×
hace 1 mes
[Saltillo]

Fervor en fiesta del Santo Cristo pese a pandemia

Sin verbena, sin aglomeraciones, sin misas presenciales, los devotos imploran al Santo Patrono

Imprimir
Fervor en fiesta del Santo Cristo pese a pandemia
Foto: Zócalo | Armando Aguirre
Escuchar Nota


Saltillo, Coah.- Con sus brazos clavados en la cruz, abiertos de par en par para recibir las plegarias de los fieles y con el costado herido de dónde brotan cientos de milagros, el Santo Cristo de la Capilla fue venerado este 6 de agosto de una manera distinta.

Sin el templo repleto de feligreses, sin verbena popular, pero con la misma fe.

Una fe que es a prueba de todo, incluso de Covid-19, pues aunque la pandemia no permitió las misas presenciales, miles siguieron las transmisiones por redes sociales y televisión, y decenas acudieron a elevar una plegaria de ruego o agradecimiento desde el barandal del atrio.



Como don Vicente, quien hace unas semanas tenía muy enferma a su nuera a quien le dijeron que si no mejoraba la tendrían que intubar al ser diagnosticada con Covid-19.
“Vine a dar gracias por una nuera que tuvo Covid, se salvó; ella no sabe que yo le prometí, nadamás la que sabe es mi esposa, al Santo Cristo le prometí que si ella se componía iba a venir aquí a dar gracias”, comentó el septuagenario.

“Que ya quite este mugrero de enfermedad de encima de nosotros, que ya nos deje vivir en paz mi Padre Santo”, comentó la señora María, quien lamentó no poder estar a unos pasos de la imagen.

Aseguran que la comunidad saltillense necesita del Santo Cristo, de sus consuelos y sus milagros, por ello desde las primeras horas la grey católica mostró su amor, con Las Mañanitas entonadas por un mariachi, con cada una de las seis misas que se celebraron, en las que las intenciones, principales fueron pedir por el termino de la pandemia, por los médicos, enfermeras y los enfermos.

Son tiempos difíciles en los que el Covid -19 ha develado la realidad de la sociedad, señaló el obispo de saltillo Raúl Vera López, durante la homilía de la misa solemne.
“Esta infección ha quitado el velo de todas las cosas que se cubren, con propaganda de vamos muy bien y no se qué, y atrás está un mugrero”, señaló el Obispo.



Este año la fe por el Santo Cristo se desbordó de distintas maneras, pero con la misma intensidad de siempre, con la de un pueblo que ruega a su Santo Patrono en la espera de un milagro.




Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}