la misma manera, el presidente López Obrador ha enviado a su hijo más pequeño, el único por el que él se hace responsable, a escuelas y hospitales privados. Es positivo también que tenga el dinero para hacerlo.

Para millones de mexicanos, sin embargo, los hospitales de Houston o Médica Sur no son siquiera una posibilidad. Para los más pobres el Seguro Popular había sido la única opción. No hay duda de que el servicio tenía muchas deficiencias, pero echar a la basura lo construido, y utilizar el fondo de protección para gastos catastróficos para financiar egresos corrientes, no resuelve los problemas, sino que los agrava.

Ningún sistema de salud en el mundo es perfecto. Canadá tiene, como lo ha señalado el propio López Obrador, un sistema de salud ejemplar, pero muchos canadienses cruzan la frontera a Estados Unidos para evitar las esperas por servicios médicos. Algunos norteamericanos vienen a México por tratamientos porque en nuestro país las intervenciones son más baratas y los médicos son de calidad. También algunos mexicanos, los ricos, prefieren ir a Estados Unidos a recibir procedimientos médicos, aunque los servicios sean mucho más caros. La libertad de decidir es maravillosa.

No es responsabilidad del Presidente decirle a su hijo dónde debe nacer un nuevo niño. Lo que sí le compete es tomar medidas para que los servicios públicos de salud en México sean mejores. En este momento, la desaparición del Seguro Popular parece un paso atrás. El Presidente y sus funcionarios prometen que el servicio mejorará con el Insabi. Hasta este momento no hay indicios de que esto vaya a ocurrir.


Outsourcing

El Gobierno no ha tenido la capacidad para enfrentar al crimen organizado. Quizá por eso ha decidido convertir por decreto a las empresas de outsourcing “ilegal” en miembros del crimen organizado y a las firmas que contraten sus servicios en riesgos para la seguridad nacional. El Gobierno los despoja así de garantías y derechos. El verdadero crimen organizado ríe.

15 Enero 2020 04:04:00
Culpar al abuelo
Para los políticos siempre es importante culpar a alguien, a quien sea, en los casos con gran repercusión en medios. Todo sea para evitar que la gente responsabilice al Gobierno. Por eso el gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme, culpó primero a un videojuego del asesinato de una maestra por un niño de 11 años en Torreón. Como la gente no quedó convencida, la Fiscalía de Coahuila ha detenido al abuelo, quien con la abuela se hacía cargo del pequeño tras la muerte de la madre y la ausencia del padre. La Unidad de Inteligencia Financiera ha decidido además congelar las cuentas bancarias del abuelo, para que no pueda contratar a un abogado.

El fiscal Gerardo Márquez Guevara ha explicado: “A esta persona le estamos atribuyendo el homicidio de la maestra que pierde la vida en este lugar, desde luego por haber asumido una conducta omisiva, siendo negligente en la tenencia de un domicilio particular en donde cohabitaba con un menor de edad.

“Las armas estaban en la casa y, no hay hasta el momento ninguna justificación legal para tenerlas en su domicilio”. Una de las armas era calibre .25 y no hay indicios de que haya tramitado permiso de tenerla en casa, mientras que la otra, calibre .40 era de uso exclusivo del Ejército, por lo que no podría haber tramitado permiso. Estas fueron las justificaciones para detener al abuelo.

En realidad, como resabio de un olvidado pasado liberal, el Artículo 10 de la Constitución reconoce el derecho a tener armas en el domicilio. Es verdad que se excluyen las de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas, pero violar este precepto es una falta administrativa y no un crimen.

Al abuelo se le acusará de homicidio “por haber asumido una conducta omisiva que tiene que ver con haber sido negligente en la tenencia de armas de fuego en el domicilio, en particular en donde habitualmente cohabitaba un menor de edad”. La pena podría ser de 18 a 35 años de cárcel.

Es muy injusto. La idea del castigo en los sistemas modernos de justicia es disuadir a los criminales de cometer nuevas faltas. Al abuelo, sin embargo, se le castigaría por un homicidio que no cometió. Si alguna conducta se estaría disuadiendo es la de apoyar a un huérfano, a pesar de que el propio Presidente ha dicho que los abuelos cuidan mejor a los niños que las estancias infantiles. Si los tutores van a ser considerados responsables de las faltas de los menores, el mensaje es que sería mejor enviar a los niños a instituciones. Este caso, por otra parte, es singular: el niño tenía buena conducta y un desempeño adecuado en la escuela.

No es inusitado que en México se castigue a inocentes por razones políticas. El 20 de junio de 2008 la policía del Distrito Federal llevó a cabo un operativo en la discoteca New’s Divine que, al parecer, tenía el propósito de detener a jóvenes para extorsionarlos. Murieron 13 por asfixia, la mayoría que solo cometía el delito de divertirse. No se castigó a los jefes policiacos que llevaron a cabo el operativo ni a los políticos ante los que respondían. Solo permanece en la cárcel Alfredo Maya Ortiz, dueño y administrador del establecimiento, quien ni organizó el operativo ni cerró las puertas para evitar que los jóvenes escaparan. Su verdadero delito fue no ser político ni comandante de policía.

Hoy vemos una historia similar. El abuelo es detenido y sus cuentas son congeladas porque hay que castigar a alguien. Así es la justicia mexicana.

Vuelve el TP-01

Ya viene de regreso el avión que no tenía ni Obama y que no interesó a Trump, el que costó 30 millones de pesos en mantenimiento y resguardo en un hangar de California, el que nos dijeron tenía decenas de ávidos compradores. Al final, nadie lo quiso.





14 Enero 2020 04:07:00
Sin inversión
No puede haber crecimiento económico, ni desarrollo, sin inversión, pero en México la inversión se está desplomando. El tema, sin embargo, no parece preocuparle al Gobierno. Es un error muy grave.

La inversión fija bruta ha caído por meses según el Inegi. En octubre de 2019 el índice nacional registró una baja de 8.7% frente al mismo mes de 2018. En los componentes, la construcción bajó 8% y la adquisición de maquinaria y equipo 9.5 por ciento.

Claro que hay motivos de preocupación. El maestro Gabriel Díaz Rivera, sociólogo, apunta: “La inversión que se hace hoy se refleja en el crecimiento en dos o tres años”. Lo que no se invierte hoy será así un lastre para la economía en el futuro.

Si el Gobierno no logra un aumento en la inversión en este momento, las posibilidades de tener una economía que crezca al 4% en el sexenio, como ha prometido el presidente López Obrador, se verán virtualmente nulificadas.

Es cierto que las grandes empresas nacionales han prometido realizar grandes inversiones. El Gobierno afirma, por otra parte, que ya está empezando sus nuevos grandes proyectos, como la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya y el aeropuerto de Santa Lucía.

El Gobierno de la Ciudad de México señala, a su vez, que ya ha liberado las nuevas inversiones de la industria de la construcción que detuvo desde 2018. Pero aun así no estamos viendo un repunte de la inversión.

Hay una explicación. La inversión pública es muy pequeña en comparación con la privada. En 2018 la inversión del Gobierno en México representó solamente 2.9% del Producto Interno Bruto (PIB), mientras que la privada alcanzó el 17.5%, según datos del Consejo Coordinador Empresarial.

La mayor parte de la inversión privada, por otra parte, proviene de las pequeñas y medianas empresas. Aun si todas las grandes empresas cumplen con sus promesas de elevar la inversión productiva, cosa poco probable, de nada servirá si las pequeñas siguen afectadas por la incertidumbre y no se atreven a iniciar nuevos proyectos. Y no se puede generar confianza, por otra parte, cuando los políticos, como el Gobernador de Baja California, acusan a los empresarios de ser “como puercos que chillan como si estuvieran atrapados en un cerco”.

El nivel total de inversión en el país llegaba apenas al 20.9% del PIB en el tercer trimestre de 2019, mientras que un año antes había alcanzado el 22.4 por ciento. La inversión pública se encontraba 11.1% abajo del mismo trimestre de 2018, la privada 5.5% (México Evalúa). Con estas cifras, es difícil prever buenos tiempos más adelante.

En esta ocasión no podemos culpar a las circunstancias externas. Si bien la economía mundial no se encuentra en su mejor momento, Estados Unidos, nuestro principal socio comercial, mantiene desde hace más de una década un crecimiento sorprendente para una economía desarrollada. The Economist estima que cerró el 2019 con un avance de 2.3%. El que la economía nacional esté estancada es solamente culpa de que no estamos invirtiendo.

Si realmente quisiéramos crecer más, para generar empleos y prosperidad, nuestra inversión productiva tendría que ser muy superior a la actual de 20.9% del PIB. Corea tiene una inversión de 30%, China alcanza 44 por ciento. Por eso ambos países crecen más que México. El crecimiento no se da por arte de magia. Requiere de una varita que se llama inversión.


Empleos formales

Sorprende que en 2019, un año sin crecimiento económico, haya aumentado el número de empleos registrados en el IMSS; pero se crearon 342 mil nuevos puestos de trabajo, una vez que se descartan los que se perdieron. Aun así, se trata de la menor creación de empleos formales en México desde 2010.
13 Enero 2020 04:07:00
Salud gratuita
No hay nada gratis en la vida, solo distintas formas de pagarlo. Esta verdad se aplica a los servicios públicos, que implican costos importantes. El cobro puede ser eficiente o no, generar incentivos adecuados o perversos, ser sostenible o no, saldarlo el usuario o el contribuyente, pero es inevitable.

El Presidente ha prometido que la atención médica y los medicamentos van a ser gratuitos en México. El primer paso es la creación del Insabi, el Instituto de Salud para el Bienestar. El “mal llamado” Seguro Popular cobraba una cuota mínima a los afiliados que podían pagarla.

“Todas las personas en el país sin seguridad social tienen derecho a recibir gratuitamente servicios públicos de salud, medicamentos y demás insumos asociados”, dice un anuncio del Insabi. “Ya no se requiere afiliación. La atención incluye medicamentos, análisis, estudios, diagnósticos clínicos, intervenciones quirúrgicas y hospitalización en su caso, todo de manera gratuita”.

El anuncio señala, sin embargo, una gran excepción. Los servicios “gratuitos” solo los tendrán quienes están “sin seguridad social”. Los afiliados al IMSS o al ISSSTE, y las empresas o instituciones que los emplean, tendrán que seguir pagando cuotas. Sin estas, o sin recursos frescos, las dos instituciones quebrarían en muy poco tiempo.

El Seguro Popular buscó aplicar el mismo esquema a quienes no tienen IMSS o ISSSTE. Padeció siempre de una gran escasez de recursos, porque muchos afiliados estaban exentos del pago, pero cumplió con el propósito de proporcionar servicios de salud a quienes no tenían seguridad social.

Algunos especialistas serios ofrecieron críticas al sistema. Santiago Levy argumentó, en su ya clásico Good Intentions, Bad Outcomes de 2008, que al ofrecer servicios médicos a personas sin seguridad social se debilitaba la creación de empleos formales. Levy sugería usar recursos tributarios, de la aplicación de IVA a alimentos y medicinas, para financiar la seguridad social de todos, con o sin empleo formal.

El pecado original del Insabi es no entender que los servicios y medicamentos deben financiarse de alguna manera. La institución ha eliminado los cobros por aseguramiento y ampliado el número de beneficiarios, sin identificar fuentes adicionales de ingresos. Por eso está recortando servicios.

Dinamarca, que el Presidente usa de ejemplo, financia 84% de sus gastos médicos con impuestos y el resto con seguros privados. El sistema es bueno, pero lejos de ser gratuito es muy caro: 10.4% del Producto Interno Bruto. Si México tiene un PIB de 24 billones de pesos corrientes (INEGI), un sistema como el de Dinamarca costaría alrededor de 2.5 billones de pesos anuales. ¿Qué tan cerca estamos? La Secretaría de Salud tendrá en 2020 un presupuesto programable de 128 mil 600 millones de pesos, 20 veces menor.

A todos nos gustaría tener un sistema de salud como el de Dinamarca, pero no lo lograremos si persistimos en la mentira de que será gratuito. Evitar que los gastos médicos catastróficos recaigan sobre la familia en el momento de la enfermedad es un buen objetivo de política pública, que ya tenía el Seguro Popular, pero para conseguirlo tendremos que cubrir el gasto con impuestos, seguros o una combinación de ambos. En la vida, después de todo, no hay nada gratis. Mucho menos la salud.


¿Experiencia?

El Insabi está mal diseñado. Ni siquiera un experto en salud pública podría sacarlo adelante bien. Pero no ayuda en nada que el titular, Juan Antonio Ferrer, no tenga ninguna experiencia en salud pública. A pesar de eso, cobra un sueldo de 97 mil pesos mensuales netos, alrededor de 130 mil pesos brutos.
10 Enero 2020 04:07:00
Ni Seguro ni Insabi
Una vez más el presidente López Obrador tomó una decisión por razones políticas sin preocuparse por las consecuencias. Con el argumento de que el Seguro Popular no era ni seguro ni popular, se apresuró a reemplazarlo por un Instituto de Salud para el Bienestar, el Insabi, que entró en funciones el 1 de enero en medio de una enorme confusión sobre su financiamiento y reglas.

El Seguro Popular, creado en 2003, no era perfecto, por supuesto. Operó siempre con recursos insuficientes. Sin embargo, fue uno de los programas sociales mejor evaluados y dio servicios de salud a más de 50 millones de mexicanos que no tenían otra opción. Julio Frenk, exsecretario de Salud y actual presidente de la Universidad de Miami, señaló en diciembre que “120 estudios sugieren que el Seguro Popular ha disminuido drásticamente el número de mexicanos que enfrentan gastos catastróficos y [reducido] la mortalidad infantil”.

López Obrador, sin embargo, siempre ha despreciado las voces de los especialistas: “El llamado Seguro Popular -dijo también en diciembre-- es evidente que no ha funcionado, que no es seguro ni es popular, y va a ser sustituido por un sistema de salud que garantice atención médica de calidad y medicamentos gratuitos, pero esta sustitución se va a ir dando poco a poco”. Meses antes había afirmado: “México va a tener un sistema de salud como el que tienen en Dinamarca y en Canadá”.

Hoy ya no tenemos Seguro Popular, pero el Insabi está empezando a operar en medio de la incertidumbre. Los políticos aplaudidores no ven ningún problema. “La modalidad de desaparición del Seguro Popular es muy benéfico para la gente”, declaró ayer, con extraña sintaxis, la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, “porque el recurso que antes estaba limitado para ciertas cosas ahora va a estar abierto para la contratación de médicos de mejor manera, para el abastecimiento de los medicamentos de mejor manera”. No todos los pacientes, sin embargo, están de acuerdo.

El Insabi promete dar servicios médicos gratuitos a toda la población que simplemente se identifique como mexicana, sin cobrar los reducidos o nulos pagos de los asegurados del Seguro Popular. Todos los mexicanos podrán recibir tratamientos de primero y segundo nivel en los centros de salud en que operaba el Seguro Popular. El nuevo sistema, sin embargo, descarta cubrir los servicios de tercer nivel o alta especialidad. Por eso ha habido tantas quejas de padres de niños con cáncer y de pacientes con sida.

El sistema de salud no está recibiendo más dinero por lo que los problemas del Seguro Popular, lejos de resolverse, seguirán empeorando con el Insabi. El dinero no lo es todo, pero se necesitan recursos para proporcionar servicios. México tiene un gasto público y privado en salud de mil 138 dólares anuales por persona, Canadá 4 mil 974 y Dinamarca 5 mil 299 (OCDE). En México, sin embargo, los recursos públicos no solo no están subiendo, sino que están bajando. El presupuesto de la Secretaría de Salud en 2019 fue de 128 mil 700 millones de pesos, pero en 2020 bajó a 128 mil 600 millones. En 2013 el Gobierno dedicaba al sector salud 2.8% del PIB, pero en 2019 solo 2.4 por ciento. No es esta la forma de construir un sistema de salud como el de Dinamarca o el de Canadá.


Gertz y Nieto

El fiscal general Alejandro Gertz Manero se quejó de quienes revelan información de las investigaciones previas violando la presunción de inocencia. El Presidente respondió ayer que se reunirá con el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera para discutir el tema, pero inquietantemente añadió: “Santiago [Nieto] no hace nada sin consultar al Presidente”.

09 Enero 2020 04:04:00
Trump y la guerra
Donald Trump afirmó el 3 de enero, tras lanzar un ataque con drones que mató al general iraní Qassem Soleimani, “Tomamos esta acción anoche para detener una guerra. No tomamos esta acción para empezar una guerra”.

La declaración buscaba justificar por qué Trump, quien como candidato rechazó la posibilidad de involucrar a Estados Unidos en nuevas guerras, ahora asesinaba a un alto funcionario y militar iraní generando un enorme riesgo de conflicto.

Irán respondió al asesinato con un ataque de misiles que alcanzaron bases militares en Irak, aparentemente sin generar bajas estadunidenses o iraquíes. Un avión ucraniano se desplomó al despegar del aeropuerto de Teherán con la muerte de 176 pasajeros y tripulantes, pero no hay pruebas de que haya sido derribado por un acto terrorista.

La verdad es que la decisión de asesinar al general Soleimani no parecía destinada a detener ninguna guerra sino a provocar una. Es claro, como ha señalado Trump, que el Ejército de EU es el más poderoso del mundo. El presupuesto militar de Washington para el año fiscal 2019 fue de 693 mil millones de dólares. Irán tuvo en 2018 un gasto militar de 12 mil 612 millones de dólares (tradingeconomics.com).

Las guerras modernas, sin embargo, son distintas a las tradicionales. En un enfrentamiento directo Irán sería aplastado, pero hoy en día incluso la mayor potencia puede quedar atrapada en un conflicto interminable.

George W. Bush pronunció el 1 de mayo de 2003 un discurso de victoria en el portaaviones USS Abraham Lincoln, debajo de un cartel que decía “misión cumplida”, tras la invasión a Irak que empezó el 20 de marzo. Casi 17 años después, y a pesar de la presencia ininterrumpida de tropas estadunidenses, el país no ha sido pacificado.

En su discurso de ayer el presidente Trump se mostró más sensato que antes y afirmó que Irán se había moderado. Los ataques iraníes a las bases militares en Irak, dijo, no habían resultado en bajas. Sin embargo, no dejó de amenazar: “Están en construcción nuevas armas hipersónicas. No queremos usarlas”.

El ministro iraní de relaciones exteriores, Mohammed Javad Zarif, ofreció con anterioridad un mensaje cauteloso: “Irán tomó y concluyó medidas proporcionales de autodefensa bajo el Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas dirigidas contra la base desde la que cobardemente se lanzó un ataque armado contra nuestros ciudadanos y altos funcionarios. No buscamos un escalamiento o guerra, pero nos defenderemos de cualquier agresión”.

De momento, el peligro de una guerra abierta parece haberse desvanecido. Trump atacó primero, al asesinar a Soleimani, e Irán respondió con un aparente ataque controlado para no causar víctimas. Ninguna de las dos partes quiere, al parecer, más acciones de venganza; ninguno está culpando al otro por el desplome del avión ucraniano. Sin embargo, los riesgos de tener a un Presidente temerario en la Casa Blanca han quedado una vez más de manifiesto.

¿Qué viene ahora? Una paz tensa. Las banderas rojas de la venganza fueron izadas en los minaretes de Irán por lo que muchos islamistas han recibido el mensaje de que deben buscar formas de vengar la muerte de Suleimani. No pasará mucho tiempo para que presenciemos nuevos atentados terroristas. Trump, lejos de poner fin a una guerra, ha creado nuevos riesgos para los estadunidenses y sus aliados.

Armas

Marcelo Ebrard sigue culpando a Estados Unidos de la violencia en nuestro país. “Si no se reduce el tráfico ilícito de armas –dijo el 7 de enero– ¿por qué se supone que se va a poder doblegar a grupos que están fuertemente armados?” La verdad es que las armas son legales en EU e ilegales en México, pero nuestro país es por mucho el más violento de los dos. La razón no son las armas.


08 Enero 2020 04:03:00
Comunista rica
Yeidckol Polevnsky, la presidenta de Morena, reitera constantemente su admiración por el Gobierno cubano. El 1 de enero ensalzó en Twitter la Revolución Cubana tras la cual, afirmó, “ya nada fue igual, todo cambió. Fidel transformó la historia de la humanidad”. El 6 de enero señaló que el presidente López Obrador “trabaja con gran pasión para que el mejor regalo de #DíaDeReyes sea que todos los niños de #México tengan el bienestar indispensable; comida, salud, educación y un techo digno”, pero no ilustró el mensaje con pequeños mexicanos sino con un anuncio que decía: “200 millones de niños en el mundo duermen hoy en las calles: ninguno es cubano”.

Polevnsky es una comunista rica, por supuesto. Tan solo en 2013 el Servicio de Administración Tributaria le condonó impuestos por 16 millones de pesos. Ella misma afirma que no recibe remuneración por su trabajo. “Soy voluntaria”, ha señalado. “No tengo actividades empresariales y tampoco soy asalariada. Vivo de mis rentas”. Se une así a una larga fila de ricos que por distintas razones han optado por el comunismo. El primero fue el propio Friedrich Engels, heredero de una familia dueña de plantas textiles en Alemania e Inglaterra; otro fue Fidel Castro, cuyo padre, inmigrante gallego, hizo fortuna como hacendado en Cuba.

Sin embargo, el presidente Andrés Manuel López Obrador, hijo de un comerciante modesto de Macuspana, Tabasco, no parece un entusiasta de las ideas comunistas. En su campaña presidencial de 2018 rechazó reiteradamente los intentos de sus rivales por identificarlo con los venezolanos Hugo Chávez y Nicolás Maduro. Como Presidente ha expresado críticas contra el “neoliberalismo”, pero no contra el sistema de libre empresa. En lugar de expropiar compañías y propiedades privadas, como Fidel Castro o Hugo Chávez, ha privilegiado los acuerdos con empresarios nacionales y extranjeros. “Estamos a favor del libre mercado”, dijo el 4 de diciembre de 2018, unos días después de tomar posesión como Presidente. En junio de 2019 declaró, al respecto del T-MEC: “Estamos apostando, estamos decidiendo por el libre comercio”.

Es difícil, sin embargo, descartar las constantes expresiones de Polevnsky y otros miembros de la Cuarta Transformación a favor de los regímenes comunistas. Ella no puede argumentar que está defendiendo ideas personales porque es la presidenta del partido de gobierno. Debemos suponer que las propuestas con las que simpatiza son las que guían su trabajo político. Los ciudadanos, hayan votado o no por López Obrador, merecen saber si el propósito del actual régimen es construir en México una sociedad comunista como la de Cuba.

La transparencia es importante. No todos somos ricos, no todos podemos vivir de nuestras rentas como Yeidckol. Muchos queremos trabajar en una sociedad en que se permita la actividad privada para lograr una mayor prosperidad. No todos queremos vivir en un régimen como el cubano, en que el Gobierno lo decide todo y en el que solo los candidatos aprobados por el Partido Comunista pueden participar en elecciones. Muchos creemos en la democracia.

Si Cuba es el modelo que Yeidckol quiere replicar en México, que lo reconozca con honestidad. Pero también el Presidente debe ser claro. Si realmente cree en la libertad económica, en la propiedad privada y en la democracia, debe deslindarse de Polevnsky. No puede permitir que el partido del que surge su gobierno tenga una visión política y económica autoritaria tan distinta a la suya.

Sucursales

AMLO quiere abrir 2 mil 700 sucursales para el Banco del Bienestar. Sería el banco con mayor número en el país, más que las mil 834 del BBVA. Parece la forma más cara de llevar recursos a los beneficiarios de programas sociales.


07 Enero 2020 04:05:00
Principio a modo
Tanto el presidente López Obrador como el canciller Marcelo Ebrard han afirmado que México ha recuperado la política de no intervención de los gobiernos priistas del pasado que se perdió en el periodo liberal. La realidad, sin embargo, es otra: el intervencionismo siempre ha estado presente, solo que se aplica de manera discrecional e ideológica.

Este 5 de enero el Gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela utilizó a la Guardia Nacional Bolivariana para impedir el acceso de Juan Guaidó y los diputados de oposición a la sede de la Asamblea Nacional. En una sesión sin quórum, y sin legisladores de oposición, los diputados chavistas votaron para nombrar presidente del órgano legislativo al diputado Luis Parra. Maduro apareció en televisión para dar por buena la elección y decir con sorna a pesar de los videos que exhibían la acción de la policía: “Si Guaidó no entró es porque no tenía los votos”.

Guaidó calificó la maniobra como un “golpe parlamentario”. Sin embargo, el Gobierno mexicano, que había calificado como un “golpe de Estado” la renuncia de Evo Morales a la Presidencia boliviana, no cuestionó la acción del régimen de Maduro. En un tweet el 5 de enero, la Secretaría de Relaciones Exteriores simplemente comentó: “México hace votos para que la Asamblea Nacional de Venezuela pueda elegir democráticamente su Junta Directiva conforme al proceso establecido en la Constitución de ese país hermano”.

Efectivamente, la Asamblea Nacional se reunió en una sede alterna y en una sesión que sí contó con quórum, a pesar de que los diputados oficialistas se ausentaron, reeligió como presidente a Guaidó siguiendo todos los procedimientos de ley. Hoy Venezuela tiene tres asambleas: una legítima, que ha seguido todos los procedimientos constitucionales, que encabeza Guaidó, y dos espurias, la llamada constituyente y la de Parra, impuestas por el Gobierno de Maduro para anular a la oposición.

El golpe que el Gobierno mexicano denuncia en Bolivia simplemente no existió. Morales renunció ante una rebelión popular y el mando se transmitió de conformidad con la Constitución. El ministro de Defensa, el general Javier Zavaleta, no solo no tomó el poder sino que está asilado y protegido por México en nuestra embajada en La Paz, mientras que el comandante en jefe de las fuerzas armadas, el general Williams Kaliman, ha sido reemplazado. Las autoridades bolivianas han anunciado nuevas elecciones que se llevarán a cabo el próximo 3 de mayo.

El Gobierno mexicano, en cambio, sigue apoyando al venezolano Maduro a pesar de sus repetidos golpes contra una Asamblea Nacional cuyo pecado fue lograr una mayoría de oposición en las elecciones de 2015, las últimas libres que ha tenido el país.

El viejo régimen priista que tanto admira la Cuarta Transformación recurría, de la misma manera, a una aplicación discrecional e ideológica del principio de no intervención. Exigía, por ejemplo, respeto a la dictadura cubana, pero rompió relaciones con Chile tras el golpe de Augusto Pinochet. Hoy la Cancillería ha recuperado esa filosofía acomodaticia y cuestiona un inexistente golpe de Estado en Bolivia mientras se cruza de brazos ante los insistentes golpes de Maduro contra la democracia en Venezuela. Puede más la ideología que la filosofía de la no intervención.

Irak, Irán

Otra aplicación discrecional de la política exterior la vemos en el Medio Oriente. Matar a un general iraní en territorio iraquí es una violación al derecho internacional y también amenazar a Irak por pedir la salida de tropas estadunidenses. Pero sobre esos temas la Cancillería no se manifiesta, para no molestar a Trump.
06 Enero 2020 04:06:00
Aviones y política
Jeanine Áñez, la presidenta de Bolivia, tomó un vuelo comercial el 23 de diciembre de La Paz a Santa Cruz. Buscaba así marcar una distancia con su predecesor, Evo Morales, quien utilizaba el avión presidencial, un Falcon 900 EX Easy, incluso para distancias muy cortas.

Evo difícilmente se sentiría aludido. En 2015 declaró al periodista español Jordi Évole, precisamente en un vuelo La Paz-Santa Cruz: “Para mí el avión es ya un instrumento de trabajo. Para mí ya no es un lujo el avión”. Antes de comprar la aeronave, otros, como “Fidel, Chávez, Lula y Argentina”, le prestaban aviones y helicópteros.
La presidenta Áñez explicó al abordar ese día que hacía el vuelo en un avión comercial porque su viaje era personal, para pasar Navidad con su madre y hermanos, y no oficial. Los pasajeros le aplaudieron.
Viajar en vuelo comercial aumenta la popularidad de un gobernante porque lo hace parecer humilde. Por Andrés Manuel López Obrador prometió en campaña que dejaría de usar el avión presidencial, el TP-01, un Boeing 787-8 Dreamliner. “Ya compraron un avión presidencial de lujo –decían sus anuncios–. No lo tiene ni Obama”.
La verdad es que la Presidencia de Estados Unidos tiene no uno sino dos aviones bastante mayores, 747s, mucho más equipados que el TP-01 mexicano. No hubo, por supuesto, ningún interés ni de Obama ni de Donald Trump por adquirir el 787 mexicano. Aun así, López Obrador no quiso usar el avión y lo envió a un hangar en Estados Unidos mientras encontraba comprador. En varias ocasiones dijo que estaba a punto de venderlo, que las Naciones Unidas estaban ayudando o que ya había un cliente listo, aunque siempre hubo dudas porque el avión es arrendado.

En cuanto al ahorro prometido, nada. La operación del avión, cuesta 17 millones de pesos anuales, pero mantenerlo parado requiere de 16 millones. A esto hay que sumar los costos de los vuelos comerciales del Presidente, sus avanzadas y comitivas, que no se han dado a conocer.
El Gobierno, por otra parte, ha tenido que recurrir a otros aviones para propósitos como traer la mitad de los restos de José José desde Estados Unidos o a Evo Morales desde Bolivia. También hay un riesgo adicional para los pasajeros que se ven obligados a compartir vuelos con él.
El propio Presidente no parece estar muy bien informado del tema técnico. El 3 de enero dijo que el 787 fue un fraude ya que solo puede “volar distancias largas”. Habrá que suponer que se lo dijo el mismo asesor que afirmó que los aviones se repelen.

El 787-8, el modelo más barato del Dreamliner, el cual se arrendó para el TP-01, tiene efectivamente un alcance de entre 14 mil 200 y 15 mil 200 kilómetros, lo cual le permite competir con aviones grandes de cuatro motores, como el 747 o el Airbus 380, pese a tener solo dos reactores y generar un importante ahorro de combustible. Como es relativamente pequeño, y muy eficiente, el 787 se utiliza con frecuencia para trayectos cortos.
Entiendo que López Obrador quiera seguir usando vuelos comerciales por razones políticas, pero esto lo coloca fuera de contacto en momentos importantes, como la batalla de Culiacán del 19 de octubre, y le impide realizar juntas de trabajo en el avión como los presidentes anteriores.

Quizá López Obrador debería prestarle atención a Evo cuando decía que el avión no era un lujo sino un instrumento de trabajo. O quizá pueda pedirle prestado uno a Nicolás Maduro.

Asesinato

El régimen de Irán es abominable, pero la decisión de Trump de asesinar al general iraní Qassem Suleimani y a otras personas en un tercer país, Irak, por sus supuestos planes futuros es una violación al derecho internacional. Por lo pronto ya perdió un aliado, Irak, pero además aumentó las posibilidades de ataques terroristas.


03 Enero 2020 04:07:00
Bestia capitalista
El Ejército Zapatista de Liberación Nacional ratificó este 1 de enero su oposición a la construcción del Tren Maya. El subcomandante Moisés afirmó que su organización estaría dispuesta a todo para impedir el proyecto. Nos “está retando”, dijo en referencia al presidente López Obrador, sin mencionar su nombre, “como que está diciendo que él tiene la fuerza y el dinero y a ver quién se opone a su mandato”; pero el EZLN “está dispuesto a todo para defender la tierra”.

No creo que el Tren Maya sea el mejor proyecto para la península de Yucatán. Perderá dinero, como virtualmente todos los trenes de pasajeros en el mundo, y se convertirá en un elefante blanco que requerirá miles de millones de pesos anuales de subsidio. Los líderes del EZLN, sin embargo, se oponen a cualquier mejora económica para los indígenas. El desarrollo es para ellos una “bestia capitalista” que arrasa todo.

El presidente López Obrador trató ayer de responder a este rechazo de los líderes zapatistas. “Les diría que no tienen toda la información. No se va a afectar a las comunidades indígenas en nada, al contrario, se está beneficiando a los pueblos indígenas como nunca se había hecho. Ahora puedo decir que las comunidades indígenas reciben apoyos como nunca. No tengo ningún problema de conciencia. Al contrario, puedo decir que llevo más de 40 años trabajando por los pobres y los indígenas”.

Pero no es que los líderes zapatistas no tengan toda la información, sino que no les interesa. Para ellos, preservar la tierra no es más que mantener las condiciones marginales de vida de los indígenas. No quieren un tren que saque productos al exterior o que lleve turistas a la zona. Son ultraconservadores. El desarrollo mismo es su enemigo.

Entiendo las buenas intenciones del Presidente. El Tren Maya está diseñado para convertirse en un eje de desarrollo con estaciones que servirán como centros comunitarios. Pero esas mismas virtudes son la razón del rechazo de los dirigentes del EZLN.

El Presidente no ayudó a su causa al realizar consultas falsas. “Hace un año, en diciembre del 2018 -dijo Moisés-, el capataz que ahora manda en la finca que se llama México hizo una simulación de que le pidió permiso a la Madre Tierra para destruirla. Hace pocas semanas hizo otra simulación de una supuesta consulta, donde solo informó que hay muchas cosas buenas de los megaproyectos, pero no dijo de todas las desgracias que traen esos megaproyectos para la gente y para la naturaleza”.

Pero aun si hubiera realizado la más perfecta y democrática de las consultas, López Obrador no habría logrado convencer a los líderes del EZLN. Su visión del mundo es otra. No les interesa que los indígenas vivan mejor. La pobreza es una indicación para ellos de que los indígenas se mantienen fieles a sus usos y costumbres. También los hace más fáciles de dominar.

López Obrador ha prometido no usar la fuerza pública para superar la oposición al Tren Maya. Si cumple, la construcción se volverá imposible. El Presidente conoce muy bien las técnicas de bloqueo, porque las usó durante años para protestar o impedir proyectos de otros gobiernos. No importa que la mayoría quiera el tren, unos cuantos cientos de activistas son suficientes para bloquearlo si no se emplea la fuerza pública. Y el EZLN cuenta con miles dispuestos a hacer lo que ordenan sus líderes, aunque se condenen a sí mismos y a sus familias a la pobreza.



Fidelista

Una vez más la presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, expresó su admiración por la Revolución Cubana y Fidel Castro, quien “transformó la historia de la humanidad”. Sería honesto que explicara si su propósito con Morena es crear en México un sistema como el cubano.
02 Enero 2020 04:08:00
Visión 2020
La pregunta es si esta vez le atinarán. Los Criterios Generales de Política Económica han previsto para el 2020 un crecimiento económico para México de entre 1.5 y 2.5 por ciento. El objetivo puntual es 2 por ciento.

No es la primera vez. También Hacienda previó 2% de expansión para 2019. El presidente López Obrador mantuvo muy entrado el año la posición de que los indicadores de desaceleración estaban equivocados, que él tenía otros datos, y que el crecimiento sería de 2 por ciento. En los nueve primeros meses de 2019, sin embargo, el PIB registró un movimiento de 0.0 por ciento. Las cifras adelantadas del cuarto trimestre han hecho que las previsiones para el cierre del año bajen más: a entre -0.1 y -0.2 por ciento. México parece haber sufrido en 2019 su primer año de contracción económica desde 2010.

El Gobierno está seguro de que en 2020 México regresará a la senda del crecimiento, aunque sea moderado. Los argumentos son bastante sólidos. Las consecuencias negativas de la cancelación del proyecto del aeropuerto de Texcoco y de las nuevas licitaciones para plantas de electricidad y campos petroleros ya habrán sido absorbidas por la economía. Los efectos de las nuevas inversiones públicas, como la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya y el aeropuerto de Santa Lucía, empezarán a permear en la economía general. Las grandes empresas representadas por el Consejo Coordinador Empresarial y el Consejo Mexicano de Negocios han mantenido sus compromisos de inversión. El Presidente ha cumplido en buena medida con su promesa de no subir impuestos. Las finanzas públicas están sanas. Las tasas de interés están bajando. El peso no solo se mantiene firme, sino que subió ligeramente frente al dólar en 2019.

A lo anterior hay que añadir que el T-MEC parece estar a punto de ser ratificado por el Senado de Estados Unidos, lo cual añadiría certeza a las nuevas inversiones para el mercado de exportación. La economía de la Unión Americana, nuestro principal socio comercial, está creciendo más de 2% al año. El FMI espera un repunte de la economía internacional en 2020. Los mercados bursátiles en Estados Unidos tuvieron en 2019 un año espectacular, con avances de 29% en el S&P 500, 22% en el Dow Jones y 35% en Nasdaq, lo cual sugiere que hay fuertes cantidades de dinero para invertir. La Bolsa Mexicana solo subió 4.56%, pero esto significa que quizá tenga buenas oportunidades de inversión.

El punto de mayor preocupación es Pemex. La empresa tiene un alto nivel de endeudamiento. El que su estrategia de inversión se concentre en construir una refinería, destinada a perder dinero, no mejorará su perfil crediticio, sino que lo empeorará. Una baja en el grado de inversión de Pemex pondrá en riesgo el grado de inversión de México.

Al final, el crecimiento no puede sustentarse solamente en las inversiones del sector público y de las grandes empresas. Las pequeñas y medianas empresas representan el porcentaje más importante de inversión en nuestro país. La Cuarta Transformación empezó sus actividades en 2019 restringiendo severamente la construcción, particularmente en la Ciudad de México, y otras actividades productivas. Esperemos que los funcionarios hayan aprendido la lección. Si el Gobierno quiere realmente una mejora del nivel de vida de la población, y en especial de los pobres, debe promover la inversión y la creación de empleos en lugar de atacarlas. No es cuestión de derecha o de izquierda, sino de saber cómo funciona la economía.

Trump favorito
La campaña electoral en Estados Unidos tendrá consecuencias importantes para México y para el mundo. Donald Trump parte como favorito, no por sus virtudes personales, sino por la mediocridad de los candidatos demócratas.
01 Enero 2020 04:08:00
No intervención
Estamos viendo un cambio en la política exterior mexicana. Hemos abandonado una vez más la política de no intervención y hemos tomado partido en una disputa que deben dirimir solo los bolivianos.

México tiene derecho a otorgar asilo a los integrantes del viejo Gobierno boliviano. En la embajada en La Paz se encuentran nueve exfuncionarios, entre ellos el exministro de Gobierno Juan Ramón Quintana y el exministro de Defensa Javier Zavaleta López. Cuatro tienen órdenes de aprehensión por sedición, fraude electoral y uso indebido de bienes del Estado. El derecho internacional excluye del asilo a quienes han sido inculpados o están procesados por delitos comunes, pero “corresponde al Estado asilante la calificación de la naturaleza del delito o de los motivos de la persecución” (Convención sobre Asilo Diplomático, OEA). Bolivia tiene obligación de otorgar un salvoconducto para la salida de los asilados en la embajada de México en Bolivia.

El país asilante, sin embargo, “no permitirá a los asilados practicar actos contrarios a la tranquilidad pública ni intervenir en la política interna del Estado territorial”, mientras que el expresidente Morales y sus exfuncionarios están buscando activamente derrocar el régimen legal de Bolivia.

El Gobierno mexicano ha violado el principio de no intervención en Bolivia. Lo hizo, para empezar, al reconocer el triunfo de Evo en las elecciones del 20 de octubre a pesar de los indicios de un fraude. Las irregularidades fueron confirmadas por un análisis del Departamento para la Cooperación y la Observación Electoral de la OEA que se realizó a petición del propio Evo. El estudio determinó que “se encontraron irregularidades que varían desde muy graves hasta indicativas. Esto lleva al equipo auditor a cuestionar los resultados de la elección del 20 de octubre pasado”.

El proceso era irregular desde un principio. La propia Constitución que impuso Evo en 2008 establecía solo una reelección presidencial. En 2019, sin embargo, Morales estaba contendiendo por un cuarto mandato con el argumento de que la reelección indefinida es un derecho humano.

El Gobierno mexicano ha afirmado que la renuncia de Evo del 10 de noviembre fue producto de un golpe militar. Las fuerzas armadas, sin embargo, no se desplegaron, ni tomaron oficinas de Gobierno o medios de comunicación. El ministro de Defensa, Javier Zavaleta, no solo no ocupó el mando, sino que se encuentra asilado en la embajada de México. El comandante en jefe de las fuerzas armadas, el general William Kaliman, quien hizo la sugerencia pública de que el presidente Morales debía renunciar para evitar más derramamiento de sangre en medio de un levantamiento popular, fue destituido por el nuevo Gobierno debido a su cercanía con Evo.

La transmisión de poder se realizó conforme al orden constitucional a la vicepresidenta del Senado, Jeanine Áñez, quien de inmediato ha tomado medidas para convocar elecciones. La ley para ello fue aprobada de manera unánime por las dos cámaras del Congreso, con el apoyo incluso del Movimiento al Socialismo, el partido mayoritario que previamente dominaba Evo.

Bolivia debe otorgar el salvoconducto a los asilados en la embajada, exigiendo que no promuevan actos contrarios a la tranquilidad pública, pero México debe dejar que los bolivianos tomen sus decisiones, incluso la de expulsar del poder a un dictador que trató de permanecer en el poder de manera vitalicia.

Retos para 2020
Los dos mayores fracasos del Gobierno de AMLO hasta ahora han sido la violencia y el crecimiento económico. Empieza el 2020 con el reto para el gobierno de dar mejores resultados en los dos campos.
31 Diciembre 2019 04:09:00
Año de experimento
El crecimiento económico pasó de 2.1% en 2017 y 2018 a 0.0% en los nueve primeros meses de 2019. Este es el primer saldo para los mexicanos de este 2019 que hoy concluye. El estancamiento económico ha traído fenómenos que algunos en su ignorancia consideran positivos, como un superávit comercial y de cuenta corriente, pero que son subproducto de una economía que ha dejado de crecer.

Los indicadores más inquietantes los vemos en la construcción, que cayó 11.1% anual en octubre, y la inversión fija bruta, que en septiembre estaba 6.5% abajo que un año antes. Son cifras particularmente negativas porque sin inversión y sin construcción difícilmente puede darse una recuperación sana.

La falta de crecimiento significa un aumento en el desempleo que hasta la fecha ha sido moderado. En noviembre el Inegi registró una tasa de 3.5% de desocupación abierta, un aumento significativo sobre el 3.3% del mismo mes de 2018. La tasa de subocupación, que se refiere a la población empleada que tiene la necesidad y disponibilidad de trabajar más, subió más: de 7 a 8.2 por ciento. No tenemos aún la cifra de trabajadores registrados en el IMSS al 31 de diciembre, pero sabemos que registrará una baja importante por la terminación de contratos temporales.

Los entusiastas de la Cuarta Transformación tienen una visión completamente distinta. El senador Ricardo Monreal tuiteó el 29 de diciembre: “Sin excesos ni festejos, pero los indicadores fundamentales de la economía están mejor hoy que hace un año: tasas de interés, tipo de cambio, inflación, salario mínimo, déficit público, endeudamiento y riesgo país. La 4T está lista para dar a México crecimiento y empleo en 2020”.

Fuera del mínimo, las demás variables son las que siempre han enorgullecido a los gobiernos conservadores. El actual régimen ha sido, efectivamente, más conservador en el gasto que sus predecesores y los resultados los estamos viendo en la inflación, las tasas de interés y el tipo de cambio, entre otros indicadores. Monreal no apuntó el que debería ser el motivo de mayor orgullo de la Administración: el incremento en los salarios promedio, no nada más el mínimo que casi nadie gana. Este incremento, sin embargo, se combina con el aumento del desempleo.

El Presidente dejó de insistir que tenía otros datos y que el crecimiento en 2019 sería de 2 por ciento. Hoy afirma que el crecimiento no importa, que lo que realmente vale es el “desarrollo” y la “felicidad”. No parece entender la relación entre crecimiento y desarrollo; en cuanto a la felicidad, México siempre ha registrado mayores índices en las autocalificaciones que países con mayor desarrollo.

En 2019 hemos visto no solo un recorte del gasto, sino también el inicio de un gran experimento en prioridades públicas. En lugar de gastar la misma cantidad de dinero o más en programas sociales, como servicios de salud o estancias infantiles, el Gobierno está encauzando una creciente cantidad de recursos a dádivas directas a ciertos grupos, como ninis o adultos mayores. Es una estrategia que ayuda a aumentar la popularidad del gobernante, pero que no sabemos si ayudará a construir una mayor prosperidad. El Gobierno apenas lleva un año en funciones. En cinco más sabremos si el experimento ha sido exitoso o si fue el inicio de un desplome en la producción y la prosperidad del país.

Falta un año
Para contar una decena se empieza en el 1 y se termina en el 10. Es lo mismo con las décadas. La actual empezó en 2011 y terminará en 2020. La idea de que hoy termina una década es un error difundido por medios que quieren contar decenas del 0 al 9.
30 Diciembre 2019 04:07:00
El Apocalipsis
“Oí una voz que salía del templo y decía a siete ángeles: ‘Id y verted sobre la Tierra las siete copas de la ira de Dios’”. Apocalipsis 16:1

Por milenios los agoreros han profetizado el fin del mundo. El Apocalipsis describía el arribo de plagas ordenadas por un Dios decepcionado de sus criaturas: “Ellos han derramado la sangre de los santos y de los profetas, y tú les has dado a beber sangre: se lo merecían” (16:6).

Muchos cristianos medievales vivían en espera del fin del mundo. En 2012 los entusiastas del new age lo preveían en el solsticio de invierno, porque supuestamente lo determinaba una profecía maya. En ese año, 14% de la población mundial, y 22% en Estados Unidos, creía que el final llegaría durante su vida (Ipsos, mayo 2012).

La visión agorera no se limita al pensamiento religioso. Thomas Malthus argumentó en su Ensayo sobre el Principio de la Población de 1789: “El poder de la población es infinitamente mayor que el poder de la Tierra para producir la subsistencia para el hombre”. El crecimiento demográfico, afirmó, llevaría a la escasez, pestilencia, hambre y guerra.

En 1972 el Club de Roma publicó Los Límites del Crecimiento: “En un planeta limitado las dinámicas de crecimiento exponencial no son sostenibles”. Para 2012, aseveraba, se agotarían 12 de 19 importantes recursos naturales: mercurio, aluminio, cobre, oro, plomo, molibdeno, gas natural, petróleo, plata, estaño, tungsteno y cinc. No habría suficientes alimentos para la población por lo que, como Malthus, preveía escasez, pestilencia, hambre y guerra.

Las predicciones fracasaron espectacularmente. Todos los recursos que debían haberse agotado para 2012 son hoy más abundantes y tienen menores precios que nunca. La población se ha incrementado, pero mucho más la producción de alimentos. El hambre y la pobreza extrema han tenido las mayores caídas de la historia.

El Club de Roma no se ha arredrado por el fracaso de sus pronósticos de 1972. En 2019 publicó Come On!: Capitalismo, cortoplacismo, población y destrucción del planeta (Deusto) para advertir que el crecimiento “nos dirige directamente hacia una colisión contra los límites del planeta”. La activista adolescente Greta Thunberg coincide: “Esta es la mayor crisis que ha enfrentado la humanidad”. Saúl Alvídrez, cineasta mexicano, exintegrante del movimiento #YoSoy132, lo resume así: “Somos herederos del Apocalipsis”.

El mundo, sin embargo, ha sido resistente. El libre mercado y la tecnología han mejorado la productividad y la vida de la gente. Matt Riddley, autor de The Rational Optimist y The Evolution of Everything, ha señalado que la humanidad lejos de empeorar está mejorando. En The Spectator apunta que hemos tenido la mejor década de la historia. En 2010-2019 se ha creado 28% de la riqueza de la historia, la pobreza extrema se ha reducido a la mitad, la mortalidad infantil ha disminuido en un tercio, la expectativa de vida ha subido de 69.5 a 72.6 años, el número de países que criminaliza la homosexualidad ha bajado de 40 a 27%, los países con leyes que protegen a las mujeres han subido de 53 a 78%, la tasa de mortalidad por contaminación ha disminuido 19%, las muertes relacionadas con el clima han caído 95% desde los años 60, el consumo de 66 de 72 recursos cercanos a su agotamiento ha disminuido y el número de países considerados “no libres” ha pasado de 34 a 26 por ciento.

Los agoreros insisten en que vivimos el peor de los tiempos. El mundo tiene otros datos: nunca nos había ido tan bien.


La fiesta

La fiesta del Gobierno de la Ciudad de México en la glorieta de la Palma, sobre Paseo de la Reforma, con los Ángeles Azules, costará entre 12 y 15 millones de pesos (que según Claudia Sheinbaum pagarán empresas privadas). Asistirán unas 120 mil personas.

27 Diciembre 2019 04:07:00
Alzas de impuestos
En varias ocasiones el presidente López Obrador ha declarado que no subirá ni creará impuestos. Pero si bien es verdad que no ha habido incrementos en renta o valor agregado, en 2020 habrá alzas en varios impuestos federales, mientras que los gobiernos estatales o municipales compensarán los recortes del gasto federal con nuevos gravámenes.

El aumento que mayor daño causará, sin duda, es el del ahorro. México tiene ya un ahorro insuficiente; el impuesto que se le cobra lo desincentiva, pero además es extraordinariamente injusto y regresivo.

La tasa de retención al ahorro aumentará 39% en 2020 para quienes tengan un ingreso superior a los 400 mil pesos anuales. Para quienes ganen menos, y no presenten declaración anual, el aumento será de 48 por ciento. La tasa llegará a 1.45% del capital ahorrado, contra 1.04% de 2018 y 0.46% de 2017. La retención la pueden compensar en su declaración anual los contribuyentes más prósperos, aunque un año después, lo que significa que el Gobierno jineteará su dinero; quienes tienen menores ingresos y no presenten declaración anual, sin embargo, no tendrán forma de compensar, por lo que el Gobierno simplemente se quedará con el dinero. Es un impuesto muy injusto, que afecta principalmente a los pobres y que castiga el ahorro que el Gobierno debería promover.

Pero este no es el único aumento para 2020. Se elevarán también los llamados impuestos al “pecado”, que los moralistas justifican porque se aplican a conductas que consideran reprobables. Así, el impuesto a cada cigarrillo aumentará de 0.35 a 0.4944 pesos, 41.26%, mientras que el de los refrescos pasará de 1.17 a 1.2616 pesos por litro, 7.83 por ciento. Los activistas que han impulsado este último impuesto, con respaldo del multimillonario político estadunidense Michael Bloomberg, afirmaron que llevaría a una reducción del sobrepeso y la obesidad de los mexicanos, cosa que no ha ocurrido; el efecto ha sido simplemente recaudatorio y la carga ha caído principalmente sobre las familias de menores ingresos.

Algunos gobiernos locales también están aumentando impuestos, en parte para compensar los recortes en las transferencias federales. En la Ciudad de México, donde vivo, las autoridades han decidido crear nuevos gravámenes al pecado. Así, independientemente de los ya onerosos impuestos federales, ha establecido uno nuevo, de 10%, a los juegos de apuestas y otro de 4.5% a las bebidas alcohólicas, excluyendo la cerveza. El nuevo impuesto a las apuestas hará más difícil que los establecimientos formales en la Ciudad de México, como el Hipódromo de las Américas, puedan enfrentar la creciente competencia de las apuestas en línea, mientras que el de las bebidas alcohólicas promoverá la compra en otras entidades y elevará los daños a la salud por la venta en el mercado informal.

Las promesas de que no habría aumentos ni nuevos impuestos han resultado falsas, como vemos, pero lo peor de todo es que seguramente no será la última vez. El Gobierno ha presupuestado sus ingresos para 2020 sobre la base de que la economía crecerá 2% y la producción de petróleo crudo, 13 por ciento. Son cifras fantasiosas, particularmente la del petróleo. El régimen, por otra parte, ya no tendrá oportunidad de saquear el Fondo de Estabilización, como hizo en 2019, para compensar los ingresos que no obtenga. Parece inevitable así que en el futuro se anuncien nuevos y mayores impuestos.


¿Derecho de piso?

Primero el incendio del mercado de San Cosme, luego el de la Merced. No sería mala idea investigar las quejas de algunos de los locatarios que dicen que se les presiona para pagar derecho de piso.

26 Diciembre 2019 04:07:00
Bolsas perversas
A partir del 1 de enero estarán prohibidas en la Ciudad de México las bolsas de plástico de un solo uso. Las multas por violar esta disposición serán enormes: de 42 mil a 170 mil pesos. Las grandes cadenas comerciales se han estado preparando, pero las pequeñas misceláneas no han tenido ninguna información y no saben realmente qué hacer.

La prohibición puede resultar muy costosa para los comercios pequeños, sobre todo si realmente hay un esfuerzo de las autoridades por aplicarla con fuerza. Los beneficios ambientales, sin embargo, serán nulos.

Las bolsas de plástico se han convertido, como los popotes, en símbolos malignos de contaminación, pero su impacto ecológico es relativamente pequeño. El plástico, es cierto, tarda muchísimo tiempo en degradarse; también es verdad la gran acumulación de plástico y microplástico en los océanos. Pero las bolsas de supermercado son una parte muy pequeña de ese problema.

La primera dificultad surge en la definición de plástico de un solo uso. La mayoría de las bolsas de tiendas no se usan una sola vez sino dos o más. En los hogares son recipientes de separación y disposición de basura, por lo que tienen un beneficio ambiental. Pero incluso una bolsa de plástico que se utilice muchas veces tiene el mismo problema ambiental en el momento de su disposición. Los polímeros son los mismos que en una bolsa de un solo uso.

Otro problema es la necesidad de la gente de tener algún instrumento para trasladar los productos que compra de la tienda a su casa. Las bolsas de plástico no surgieron por un acto de perversidad de industriales y comerciantes deseosos de contaminar el mundo, sino de una necesidad de los consumidores.

La prohibición no hará que desaparezca esta necesidad, sino que obligará al consumidor a buscar otros medios para trasladar sus compras. Y no hay en este momento opciones más ecológicas que las bolsas de plástico.

La primera opción que surge a la mente son las bolsas de papel, las cuales se usaban en los supermercados y tiendas antes de las de plástico. Pero no solo son menos resistentes, sino que no representan una mejora ambiental.

El papel tarda casi tanto en biodegradarse como el plástico, pero su producción tiene un impacto ecológico negativo mayor, ya que obliga a cortar árboles y genera una cantidad mucho mayor de emisiones de carbono en su producción y transporte. Las bolsas de papel, además, ocupan casi 9 veces más espacio que las de plástico por lo que representarían también un reto enorme para los depósitos de basura.

Obligar al uso de bolsas reutilizables de tela parecería una buena opción, si no fuera porque no funcionará. Es poco probable que los consumidores carguen una o más bolsas de tela todo el día en el trabajo para hacer su compra al fin de la jornada. Algunas de las grandes cadenas comerciales ya están ofreciendo regalar bolsas de tela, pero esto aumentará en lugar de disminuir la contaminación.

“Para que una bolsa de algodón genere menos emisiones de efecto invernadero que una bolsa desechable de plástico”, advertía la revista The Economist en julio, “habría que utilizarla 131 veces”.

La prohibición es una política demagógica que no resolverá ningún problema, pero sí generará molestias a los consumidores. Puede convertirse, incluso, en un retroceso ambiental. Las bolsas de plástico han cumplido una función importante a un costo muy bajo. Tienen un problema de desecho; esto es lo que tenemos que resolver. Pero nuestros políticos no tienen inteligencia para entenderlo.


Solo a formales

Con la proliferación del comercio ambulante en el nuevo Gobierno, debemos suponer que las multas por el uso de bolsas de plástico se aplicarán a los comercios formales, pero no a los informales. Cada vez es mejor ser informal.
24 Diciembre 2019 04:07:00
Andrés y Jesús
“Soy seguidor de Jesús Cristo porque defendía a los pobres y estaba a favor de los oprimidos”. Andrés Manuel López Obrador

No sorprendió en el caso de Vicente Fox. El día de su inauguración, el 1 de diciembre del 2000, acudió a la Basílica de Guadalupe a rezar, mientras que el 30 de julio de 2002 besó públicamente el anillo del papa Juan Pablo II a su llegada a México. Ha asombrado mucho más Andrés Manuel López Obrador, un presidente que algunos consideran de izquierda, pero que parece encaminado a convertirse en el gobernante más religioso de México desde el triunfo de los liberales en el siglo 19.

El 26 de octubre de este 2019 López Obrador declaró que el propósito de los programas sociales de su Gobierno es “que tengan mejores condiciones de vida y de trabajo los más necesitados. Esto es humanismo, esto es justicia y cristianismo. Me van a criticar, pero lo voy a decir. Miren: ¿por qué sacrificaron a Jesús Cristo? ¿Por qué lo espiaban y lo seguían? Por defender a los humildes, por defender a los pobres, esa es la historia”.

López Obrador ha reconocido desde hace años que es cristiano, sin aclarar nunca a qué iglesia pertenece. Muchos presidentes en el pasado han sido católicos, pero han mantenido una distancia ante la Iglesia. José López Portillo recibió al papa Juan Pablo II en el aeropuerto de la Ciudad de México, en su carácter de “visitante distinguido”, pero lo dejó después de la recepción; le pidió, es cierto, oficiar una misa para su madre, en la residencia de Los Pinos, pero en privado. Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto recibieron también a distintos papas. Tengo entendido que Calderón acudía a misa, pero siempre respetó la separación de Iglesia y Estado.

El entusiasmo de López Obrador por la religión ha sido mayor. El Presidente ha pedido a la Secretaría de Gobernación que analice la posibilidad de que las iglesias reciban concesiones de radio y televisión. La Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas y Evangélicas (Cofraternice), que encabeza Arturo Farela, muy cercano al Presidente, ha reclutado a 7 mil becarios del programa gubernamental Jóvenes Construyendo el Futuro, pero les hace tomar una hora diaria de instrucción religiosa. Cofraternice ha utilizado también a pastores para distribuir la Cartilla Moral del Gobierno federal, para apoyar “con principios y valores que ayudan a renovar el alma”. La senadora de Morena Soledad Luévano ha presentado una iniciativa que borraría el principio de separación de Iglesia y Estado. López Obrador no solo incluyó en su coalición electoral al partido Encuentro Social, del evangélico Hugo Flores, sino que lo nombró superdelegado en Morelos.

Es tanta la admiración de López Obrador por Jesús que el primer nombre de su hijo menor es un homenaje a él; paradójicamente, el segundo, Ernesto, se lo dio por el Che Guevara, un líder político que no solo se enorgullecía de su ateísmo, sino que consideraba que “un revolucionario debe convertirse en una fría máquina de matar”.

Puedo coincidir con el Presidente que es incongruente restringir, en aras de un liberalismo mal entendido, los derechos de quienes profesan alguna religión, prohibiéndoles, por ejemplo, operar medios de comunicación; pero es inaceptable que los programas gubernamentales se utilicen como instrumento de evangelización. El Presidente tiene derecho a ser cristiano en lo personal, pero los recursos del Estado no deben usarse para promover una religión.


Legionarios

El reconocimiento de los Legionarios de Cristo sobre los abusos a 175 menores por 33 sacerdotes, principalmente Marcial Maciel, su fundador, es justo y necesario; pero es inaudito que durante tanto tiempo la congregación se haya negado a aceptar una historia que muchos en su interior conocían y que quisieron acallar en los medios.
23 Diciembre 2019 04:07:00
De arriba para abajo
No sorprende que la Secretaría de la Función Pública haya exonerado a Manuel Bartlett en la investigación que dio a conocer el 19 de diciembre. Si la corrupción se combate como barrer escaleras, de arriba para abajo, las exoneraciones se dan de la misma manera vertical.

Desde el 11 de septiembre, más de tres meses antes de que se diera a conocer el resultado, ya el Presidente había dado línea, desde arriba, a la investigación: “Estoy muy satisfecho con el trabajo del licenciado Manuel Bartlett que me apoya en el propósito de limpiar de corrupción la Comisión Federal de Electricidad”.

El 20 de diciembre, al día siguiente de divulgarse el resultado, respaldó no una sino dos veces a Bartlett: “Pañuelito blanco –dijo en la mañanera mientas sacaba y ondeada un pañuelo blanco–, no hay corrupción arriba, me atrevo a decirlo, a sostenerlo, y quiero que me tapen la boca”. Más tarde afirmó que Bartlett había ahorrado a la CFE 4 mil 500 millones de dólares con la revisión de los contratos de gasoductos (la información disponible sugiere que en realidad costarán más a valor presente), “de ahí que no vean con buenos ojos al licenciado Bartlett, pero yo lo apoyo, porque en este asunto, y en otros, ha tenido una postura de defensa de los intereses del pueblo y de la nación”.

La SFP decidió que Bartlett no tiene más bienes que los cinco inmuebles que registró en su declaración patrimonial de 2019 con un valor total de 51.1 millones de pesos. Su pareja sentimental de hace 20 años no es legalmente su concubina, por lo que sus bienes no tienen que ser incluidos en su declaración. Tampoco los de los hijos de ambos, porque no son dependientes económicos. Las decenas de propiedades adquiridas por ella y los hijos, que suman unos 800 millones de pesos, según la investigación de Arelí Quintero para Carlos Loret de Mola, no son relevantes.

Las empresas de ella, aunque hayan obtenido contratos del Gobierno por adjudicación directa o se desempeñen en campos de actividad de la CFE, no han cometido ilícitos y no representan conflictos de interés.

Queda claro que la de Bartlett es una familia con suerte, ya que pudo amasar una fortuna durante el periodo neoliberal, ese que supuestamente empobreció al país, sin ninguna intervención del austero político que estaba solo interesado en salvaguardar los intereses de la nación. Es tanta la suerte de la familia que incluso los jóvenes de 24 años pudieron ganar suficiente dinero para convertirse en prósperos propietarios.

El 20 de diciembre, al día siguiente de la exoneración, el Presidente publicó una foto de una comida en la Barbacoa de Santiago de Palmillas en Querétaro, después de visitar la central eléctrica de El Sauz. Además de él y Bartlett, aparecen la secretaria de energía Rocío Nahle, el gobernador de Querétaro Francisco Domínguez y el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera Santiago Nieto. La presencia de este último generó especulaciones ya que no se entendía por qué habría tenido que participar en una visita a una central eléctrica.

Quizá Nieto fue convocado a la comida para explicar cómo ha congelado las cuentas bancarias de los enemigos del régimen, incluyendo dos de Rosario Robles que tenían, según el abogado Julio Hernández Barrios, 20 mil pesos en total, producto de su seguro de ahorro de cuando era funcionaria. Era importante detallar cómo las escaleras se barren de arriba para abajo.


Castigar sin juzgar

Un tribunal colegiado ha otorgado las primeras suspensiones contra la Ley de Extinción de Dominio que permitiría al Gobierno vender propiedades confiscadas antes de que los dueños hayan sido declarados culpables por algún delito. La ley está hecha para castigar antes de juzgar y viola la presunción de inocencia.

20 Diciembre 2019 04:02:00
Desconstruidos
La construcción tuvo un desplome de 11.1% entre octubre de 2018 y el mismo mes de 2019 (Inegi). Es la caída más importante de este siglo, por arriba del 10.% de julio de 2001.
Hay una tendencia descendente desde octubre de 2016, pero se ha acelerado de manera muy importante en este 2019.

La situación es realmente dramática, en especial para los pequeños y medianos constructores. Hasta ahora la pérdida de empleos no ha sido tan fuerte: el personal ocupado cayó 1.3% en los 12 meses concluidos en octubre, pero solo es cuestión de tiempo para que la baja en la producción se refleje en mayores despidos.

En 2018 esta industria tenía un millón 682 mil 607 empleos formales registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (CMIC). Una baja de 10% dejaría en la calle a casi 170 mil trabajadores.

Una de las razones del desplome es la cancelación del aeropuerto de Texcoco y de las nuevas licitaciones en energía, pero el problema es mucho más amplio.

La reanudación de la inversión pública con proyectos como el aeropuerto de Santa Lucía, el Tren Maya o la refinería de Dos Bocas no sería suficiente para revivir la construcción. En el tercer trimestre de 2018 la inversión pública en construcción representaba solo 22% del total (CMIC).

Si no se logra una recuperación de la inversión privada, que representa 78%restante, la construcción no saldrá de su actual bache.

Uno puede entender por qué no ha habido inversión pública. En un país como el nuestro, con una concentración tan fuerte de la actividad económica en el Gobierno, el cambio de sexenio genera siempre una disrupción en la inversión, que se corrige una vez que la nueva administración empieza a organizar sus proyectos.

La inversión privada, sin embargo, atiende a una lógica muy distinta, ya que requiere de rentabilidad económica.

La baja del crecimiento, de 2% anual a 0.0% en 2019, es una de las razones de la retracción privada. Si no hay crecimiento, no puede haber inversión, especialmente en un campo como la construcción, en que se necesitan grandes recursos y créditos. Mientras los empresarios no prevean un mayor crecimiento, será difícil que arriesguen su dinero en el país.

Otro tema es la incertidumbre. Los inversionistas pueden vivir con condiciones más estrictas –en materia fiscal, por ejemplo–, pero no con falta de certeza en las reglas.

Las dudas sobre el T-MEC han sido un lastre para la inversión en 2019 y lo seguirán siendo mientras el acuerdo no sea aprobado por todas las partes. Pero la política tiene un costo también.

Muchas de las medidas que ha tomado el Presidente, como el debilitamiento de los órganos autónomos y el fortalecimiento de monopolios como Pemex y la CFE, disminuyen la competencia y generan incertidumbre.

Más daño todavía hacen personajes de la 4T como Yeidckol Polevnsky, Héctor Díaz-Polanco y Gerardo Fernández Noroña, que proponen que Cuba y Venezuela son el ejemplo del México futuro. Nadie está dispuesto a invertir en un país en que el Gobierno solo espera la oportunidad para expropiar empresas y propiedades.

El presidente Andrés Manuel López Obrador y el jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, han hecho esfuerzos para acercarse a los empresarios más importantes.
Esto ayuda, por supuesto, pero el trabajo debe dirigirse ahora a los pequeños y medianos. Sin ellos, no se recuperará la inversión. ni en la construcción ni en ninguna otra industria.

Primer obstáculo
El T-MEC pasó ayer el primer obstáculo en la Cámara de Representantes de Estados Unidos. El problema ahora es el Senado, donde la mayoría republicana no quiere aprobar el acuerdo mientras los demócratas no sometan el expediente del juicio político contra Donald Trump.
19 Diciembre 2019 04:02:00
General Kaliman
¿Se acuerda usted del general Kaliman? Sí, así, sin acento, aunque con pronunciación aguda. Un tip: no es un personaje de radio ni de historieta.

El general Williams Kaliman era el comandante en jefe de las fuerzas armadas de Bolivia que apareció en la televisión de su país el 10 de noviembre para declarar: “Luego de analizar la situación conflictiva interna, sugerimos al Presidente del Estado que renuncie a su mandato presidencial permitiendo la pacificación y el mantenimiento de la estabilidad por el bien de nuestra Bolivia”.

Evo Morales ha usado esta declaración como prueba de que en esa fecha se realizó un golpe de Estado en su contra. Ya antes había anunciado la cancelación de la cuestionada elección del 20 de octubre, pero la renuncia la dio a conocer después de la “sugerencia” del general Kaliman.

Lo que sucedió después, sin embargo, no se parece a ningún golpe en la historia. Las fuerzas armadas no se desplegaron ni tomaron oficinas de Gobierno o emisoras de radio y televisión. No hubo tampoco disparos. El general Kaliman no tomó control del país. Por el contrario, el 13 de noviembre puso su cargo a disposición de la presidenta interina, Jeanine Áñez, y esta decidió nombrar a otro en su lugar.

Si el general Kaliman dio un golpe, ¿por qué no se quedó en el poder?, ¿por qué permitió que la nueva gobernante, quien ascendió a la Presidencia porque así lo establecía el orden prescrito por la Constitución, lo destituyera? Muy sencillo: porque no hubo golpe.

Evo no renunció por el pronunciamiento del general Kaliman ni por una amenaza de las fuerzas armadas, sino porque los disturbios populares provocados por el fraude electoral del 20 de octubre y por su intento de elegirse Presidente por cuarta ocasión, pese a que lo prohibía la Constitución que él mismo impulsó, habían hecho su posición insostenible. La declaración del general fue, si acaso, una excusa.

Kaliman era uno de los militares más cercanos a Evo. Cuando asumió el cargo de comandante de las Fuerzas Armadas en diciembre de 2018, declaró ser “un soldado del proceso de cambio”, o sea, de Evo. No era el único, muchos militares lo apoyaban porque recibían a cambio beneficios importantes; pero Kaliman era particularmente “servil”, como ha señalado el expresidente de Bolivia Jorge Tuto Quiroga. Por eso la presidenta Áñez prefirió entregar el cargo de comandante en jefe a otro general, Carlos Orellana Centellas, a quien consideró más neutral.

Es probable que el propio Evo haya pedido a Kaliman que sugiriera su renuncia.

En un momento en que sabía que no podía permanecer en el poder, el que las fuerzas armadas aconsejaran su renuncia le daba la oportunidad de mantenerse al mando del país detrás de un general a modo.

En caso de que esto fuera imposible, como lo fue, la sugerencia abría la puerta para sostener que había sufrido un golpe y no renunciado ante una rebelión popular.

En el esfuerzo por permanecer en la presidencia por un cuarto periodo, pese a la prohibición constitucional, Evo sostuvo que la reelección es un derecho humano. Solamente su control sobre el Tribunal Electoral permitió que este avalara tal posición.

“No quiero, pero no puedo decepcionar a mi pueblo”, declaró además cínicamente, pero su ambición de poder era tan grande que no le importaba violar ni las leyes ni sus promesas previas en el intento por mantener su tiranía. Por eso Luis Almagro, secretario general de la OEA, declaró el 12 de noviembre: Si hubo un golpe de Estado, lo hicieron “quienes se robaron la elección”.

Orden de aprehensión
Evo se ha trasladado a Argentina para operar con más facilidad su intento de regresar al poder. La Fiscalía Anticorrupción de Bolivia ha respondido con una orden de aprehensión en su contra por sedición, terrorismo y financiamiento al terrorismo.
18 Diciembre 2019 04:03:00
El mito del mínimo
Uno de los mitos del viejo PRI que hoy promueve la cuarta transformación es que el alto salario mínimo de los años 70 proporcionaba un mejor nivel de vida a los trabajadores. La afirmación es falsa. La mayoría de los trabajadores ganaba entonces un salario mínimo o menos, pero hoy el sueldo promedio es casi cuatro veces superior. La política de decretar aumentos fuertes en los mínimos no recuperará una era dorada para los trabajadores, porque nunca existió.

Los aumentos del mínimo del actual Gobierno, como los de Luis Echeverría y José López Portillo, han sido muy fuertes. En 2018 este sueldo se encontraba en 88.36 pesos al día, pero pasó a $102.68 en 2019 y llegará a 123.22 el 1 de enero de 2020. Es un alza de 39.4%, que alcanza 3 mil 746 pesos mensuales. En la frontera norte, el mínimo pasó de 88.36 a 176.72 en 2019 y a 185.56 pesos diarios, o sea, 110%, para llegar a 5 mil 641 pesos mensuales.

Es positivo que la decisión se haya dado de manera unánime en la Comisión Nacional de Salarios Mínimos. La secretaria de trabajo, Luisa María Alcalde, apunta, por otra parte, que el incremento no ha generado una espiral inflacionaria. El presidente López Obrador afirma que beneficiará a más de 3 millones de trabajadores y generará más consumo y crecimiento económico.

Pocos entienden que, en términos económicos, el mínimo es una prohibición para contratar a nadie por debajo de un determinado sueldo. Quizá beneficia a algunos trabajadores, aquellos cuya labor es rentable a ese nivel, pero daña a los más pobres y menos preparados, que se quedan sin empleo.

Como los mínimos siguen estando muy abajo de los sueldos promedio, el daño a la economía ha sido pequeño. La experiencia nos dice, sin embargo, que cuando los sueldos suben sin que se eleve la productividad los puestos de trabajo menos rentables se eliminan o son reemplazados por máquinas.

La afirmación de que más de 3 millones de trabajadores se verán beneficiados por los aumentos del mínimo es falsa debido a que la enorme mayoría de quienes perciben un salario mínimo laboran en la economía informal. El IMSS solo tiene registrados unos 200 mil trabajadores con salario mínimo, según José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, aunque muchos tienen en realidad ingresos adicionales, como propinas.

El alza en los mínimos en este Gobierno no ha generado inflación porque son muy pocos los que tienen este ingreso, de manera que el aumento no se ha traducido en una mayor demanda. Ha habido, es cierto, un alza también en los salarios promedio y en los contractuales, en lo que los economistas llaman el “efecto faro”, un impulso producido por el aumento a los mínimos, pero empezamos a ver también un incremento en el desempleo.

La tasa de desocupación abierta subió de 3.2 a 3.6% y la de subocupación de 6.7 a 7.5% entre octubre de 2018 y el mismo mes de 2019. El empleo registrado en el IMSS, que crecía 4.5% anual en mayo de 2018, lo hizo en solo 1.7% en noviembre de 2019, “la tasa más baja desde marzo de 2010”, según Citibanamex.

Es lógico. Subir el mínimo aumenta el desempleo porque encarece la contratación. Algunos puestos desaparecen, otros se incorporan a la economía informal. Las víctimas son siempre los más pobres. Esto es algo que no ven quienes piensan que los años de altos mínimos, los de Echeverría y López Portillo, fueron una época dorada para los trabajadores.

Faltistas
Alfonso Durazo, secretario de Seguridad, exhibió ayer a los gobernadores que no asisten a las reuniones de seguridad de sus entidades. Pero habría que exhibir más bien a quienes no están teniendo éxito en reducir la delincuencia y la violencia.
17 Diciembre 2019 04:03:00
Consulta del tren
Si alguien me hubiera preguntado a mí, seguramente habría respondido que sí. Es inaceptable la idea de que la manera de preservar la ecología es impedir la inversión productiva. Tampoco estoy de acuerdo en que para proteger a los pueblos indígenas haya que mantenerlos en la miseria. Sí, estoy de acuerdo con el proyecto del Tren Maya.

No me hago ilusiones, sin embargo, sobre el futuro del tren. Es un proyecto que perderá fuertes cantidades de dinero. Todos los trenes de pasajeros lo hacen. Por eso no hay empresas privadas dispuestas a asumir el proyecto en una concesión. Sin un subsidio del Gobierno, el tren no será financieramente viable. Una carretera bien hecha tendría las mismas consecuencias económicas positivas sin perder tantos recursos como el Tren Maya. Pero si se consideran todos los factores, incluyendo el hecho de que ya hay derecho de vía para buena parte del recorrido, este ferrocarril puede sumar más que restar.

El proceso de consulta, sin embargo, ha resultado lamentable. El Gobierno ha festejado la victoria en una consulta que no tuvo nada de libre, ni de transparente, ni de justa. Muy poca gente participó en las votaciones para la población en general, mientras que en las comunidades indígenas se realizaron ejercicios a mano alzada, de esos que hoy ya no aceptamos, por manipulables, en las elecciones internas de los sindicatos y que los agregados laborales de Estados Unidos considerarían ilegítimos.

Según la subsecretaria de Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos Religiosos, Diana Álvarez, el Tren Maya obtuvo el respaldo del 92.3% de quienes participaron. Este apoyo, típico de la URSS o del viejo PRI, en un tema tan controvertido, no solo no da certeza sino que ratifica que el ejercicio no fue democrático.

Una buena consulta debería haber empezado por un estudio profundo de los pros y los contras del proyecto, que todos los tienen, y no por una simple labor de propaganda del Gobierno. Debió contar con un manifiesto de impacto ambiental, que señalara los problemas ecológicos y las opciones para resolverlos. No creo que los proyectos de este tipo deban ser definidos por consultas populares, ya que la enorme mayoría de la gente carece de la preparación técnica para opinar de manera informada sobre ellos. Tampoco creo que algunos mexicanos, por su origen étnico, deban tener mayores derechos que los demás para opinar. Pero si vamos a tener consultas, lo menos que podemos hacer es generar información suficiente para entender los proyectos.

El presidente López Obrador tiene otra forma de ver la participación de los ciudadanos en las decisiones públicas. Sus consultas ciudadanas, como la que hizo para cancelar el aeropuerto de Texcoco, son una simple farsa. Muchas de las decisiones las toma unilateralmente, sin considerar los argumentos de cada lado. Así canceló, con una consulta a mano alzada, el proyecto del Metrobús de Torreón-Lerdo en la Comarca Lagunera. En Baja California Sur ordenó el cierre de una futura mina que tenía ya manifiesto de impacto ambiental y que estaba en litigio por un amparo.

Reitero que yo hubiera dado mi respaldo al Tren Maya. No creo que sea el mejor proyecto posible para el sureste, en particular por las pérdidas económicas que implicará, pero sí pienso que, si se ejecuta bien, traerá beneficios. Lo que me parece inaceptable es pretender que se hizo una consulta donde no la ha habido.

Agregados
Dice el Presidente que los agregados laborales fueron introducidos de manera clandestina por el Gobierno de Estados Unidos. ¿Representarán una violación a la soberanía nacional? Sí, si intervienen en la aplicación de las leyes mexicanas en México. No, si no lo hacen o si el Gobierno no les hace caso.
16 Diciembre 2019 04:07:00
Una cara victoria
Las encuestas previas pronosticaron con precisión el resultado de las elecciones británicas del pasado 12 de diciembre. Aun así, los medios presentaron como una gran sorpresa el amplio triunfo de Boris Johnson y su Partido Conservador.

El sistema electoral británico, de votación directa por distritos, sin representación proporcional, ayudó a ampliar la victoria.

El Partido Conservador obtuvo 43.6% de los votos, pero 365 escaños, 56.1% de los 650 del Parlamento. Esto dio a los conservadores una mayoría absoluta que los electores no concedieron.

Se trata, sin embargo, de una de las características de los sistemas de votación directa (first past-the-post), que generan mayorías claras, y estabilidad política, pero reducen la representación de ciertos partidos.

Los Liberales Demócratas, por ejemplo, obtuvieron 11.6% de los votos, pero solo 11 escaños, 1.7% del total. El Partido Nacionalista Escocés alcanzó 3.9% de la votación, pero 48 escaños, 7.4%, debido a que sus votos se concentraron en Escocia.

Los conservadores ganaron 49 escaños más que en la elección anterior, la de 2017. La gran virtud del primer ministro Johnson fue concentrar su esfuerzo en un solo mensaje: la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

En el actual confuso mundo electoral, los candidatos con un mensaje claro tienen mejores oportunidades de triunfo. La mayoría absoluta de Johnson ha sido interpretada como un mandato para el Brexit, pero 43.6% de los votos no dan un mensaje claro para ello.

Las encuestas de opinión ratifican que la mayoría de los británicos rechazan hoy el Brexit. La última, publicada por YouGov el 18 de noviembre, muestra que 45% de los británicos quiere permanecer en la UE contra 40% que desea salir.

Debido a su claro mensaje sobre el tema, empero, Johnson logró llevarse casi todos los votos de quienes quieren separarse de Europa. El Partido del Brexit de Nigel Farage se quedó con solo 2% y ningún escaño.

El Partido Laborista es, sin embargo, el gran derrotado: perdió 60 escaños para quedar con solo 202, su peor presencia en el Parlamento desde 1935.

El gran problema fue su dirigente, Jeremy Corbyn, un político de extrema izquierda que se presenta como socialista, que consideró a Hugo Chávez como ejemplo para el mundo y que es amigo del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador. Corbyn no ofreció una posición clara sobre el Brexit, al cambiar de opinión varias veces sobre el tema y decir finalmente que adoptaría una posición neutral en un nuevo referéndum; pero, además, prometió un Gobierno con mayores impuestos y nacionalizaciones de empresas que hizo que los votantes moderados abandonaran al Partido Laborista.

El Partido Nacionalista Escocés avanzó por su claro rechazo al Brexit y su concentración de votos. Con sus 48 escaños, 13 más que en 2017, tiene ya un control político casi absoluto de Escocia.

Esto subraya los riesgos de la estrategia del primer ministro Johnson, quien logró el triunfo electoral y aseguró una mayoría en el Parlamento que le permitirá acelerar el Brexit, a pesar de lo mucho que la medida divide al país, pero puede haber sembrado las semillas para impulsar la salida de Escocia de un reino al que pertenece desde 1707. Al final puede ser una victoria muy cara para el Reino Unido.


Sobrerrepresentados

El Artículo 54 de la Constitución mexicana prohíbe una sobrerrepresentación en el Congreso de más de ocho puntos porcentuales de la votación nacional a cualquier partido. Sin embargo, Morena, como ha señalado el consejero del INE Ciro Murayama, obtuvo 37.2% de los votos en las urnas, pero cuenta con una bancada de 51.8 por ciento. Es inconstitucional.

" Comentar Imprimir
columnistas